Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

Santidad - Predicacion

AddThis Social Bookmark Button

Hoy vamos a tratar con el tema de la santidad. Este es un tema que muchos han escuchado de él, pero desdichadamente este aspecto de nuestra vida en ocasiones es fácilmente descartado o desatendido. Esto por supuesto es el error más grande que podemos cometer, ya que la santidad es una parte integral de nuestra vida. Así que para determinar si nosotros hemos descartado o desatendido este aspecto de nuestra vida, hagámonos ahora las siguientes preguntas: ¿cuáles son las tres cosas que fervorosamente buscamos atener? ¿Cuáles son las tres cosas que más nos gustan? ¿Cuáles son las tres cosas en las que más pensamos? cuando contestamos estas preguntas y somos honestos con nosotros mismos, la mayoría de nosotros encontraremos que nuestros pensamientos y/o afectos están más centrados en las cosas de este mundo que en las cosas de Dios. ¿Por qué sucede esto? Esto sucede porque en la mayoría de las ocasiones estamos más ocupados y preocupados en satisfacer nuestros deseos y ambiciones que en agradar a Dios. Y es aquí donde la santidad entra en juego. ¿Por qué es la santidad tan importante en nuestra vida? Pasemos ahora a la Palabra de Dios para encontrar la respuesta a nuestra pregunta.

Levítico 20:26- Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.

Para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, será necesario que conozcamos mejor el significado del libro de levítico. Este libro fue escrito por Moisés, y es el tercer libro del Pentateuco, o el Torah, que son los primeros cinco libros de nuestra Biblia. Su nombre fue probablemente derivado de la tribu sacerdotal de Leví, cual tenía la responsabilidad de supervisar el ritual de adoración del pueblo de Israel. Levítico es llamado por los autores rabínicos como: “ley de los sacerdotes” o “ley de los sacrificios.” La razón por esto es porque este libro contiene una colección casi completa de las leyes referente al ministerio levítico. En otras palabras, el libro consiste primariamente de leyes que regulan el ritual de la adoración del pueblo de Israel, incluyendo los sacrificios, la instalación de sacerdotes, la pureza, y otra colección de leyes más generales que son reconocidas como: “el código de santidad”, porque hacen un énfasis en la santidad de Dios. Pero algo también a notar es que este libro prescribe lo que Dios espera que Su pueblo haga. Manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

I. Dios lo demanda.

Las primeras palabras encontradas en los versículos que estamos explorando en el día de hoy declaran: “…Habéis, pues, de serme santos…”  Ahora debemos preguntarnos: ¿Qué significa esto? El tema de ser santos como Dios demanda es algo que ha causado una gran polémica en la iglesia desde el inicio. En otras palabras es algo que el enemigo ha usado para causar división y contienda en el pueblo de Dios. Un ejemplo primordial de esto lo encontramos muy bien reflejado cuando los apóstoles se reunieron en Jerusalén, para discutir el tema de la circuncisión que los fariseos que se habían convertido enseñaban. Según estos maestros, una persona no podía ser salvo si no era circuncidado.  Fíjense bien como esto queda bien declarado en Hechos 15:1 cuando leemos: “Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.” En otras palabras, estos maestros estaban iniciando el movimiento del legalismo como un método de alcanzar la santidad. Pero la realidad de todo es que la ley no es un método para alcanzar la santidad que Dios demanda, y es por eso que en Hechos 15 10-11 encontramos que Pablo resolvió este problema cuando dijo: “…Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 11Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos...” ¿Por qué no es la ley un método de alcanzar la santidad que Dios demanda? La razón principal es porque como dijo el apóstol en su respuesta a la polémica que estaba siendo causada por los fariseos, nadie había podido cumplir con la ley de Dios. Pero si NO podemos alcanzar la santidad que Dios demanda a través de la ley entonces: ¿cómo podremos alcanzarla?

Para alcanzar la santidad que Dios demanda de nosotros, lo primero que tenemos que hacer es acercarnos a Él con humildad y un corazón dispuesto a aceptar Su voluntad. Les digo en el día de hoy que como el pueblo de Dios que somos, tenemos que limpiar nuestro corazón y convertirnos más como nuestro Señor Jesucristo con cada día que pasa.   ¿Cómo nos podemos convertir más como Jesús?

Podemos convertirnos más como nuestro Señor Jesús cuando tomamos el tiempo de conocer más a Dios; Podemos convertirnos más como nuestro Señor Jesús cuando tomamos el tiempo de conocer Su palabra. Esto quiere decir que tenemos que tomar el tiempo de orar diariamente, que tenemos que tomar el tiempo de alabarle a Él y solo a Él. Esto quiere decir que dejaremos de hacer esas cosas que quizás nos daban un gran placer o satisfacción pero que ahora bien sabemos que desagradan a Dios. Y es por eso que el apóstol Pablo nos dejo una gran advertencia como encontramos en 1 Corintios 6:12 cuando leemos: “…Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna...” Dile a la persona que tienes a tu lado: Dios demanda la santidad.

II. Dios es santo.

Como hemos visto hasta ahora, nosotros estamos llamados a conducir una vida en santidad. ¿Por qué? La razón la encontramos en la segunda porción de las palabras de Dios encontradas aquí cuando leemos: “…porque yo Jehová soy santo…” Todos aquí queremos recibir todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros, ¿no es así? Pero la realidad es que nunca recibiremos todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros si perseveramos en vivir fuera de la presencia de Dios. Nunca recibiremos todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros si perseveramos en una vida de pecado, en otras palabras, perseveramos en caminar en tinieblas. ¿Por qué? Porque Dios no habita o comparte con las tinieblas. Fíjense bien como esto es algo que queda bien declarado en 1 Juan 1:5 cuando leemos: “…Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él...” Dios no habita o comparte en el pecado. Fíjense bien como esto es algo que queda bien declarado en Santiago 1:13 cuando leemos: “… cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie…” .

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review