Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

El lugar santísimo

AddThis Social Bookmark Button

Creo que no exista una persona aquí que no me haya escuchado repetir en numerosas ocasiones que como fieles creyentes, nosotros tenemos que conducir una vida de santidad. En numerosas ocasiones he dicho que tenemos que siempre movernos hacia delante, buscando la perfección que solo podemos encontrar en Cristo.

Nunca podemos dejar de movernos hacia nuestra meta porque de hacer esto, entonces nos quedaremos estancados en lugares donde no pertenecemos. Nos estancaremos en lugares donde quizás sintamos que la presencia de Dios esta cerca, pero nunca lograremos experimentar Su grandeza, majestad, y poder.  Es por eso que en el día de hoy deseo que examinemos unos versículos que raramente son usados para una predica; sin embargo, son versículos que nos revelan la esencia de Dios y a lo que estamos llamados. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Éxodo 26:30-34 - Y alzarás el tabernáculo conforme al modelo que te fue mostrado en el monte. 31También harás un velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido; será hecho de obra primorosa, con querubines; 32y lo pondrás sobre cuatro columnas de madera de acacia cubiertas de oro; sus capiteles de oro, sobre basas de plata. 33Y pondrás el velo debajo de los corchetes, y meterás allí, del velo adentro, el arca del testimonio; y aquel velo os hará separación entre el lugar santo y el santísimo. 34Pondrás el propiciatorio sobre el arca del testimonio en el lugar santísimo.

Para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia. En este punto de la historia Dios había liberado al pueblo de Israel después de aproximadamente 430 años de esclavitud a Egipto. Esto es algo que queda bien reflejado en Éxodo 13:14 cuando leemos: “Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre.” Dios utilizo a Moisés para liberarles, y ellos todos vieron grandes señales del Dios vivo. Ellos fueron testigos de todas las plagas, vieron la presencia de Dios que les guiaba, como encontramos en Éxodo 13:21-22 cuando leemos: “Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. 22Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.”  Y hasta cruzaron el mar rojo sin tener que usar una nave o mojarse; esto lo encontramos en Éxodo 14:21-22 cuando leemos: “Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. 22Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.” Así que ellos no solo habían escuchado Palabra de Dios a través de Moisés, ellos sabían que Dios les estaba guiando hacia la tierra prometida.  Esto es algo que queda muy bien reflejado en Éxodo 24:3 cuando leemos: “Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que Jehová ha dicho.” Así que al llegar este punto en la historia Dios le había revelado al pueblo lo que Él deseaba; ¿Qué deseaba Dios? Dios deseaba establecer una relación personal con toda persona. Dios deseaba habitar en medio de Su pueblo. Esto es algo que queda bien declarado en Éxodo 25:8 cuando Dios le habla a Moisés diciendo: “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.” ¿Por qué les hago este recuento? Les hago este recuento porque a pesar de que ellos estaban concientes de estas cosas, llego el momento cuando este pueblo aunque sentía la presencia de Dios, ellos no lograban experimentar Su presencia a un nivel personal. Ahora la pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué sucedió esto? Para responder esta pregunta continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.  

Lo primero que vemos aquí es que Dios le dice a Moisés: “Y alzarás el tabernáculo conforme al modelo que te fue mostrado en el monte.” Ahora debemos preguntarnos: ¿cuál fue el propósito del Tabernáculo? El propósito divino de edificar el tabernáculo está resumido en los versículos clave que se encuentran en Éxodo 29:45-46 cuando leemos: “Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios. 46Y conocerán que yo soy Jehová su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto, para habitar en medio de ellos. Yo Jehová su Dios.” Estos versículos son el pensamiento clave de todo lo que pertenece al tabernáculo.

El deseo de Dios es habitar en medio de su pueblo redimido en sus propios términos y en su propio terreno. Pero algo que es necesario notar es que Dios dio instrucciones específicas de cómo tenia que ser la construcción. Esto es algo que queda bien reflejado en los versículos que estamos estudiando en el día de hoy cuando leemos: “También harás un velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido; será hecho de obra primorosa, con querubines; 32y lo pondrás sobre cuatro columnas de madera de acacia cubiertas de oro; sus capiteles de oro, sobre basas de plata.” cuando tomamos el tiempo de estudiar acerca del tabernáculo pronto encontramos que Dios dio instrucciones especificas de cómo construir todo aspecto del tabernáculo. Dios dio medidas específicas, y detalles de cómo todo tenia que ser compuesto porque ese lugar le serviría de residencia, y Él requería que todo fuese completamente según Su voluntad. Dile a la persona que tienes a tu lado, Dios presta atención a los detalles. 

¿Hacia donde me estoy dirigiendo con todo esto? Seguramente que algunos deben estar pensando que todo esto acerca del tabernáculo es importante para los judíos, pero les digo que los detalles del tabernáculo también son de suma importancia para el cristiano. Son de suma importancia porque en 1 Corintios 3:16-17leemos: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.”  Así que como podemos ver nosotros somos ese lugar especial donde el Espíritu Santo de Dios busca morar. Y al igual que Dios fue bien explicito en sus instrucciones referente al tabernáculo, Dios es bien explicito en cuanto a nuestra manera de ser. Una gran realidad es que la mayoría de nosotros en ocasiones tropezamos y caemos. En otras palabras nos descarriamos de los caminos de Dios. Esto es algo que queda bien reflejado en Isaías 53:6 cuando leemos, “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” Pero gloria a Dios, que aunque en ocasiones nos desviamos, una vez que reconocemos nuestras faltas y nos arrepentimos, Él nos recibe, perdona y restaura. Esto es algo que el Señor dejo bien ilustrado en los versículos que tratan acerca de la mujer que había sido sorprendida en adulterio, y que el pueblo buscaba apedrear como encontramos en Juan 8:10-11 cuando leemos: “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Pero la clave a todo esto lo encontramos cuando Él dijo: “y no peques más.” ¿Por qué es esto tan importante?

La razón por la que esto es tan importante es porque el pecado causa una división entre nosotros y Dios. El pecado es la barrera que existe entre Dios y un buen número de creyentes. Permítanme detenerme aquí y explicar mejor lo que deseo que entendamos. Dentro de la iglesia, es decir, dentro del Cuerpo de Cristo, existen muchas personas que piensan que pase lo que pase o hagan lo que hagan, Dios esta con ellos. Existen muchos que piensan que una vez que aceptaron a Cristo pueden continuar pecando y que Dios les guía y los bendice en todo momento. Siento informarles que eso es la mentira más grande que el diablo ha maquinado. La razón por la que  existen tantos creyentes que han caído es porque no se han dado cuenta de que Dios es bien explicito en Sus instrucciones. En otras palabras, muchos caen en esta trampa porque desconocen la Palabra de Dios. Digo esto porque cuando conocemos la Palabra de Dios, no tendremos que buscar mucho antes de encontrar que no podemos decir que servimos a Dios si continuamos en el pecado. Esto es algo que queda bien claro en 1 Corintios 10:21 cuando leemos: “No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.” Así que no podemos continuar una vida de pecado y decir que disfrutamos de una comunión intima o que conocemos a Dios, porque el que verdaderamente busca esa comunión, entonces busca guardar Su Palabra en todo momento. Esto es algo que queda bien claro en 1 Juan 2:4 cuando leemos: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él.”  Dile a la persona que tienes a tu lado, el pecado nos separa de la presencia de Dios. Ahora bien, ¿significa todo esto que alguno de nosotros somos perfectos y otros no? La respuesta en ¡NO! Ninguno de nosotros somos perfectos, esto es algo que queda bien claro en Romanos 3:23 cuando leemos: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Sin embargo Dios por Su infinita gloria y misericordia nos perdona, y desea que tengamos una comunión especial con Él.

Continuando leemos: “Ypondrás el velo debajo de los corchetes, y meterás allí, del velo adentro, el arca del testimonio; y aquel velo os hará separación entre el lugar santo y el santísimo. 34Pondrás el propiciatorio sobre el arca del testimonio en el lugar santísimo.” Estos versículos nos revelan dos cosas de suma importancia. Lo primero que nos revelan es que Dios les dijo que hicieran una separación entre el lugar santo, y el lugar santísimo. Lo segundo que nos revelan es que la presencia de Dios reposaría en el lugar “santísimo”. Aquí en realidad esta el mensaje principal de hoy. La realidad del caso es que en ese entonces el hombre no podía disfrutar de la presencia directa de Dios, ya que solo los sacerdotes podían entrar al lugar santísimo. Pero gloria a Dios que esta restricción fue removida por Jesucristo al morir en la cruz. Esto es algo que queda bien claro en Mateo 27:51 cuando leemos: “Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron.” Ahora todo el que desea puede acercarse a Dios y obtener Su presencia en nuestra vida. Pero lo que sucede con frecuencia es que no todos buscan llegar al lugar santísimo, sino que se conforman con entrar a solo el lugar santo.  Permítanme detenerme aquí por un breve momento y explicar esto mejor. 

Claro esta en que cuando digo que muchos se conforman con entrar al lugar santo no me estoy refiriendo a un lugar físico, ya que Dios no habita en templos hecho por hombres. Esto es algo que queda bien claro en Hechos 17:24 cuando leemos: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas.” El templo de Dios ahora es la iglesia; el templo de Dios somos todos nosotros que hemos aceptado a Su Hijo amado como nuestro Rey y Salvador. Así que no me estoy refiriendo a un lugar físico, sino me estoy refiriendo a un nivel de crecimiento espiritual. ¿Significa esto que el que permanece en ese lugar no sentirá la presencia de Dios? La respuesta es no. Como les dije hace un breve instante, ninguno de nosotros somos perfectos, y en ocasiones tropezamos, pero esto no significa que no sentimos la presencia de Dios. Fíjense bien lo que nos dice el apóstol Pablo en Romanos 7:15 cuando leemos: “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.” No es necesario que nadie me levante la mano, pero ¿cuántos pueden ver la frustración del apóstol en esta declaración? Pero más importante aun, ¿cuántos se identifican con ella? La realidad es que en ocasiones haremos cosas que después no entenderemos como pudo ser que la hiciéramos, en otras palabras le faltaremos a Dios sabiendo que le estamos faltando. Esto fue lo que el apóstol estaba diciendo aquí, él no entendía como podía ser que en ocasiones se dejara llevar por los impulsos de la carne en vez de por el Espíritu Santo. Pero no obstante esto, Pablo fue el apóstol que ejerció más influencia en el avance del cristianismo, y fue grandemente bendecido.   Pero la razón por la que recibió la bendición de Dios fue porque al recibir convicción de error y pecado por el Espíritu Santo, él acudía a Dios arrepentido. Lo que les quiero decir con todo esto es que el creyente que actúa de esta manera, siempre sentirá la presencia de Dios. En otras palabras, siempre lograra entrar al lugar santo; lugar donde podemos sentir la presencia de Dios. Pero nuestra meta no debe ser de llegar y permanecer en el lugar donde sentiremos la presencia de Dios; nuestra meta debe ser llegar y permanecer en el lugar santísimo. Nuestra meta debe ser de llegar y permanecer directamente a Su lado. No podemos conformarnos con solo sentir la presencia de Dios, sino que tenemos estar directamente ante Él. El lugar santísimo en tiempos de antigüedad esta reservado para solo los sacerdotes, pero por mediación de Cristo todos nosotros tenemos acceso a Él. Dile a la persona que tienes a tu lado, entremos al lugar santísimo.

Para concluir. Cristo removió el velo del templo que detenía que el hombre entrara y permaneciera en la presencia de Dios, así que no existe razón alguna que nos pueda detener de alcanzar esta meta. Dios envió a su hijo primogénito porque Dios ama al pecador. Esto es algo que queda bien ilustrado en 1 de Juan 4:10 cuando leemos: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” Pero nunca nos olvidemos de que aunque Él ama al pecador, Dios aborrece el pecado.  

Como les dije al inicio, nosotros nunca podemos dejar de movernos hacia nuestra meta porque de hacer esto, entonces nos quedaremos estancados en lugares donde no pertenecemos. Nos estancaremos en lugares donde quizás sintamos que la presencia de Dios esta cerca, pero nunca lograremos experimentar Su grandeza, majestad, y poder. Dile a la persona que tienes a tu lado, Dios quiere que seamos personas del lugar santísimo. Él quiere que no solo sintamos Su presencia, sino que estemos a Su lado. Pero esto es algo que solo lograremos hacer cuando le damos la espalda al pecado y caminamos en Cristo en todo momento. Recordemos siempre que Dios ha dado instrucciones específicas a seguir, y aunque Él nos ama grandemente, Él no comprometerá Su Palabra y carácter por ninguno de nosotros. Escucha hoy que Él te llama a entrar al lugar santísimo. Él te llama a experimentar Su esencia, majestad, y poder.

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review