Por gracia - Predicacion

Categoría: Predicaciones Escritas Escrito por Jose R. Hernandez

 

Un cristiano fiel es todo aquel que genuinamente de arrepiente se sus pecados.  Un cristiano fiel es todo aquel que está atento a, y obedece la voz de Dios.  Un cristiano fiel es todo aquel  que fija su vista en Dios, y no compromete sus principios y creencias por nada, ni nadie.  El tiempo de preparación para nuestra partida es ahora; nunca se nos olvide que el día de mañana, y ni aun los próximos minutos o segundos se les ha garantizado a alguien, y es exactamente por esto que siempre debemos estar preparados [10].  Nuestra partida puede suceder al igual que sucederá en el rapto, puede suceder, y con frecuencia sucede en un abrir y cerrar de ojos, al igual que le sucedió a los pobres inocentes en Boston, y al igual que le ha sucedido los pobres inocentes que a diario mueren en los ataques terroristas alrededor del mundo.  ¿Cómo podemos prepararnos?

Como he dicho en otras predicaciones, la meta de todo creyente es llegar al cielo y permanecer en la presencia de Dios, pero mientras permanezcamos aquí en la tierra, nuestra meta tiene que ser agradar a Dios. En otras palabras, si verdaderamente hemos aceptado a Jesucristo como Rey y Salvador, entonces tenemos que vivir una vida como la que Él manda. No podemos conformarnos con una relación superficial, sino que tenemos que profundizar. Tenemos que buscar más de Dios en cada minuto de cada hora. Tenemos que conocerle mucho más de lo que le conocemos.

Un cristiano fiel conoce bien los deseos de Dios, y lucha continuamente en contra de los poderes de las tinieblas que buscan separarle de la voluntad de Dios.  En Juan 14:23 encontramos que el Señor nos dice: “…Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él…” Y esto es exactamente lo que tantos de nosotros necesitamos hacer.  Esto es exactamente lo que podemos hacer para siempre estar listos cuando nos toque el momento de partir.  No quiero que nadie se valla de aquí pensando que les he presentado una predicación de derrota, ya que les he mencionado tantas veces acerca de la partida.  La predicación de hoy no ha sido de derrota, sino declarando nuestra victoria.  ¿Qué es nuestra victoria?  Nuestra victoria es la salvación que Cristo murió en la cruz para entregarnos.  Nuestra victoria es la gracia de Dios.  Pero repito, la gracia de Dios no es una licencia para pecar.  Recordemos que aunque cuando nos arrepentimos genuinamente Dios nos perdona, en casi toda ocasión existirán consecuencias negativas por las que tendremos que atravesar. 

Para concluir. Los cristianos, al igual que los no creyentes, o creyentes de cualquier otra religión, tendrán que presentarse ante la presencia de Dios algún día.  En Apocalipsis 20:12 encontramos esto bien claro cuando leemos: “…Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras…”  La diferencia que existe entre los cristianos y el resto de la humanidad es que el cristiano fiel tendrá entrada en el cielo, y por siempre permanecerá en la presencia de Dios [11]; mientras que todos aquellos que rehusaron aceptar la verdad de Dios, o que escogieron deliberadamente aceptar las mentiras del diablo serán condenados al castigo eterno [12].  

Existen muchas personas que piensan que con solo profesar el nombre de Jesús han reservado su posición en el cielo, la realidad es que las congregaciones están llenas de ellos, y mientras más grandes son, más grande es el número. Y como les he mencionado en otros estudios bíblicos, esto es algo que se puede aplicar a ambos lado del púlpito; en otras palabras, existen muchas personas que enseñan y predican la Palabra de Dios, pero que en realidad no le conocen. 

Recordemos que la hora de partida puede ser en cualquier momento, y es por eso que tenemos que reconocer nuestros errores y transgresiones; tenemos que genuinamente arrepentirnos de nuestros pecados, desarrollar una relación más profunda con Dios.  Tenemos que guardar, y vivir Su palabra en todo momento.  No podemos dudar, y no podemos permitir ser engañados por las mentiras de Satanás.  Sino que debemos mantener siempre en mente lo que nos dice la Biblia en Marcos 1:15 cuando leemos: “…El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio….”  Con cada minuto que pasa, nuestro tiempo aquí en la tierra se acerca más a su conclusión,  así que para estar siempre preparados tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados, y aceptar al Señor Jesús, como nuestro Señor Salvador personal.  Recordando siempre que: “…Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios...”  (Juan 1:12).

[1] New York Daily News
[2] Mateo 7:22-23
[3] Santiago 4:14
[4] Efesios 3:1
[5] The Wilkinson and Boa Bible Handbook
[6] Romanos 3:23
[7] Juan 8:44
[8] Génesis 3:1
[9] Romanos 6:23
[10] Mateo 24:42-44
[11] Apocalipsis 6:9-11
[12] Apocalipsis 21:8

Visto: 4556

Aviso Legal

El material en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Copiar y reproducir el material, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está prohibido.