Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

Todo lo que el hombre sembrare...

AddThis Social Bookmark Button

Continuando leemos: “…Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna…” Detengámonos aquí por un breve momento para reflexionar.

Recordemos por un momento en la primera vez que alguien nos hablo acerca del Reino de Dios. Yo estoy casi seguro que la primera vez que alguien nos hablo acerca del Reino de Dios no fue para condenarnos; estoy casi seguro que la primera vez que alguien nos hablo acerca de Jesucristo y Su obra redentora, no fue para decirnos que estábamos en camino al infierno. Creo que todos aquí estarán de acuerdo conmigo cuando digo que lo primero que nosotros escuchamos acerca del Reino de Dios fueron palabras alentadoras, palabras que nos fortalecieron, palabras de esperanza.

En otras palabras, la persona que nos introdujo al evangelio de Jesucristo, y la obra redentora de Dios no lo hizo para vanagloriarse y decir: porque yo traje a fulano y a fulana; porque yo convertí a mengano y a mengana. Si has hecho esto, o estas obrando de esta manera, entonces debes reconocer que lo que has sembrado ha sido para tu carne, y como nos dice la Palabra: “…Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción…” Recuerda que tú no puedes salvar a nadie, solo existe un Salvador y su nombre es Jesús. Recuerda que tú no puedes obligar a nadie; ¡Dios no te obliga a que entres en Su reino!; ¡Dios te invita! Así que no andes buscar sembrar para luego vanagloriarte; recuerda muy bien que: “…Dios no puede ser burlado…” El mundo ha sembrado corrupción y esto mismo es lo que se está segando. El enemigo ha sembrado la cizaña, y el veneno de esa semilla es lo que está tratando de matar el espíritu de los creyentes.

La Palabra nos dice: “…mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna…” Dile a la persona que tienes a tu lado: tenemos que sembrar para el Espíritu. ¿Qué significa esto? Volviendo a hacer memoria de cuando nos hablaron del Reino de Dios y del plan de salvación, estoy seguro que todos recordaremos que la persona que nos hablo lo hizo porque tenía un deseo genuino de sembrar la semilla de la Palabra de Dios para nuestro espíritu. Y esta acción causo que a través del tiempo esta semilla haya echado profundas raíces en nuestro corazón. Y esta semilla es la que todo creyente fiel debe buscar sembrar en todo momento. Recordemos lo que nos dice la Palabra de Dios en 2 Corintios 9:6 cuando leemos: “…Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará…” ¿Qué nos está diciendo esto aquí?

Definitivamente esto no nos habla acerca de sembrar con dinero, como muchos predican el evangelio de prosperidad usando este versículo. Este versículo se refiere a la promesa de UNA ofrenda que la iglesia le había hecho al apóstol, y no a la continua exigencia de dinero que estos falsos maestros demandan. Así que lo que lo que tenemos que sembrar con abundancia es la Palabra de Dios; no podemos escatimar en la siembra. Esto quiere decir que no importa la opinión que nosotros podamos tener acerca de nosotros mismos (algo que en numerosas ocasiones nos paraliza; pensamos que no sabemos lo suficiente; que no estamos capacitados; que a nadie le importa lo que decimos, etc.); no importa que no podamos recitar las escrituras de memoria o elocuentemente, lo que importa es sembrar la verdad. Lo que importa es que estemos cumpliendo con el propósito que Dios nos ha encomendado. Lo que importa es que estemos obrando para Dios en todo momento.

¿Cómo puede un cristiano sembrar para el Espíritu? Nosotros sembramos para el Espíritu a través instruir a nuestros hijos e hijas. Es como nos dice la Palabra en Proverbios 22:6 cuando leemos: “…Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él…” Nosotros sembramos para el Espíritu a través de perseverar en ser el ejemplo a seguir. Es como nos dice el Señor en Mateo 5:14 cuando leemos: “…Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder….” Nosotros sembramos para el Espíritu a través de cumplir la Palabra de Dios debido al amor que sentimos por Él. Es como nos dice el Señor en Juan 14:15 cuando leemos: “…Si me amáis, guardad mis mandamientos…”

Dios nos da la oportunidad de sembrar, y es hora de que empecemos. La razón por la que el mundo está como está es porque existe un pequeño número de sembradores. La maldad continúa creciendo sin control en nuestra sociedad, y todo debido a que la Palabra de Dios no está siendo sembrada con frecuencia. Como fieles creyentes, no podemos desmayar en nuestra responsabilidad. Recordemos lo que nos dice la Palabra en Gálatas 6:9 cuando leemos: “…No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos…” No existe razón para no sembrar. La temporada de la siembra esta aquí, y la temporada de la siega se acerca con cada día que pasa. Es como nos dice la Palabra en Apocalipsis 14:15-16 cuando leemos: “...Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. 16Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada…” Dile a la persona que tienes a tu lado: el tiempo de la siega se acerca, pero el tiempo de sembrar es ahora.

Para concluir. Estamos viviendo en tiempos difíciles y violentos. Estamos viviendo en un mundo donde las personas se matan por un estacionamiento de automóvil. Estamos viviendo en un mundo que desesperadamente necesita saber que hay una solución. Que existe una esperanza, que existe una paz. Las personas en el mundo están buscando las respuestas, pero están recibiendo las respuestas incorrectas. ¿Por qué? Porque la palabra de Dios no se está sembrando.

Hagamos hoy un compromiso con el Señor, no seamos como el varón en Mateo 25:14-30quien habiendo recibido un talento lo escondió y no hizo nada con él. Nosotros no sabemos la fecha ni la hora del regreso de nuestro Señor, pero si tenemos que estar preparados. Tenemos que sembrar apara el Espíritu. Tenemos que sembrar la palabra de Dios para el crecimiento de Su reino aquí en la tierra. Recuerda: “…Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará…” Ahora la pregunta que queda es: ¿saldrás a sembrar?

[1] Diccionario de la Real Academia Española

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review