Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

Si alguno tiene oídos para oír

AddThis Social Bookmark Button

Durante la predicación de la semana pasada les dije que para alcanzar la felicidad y la paz que Dios desea entregarnos, tenemos que fortalecer nuestra fe.  Durante esa predicación, también les dije que no podemos permitir que las circunstancias que nos rodean nos separen o creen una barrera entre nosotros y Dios.  La razón principal por la que no podemos permitir que nada nos separe de la presencia de Dios es porque el ser humano es nada; es decir el hombre apartado de Dios nunca lograra obtener la paz y felicidad que Dios desea derramar sobre su creación [1].

En la predicación del día de hoy deseo que estudiemos más de cerca uno de los puntos principales acerca del fortalecimiento de nuestra fe.  Deseo enfocar el estudio bíblico de hoy en esta dirección porque la gran realidad es que la mayoría de los cristianos con frecuencia oímos, y oímos la Palabra de Dios (predicaciones Biblicas), pero no siempre estamos dispuestos a hacer lo que se nos dice, sino que escogemos hacer lo que mejor estimamos este correcto.  Pero el problema que hay con esto es que el ser humano, incluyendo a los cristianos más fieles, podemos, y con frecuencia nos equivocamos; sin embargo, Dios nunca se equivoca. 

Como todo cristiano fiel sabe, la biblia, es decir, la Palabra de Dios, es nuestra espada [2].  La Biblia es un arma eficaz e indispensable. Porque sin la Palabra de Dios no tenemos como defendernos contra los ataques del enemigo.  Así que hoy vamos a determinar qué bien escuchamos lo que Dios nos advierte y dice.  Abramos ahora nuestra biblia a la lectura del versículo principal de nuestro estudio bíblico.  Usemos ahora nuestra espada para combatir al enemigo.

Marcos 4:23 - Si alguno tiene oídos para oír, oiga.

Durante su ministerio aquí en la tierra Jesús con frecuencia concluía sus enseñanzas diciendo “el que tiene oídos para oír, oiga”.  Lo dijo con respecto a Juan el bautista [3]; con respecto a la parábola del sembrador [4]; con respecto a la explicación de la parábola de la cizaña [5].  En sus cartas a las siete iglesias de Asia, Jesús también concluye con lo mismo: “el que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” 

La realidad es que esta manera de concluir las enseñanzas y mensajes del Señor puede ser encontrada en numerosos lugares en la biblia.  Pero ahora debemos preguntarnos: ¿qué nos quiere decir el Señor con esto? Lo que el Señor nos dice al concluir sus enseñanzas y mensajes con esta frase, es que lo que se ha dicho es de suma importancia.  Para ponerlo en términos modernos, esta frase frecuentemente usada por el Señor es igual que decir: ¿entendiste bien lo que te he dicho?  En otras palabras tratar de asesorarnos de que lo que hemos dicho fue correctamente entendido, y que las instrucciones que hemos dado serán seguidas correctamente.  Así que al escuchar esta frase, tenemos que saber que lo que se nos esta diciendo es de suma importancia, y que tenemos que prestar atención. 

Algo interesante a notar acerca de esta frase, es que nos demuestra que el mismo Jesucristo, a menudo experimentaba el problema que existe hoy en día. ¿Qué problema tenia Jesús y continuamos experimentando hoy en día? El problema es que muchas personas no quieren escuchar, o no escuchan lo suficiente para entender.  Y es por eso que tenemos que examinarnos y preguntarnos, ¿qué tan bien escuchamos?  Yo sé que todos aquí oímos, pero, ¿qué tan bien escuchamos? Examinemos ahora los diferentes tipos de oyentes que existen, para determinar en qué categoría nos encontramos.      

Existen tres tipos de oyentes.  Los tardos (desanimados) como encontramos en  Hebreos 5:11cuando leemos: “...Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hechos tardos para oír...”  El problema que existe con este tipo de oyente, es que es muy difícil que alguien le pueda explicar algo.  El problema no está en lo que se enseña, ni en lo que se presenta, sino que el problema está en el oyente.

Esto es algo que nuestro Señor explico claramente cuando dijo como encontramos en Mateo 13:13cuando leemos: “...Por eso les hablo en parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden...” Y ahora debemos preguntarnos, ¿por qué existen tantos cristianos en esta categoría?  ¿Por qué existen tantos cristianos que viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden?   La razón principal por la que vemos esto acontecer es porque existe un gran número de cristianos descorazonados.   Y la razón principal por la que esto sucede es la falta de fe, o falta de confianza absoluta en el Señor.  La falta de fe es lo que evita que podamos correctamente entender la verdad de Dios.  La falta de fe es lo que evita que podamos darle las espaldas al pecado, y que recibamos las bendiciones que Dios desea derramar en nuestra vida. Dile a la persona que tienes a tu lado: fortalece tu fe.

El segundo tipo de oyente que existe es el que escucha con oído anheloso (deseo vehemente de conseguir alguna cosa).  Fíjense bien como Pablo los describe en 2 Timoteo 4:3-4cuando leemos: “...Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas...” Y las palabras claves aquí que nos ayudan a entender bien lo que se nos esta diciendo son: “...teniendo comezón de oír...”, que significa “para halagar el oído”.  ¿Qué tipo de oyente es este?  Este es el tipo de oyente que solo desea escuchar lo agradable.  Y desdichadamente existe un gran número de cristianos que a diario se unen a este grupo; pero, la verdad de Dios no siempre es algo que nos agrada.  Es más, yo diría que la mayoría de las predicaciones y estudios bíblicos basados en la sana doctrina, no agradan a las personas. ¿Por qué digo esto?

Digo esto porque las predicaciones y los estudios bíblicos basados en la sana doctrina, en todo momento nos llaman al arrepentimiento, y a seguir la Palabra de Dios.  En otras palabras, las predicaciones y estudios bíblicos basados en la sana doctrina nos llaman a separarnos de las cosas del mundo, y a cambiar nuestra vida por completo.  Y desdichadamente existen muchos cristianos que no están dispuestos a cambiar su manera de vivir de tal manera.  Esto significa que cuando las predicaciones o los estudios bíblicos hablan fuerte, ellos no los entienden, se molestan, se ofenden, etc. etc.  ¿Qué hacen entonces?  Lo que hacen es que se convierten en saltamontes, y se pasan la vida brincando de lugar en lugar.  Se pasan la vida buscando maestros, pastores, y oradores que prediquen mensajes que les agrade, sin importarle que si lo que están escuchando es bíblico o invento de hombres.  En otras palabras, prefieren y buscan oír lo bonito o las fábulas.  Dile a la persona que tienes a tu lado: busca la verdad de Dios.

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review