Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

Atrévete a ser diferente

AddThis Social Bookmark Button

Algo que he repetido en numerosas ocasiones es que si decimos que somos cristianos, entonces tenemos que ser muy diferentes de quien una vez fuimos. Cuandodecimos que somos cristianos nuestra vida tiene que cambiar por completo, pero esto en ocasiones puede producir sufrimientos y adversidades.

La mayor razón por esto es porque nosotros formamos parte de una sociedad conformista. En otras palabras, la mayoría de las personas se conforman a lo que sucede a su alrededor y esperan que nosotros también así lo hagamos, pero nosotros no estamos llamados a conformarnos a las cosas del mundo, nosotros estamos llamados a seguir a Cristo. 

Nosotros no fuimos creados para permanecer en la presencia del pecado, nosotros fuimos creados para permanecer ante la presencia de nuestro Dios. Pero no obstante esto, existen muchos que se rinden ante la presión que ejercita éste mundo. Existen muchos que no se atreven a ser diferente. Éste es el tema que estaremos estudiando en el día de hoy; hoy estaremos explorando las consecuencias de ser diferentes en éste mundo de maldad. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Daniel 1:8-15 - Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. 9Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; 10y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. 11Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 13Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. 14Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario conocer algunos detalles de lo que estaba sucediendo en estos versículos, y conocer algunas de las costumbres del pueblo de ese entonces. Lo primero que debemos saber es que la vida y ministerio de Daniel cubrió el periodo completo de los setenta años de la cautividad de Israel por Babilonia. Daniel fue deportado a Babilonia a la edad de los 16 años, y fue escogido para servir al rey Nabucodonosor; pero antes tuvo que pasar por tres años de entrenamiento. Esto es algo que queda claramente expresado en Daniel 1:3-4 cuando leemos, “Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, 4muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.” Pero éste entrenamiento estaba diseñado con un gran propósito; su dieta cambiaria, sus nombres cambiarían, y todo lo que ellos eran quedaría eliminado. Esto es algo que queda bien expresado en Daniel 1:5-7 cuando leemos, “Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. 6Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. 7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.” Ahora bien, sé que algunos de ustedes pueden estar pensando que ésta información no es necesaria; sin embargo, estos breves detalles nos revelan el propósito del rey. Estos breves detalles nos ayudan a entender que el propósito del rey era que ellos se conformaran a las leyes babilónicas; ésta conformidad entonces les conduciría a que ellos perdieran su identidad Judía. Manteniendo estos breves en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy

Lo primero que encontramos aquí es que se nos dice, “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.” ¿Se pueden imaginar esto? Un joven después de ser capturado y llevado como esclavo, ahora estaba tratando de desafiar al rey del imperio.  Dile a la persona que tienes a tu lado, Daniel era un atrevido. Pero la razón por la que Daniel pudo hacer esto, es decir, la razón por la que él se propuso esto en su corazón fue porque él no se olvido y no estaba dispuesto a olvidarse de quien él era. Daniel no se olvido ni estaba dispuesto a olvidar las palabras de Jehová como encontramos en Deuteronomio 7:6 cuando leemos, “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra.” De aquí nosotros tenemos mucho que aprender.

Digo esto porque la gran realidad es que en ocasiones a muchos se les olvida su verdadera identidad. En ocasiones nos envolvemos tanto en las cosas de éste mundo, y nos atormentamos tanto con las circunstancias que nos rodean que se nos olvida lo que encontramos en 1 Pedro 2:9 cuando leemos, “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” Y cuando esto se nos olvida o no le damos el valor y la importancia tan grande que significa, entonces comenzamos a conformarnos a las cosas de éste mundo lo que causa que automáticamente comencemos a alejarnos de Dios.  Es por eso que en el día de hoy les digo que como cristianos tenemos que ser más atrevidos. Tenemos que estar dispuestos a pararnos firmemente en nuestra creencia y fe, y no permitir que ninguna influencia de éste mundo nos separe de la presencia de Dios. Antes de proceder debemos examinar lo que Daniel le dijo al jefe de los eunucos con más detalle. Aquí vemos que él le dijo que no quería “contaminarse”, pero, ¿qué quiere decir esto? ¿Estaba la comida del rey contaminada? ¿Era la comida que le ofrecía algo que lo iba a envenenar? La respuesta es no.

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review