Suscripcion Gratis

Reciba la predicacion de la semana en su casilla de correo electrónico.
 

 

Su Email:

Ofrecido por: FeedBurner

 

Depues de confirmar en pantalla, recibirá un email de confirmación. Clic el hiper-vinculo para terminar el proceso de suscripción.

El sacrificio de los necios

AddThis Social Bookmark Button

Esto significa que lo que debemos buscar en todo momento no son las bendiciones materiales, sino las bendiciones espirituales. ¿Por qué digo esto? Lo digo porque las bendiciones que realmente cuentan son las bendiciones espirituales y celestiales. Fíjense bien lo que nos dice el Señor acerca de todo esto en Mateo 6:33 cuando leemos: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Lo material en si no es de gran importancia, lo más importante es lo espiritual. Lo más importante es buscar el reino de Dios, en otras palabras buscar la voluntad de Dios en nuestra vida. ¿Por qué?, porque buscar la voluntad de Dios para con nosotros fortalece nuestro espíritu, y cuando nuestro espíritu está fortalecido, entonces podemos levantarnos y conquistar cualquier situación que pueda surgir. Es como nos dice la palabra en Filipenses 4:13 cuando leemos: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Recuerda lo que también encontramos aquí cuando leemos: “Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.” Así que dile a la persona que tienes a tu lado: “No te des prisa con tu boca.”

Continuando con nuestro estudio leemos: “cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.” El tercer error que cometemos es que desagradamos o defraudamos a Dios. ¿Por qué digo esto? Digo esto porque cuando nosotros llegamos a los caminos de Dios, lo primero que hicimos fue una promesa. Sin excepción de alguno, cuando llegamos a los caminos de Dios nosotros hicimos un juramento. ¿Cuál fue nuestra promesa?

El aceptar a Cristo como nuestro Rey y Salvador en esencia es un juramento que le hicimos a Dios. En otras palabras le prometimos a Dios que desde ese momento en adelante nos rendiríamos a Su voluntad. Al aceptar a Cristo como nuestro Rey y Salvador le prometimos a Dios que cambiaríamos por completo y que dejaríamos atrás todo lo inmundo. Pero desdichadamente, muchos no cumplen su promesa sino que continúan una vida pecaminosa, y esto es algo que definitivamente desagrada a Dios. Como he dicho en numerosas ocasiones, Dios ama al pecador, pero aborrece el pecado. Dios nos advierte esto claramente en Levítico 20:26 cuando leemos: “Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.”  Dile a la persona que tienes a tu lado, Dios no habita en el pecado.

Dios habita dentro de la santidad, y es dentro de ésta santidad donde el Espíritu Santo nos revela nuestras debilidades y transgresiones. Estamos hablando acerca de esas cosas que quizás hacemos sin pensarlas o sin darle mucha importancia, pero que desagradan a Dios. Estamos hablando de esas cosas que en ocasiones hacemos porque es una costumbre o es algo que está de moda. Pero cuando perseveramos en conducir una vida de santidad, el Espíritu Santo nos da convicción de que lo que hacemos. Cuando perseveramos en conducir una vida en santidad, el Espíritu Santo nos da convicción para que podamos reconocer que lo que hemos hecho, dicho, o escuchado no es agradable a Dios. El Espíritu Santo nos habla y deja saber la voluntad de Dios en nuestra vida. Fíjense bien como esto queda bien reflejado en Apocalipsis 2:7 cuando leemos “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.”  Pero esto es algo que solo sucede cuando perseveramos en conducir una vida de santidad. Esto es algo que sucede solo cuando conducimos una vida buscando todos los días ser más como nuestro Señor. Porque de no hacer esto entonces no estamos cumpliendo con la promesa que le hicimos a Dios. Así que dile a la persona que tienes a tu lado: “…Cumple lo que prometes.”

Para concluir. Como hemos podido apreciar, existen tres errores comunes que muchos cometen que les pueden conducir a desviarse de los caminos de Dios.

El primer error es no guardar nuestros pasos, y acercarnos a Dios para ofrecer “el sacrificio de los necios.” En otras palabras asistir a la iglesia por religiosidad o compromiso. Asistir a la iglesia sin querer cambiar, sin querer tener un verdadero encuentro con Dios, y sin tomar en serio lo que el Señor nos revela a través de los mensajes y Su Palabra. Pero si verdaderamente deseas agradar a Dios, entonces tienes que escuchar, pero más importante aun, tienes que actuar en lo que escuchas. Tenemos que profundizar nuestra relación con Dios y buscar Su verdad y voluntad para nuestra vida.

El segundo error que muchos cometen es acercarse a Dios incorrectamente. Nos acercamos a Dios buscando lo material o físico en vez de acércanos a Él en busca de las bendiciones duraderas, la bendiciones espirituales. Nos acercamos a Dios con oraciones codiciosas; oraciones que nunca serán escuchadas por Él.

El tercer error que muchos cometen es no cumplir con lo que le han prometido a Dios. La gran realidad es que al igual que Salomón, todos nosotros iniciamos nuestro caminar con Dios con muy buenas intenciones, pero a través de nuestra vida hemos permitido que las presiones o los deseos inmundos nos desvíen de la presencia de Dios. Todos iniciamos nuestro caminar con Dios con muy buenas intenciones, pero recordemos que las buenas intenciones y dos dólares quizás nos compren una taza de café hoy en día, pero definitivamente las buenas intenciones sin un verdadero arrepentimiento no nos servirán de nada.

Ahora examina tu vida bien de cerca y pregúntate: ¿le ofrezco a Dios mi corazón o solamente el sacrificio de los necios?.

[1] http://www.foxnews.com/politics/first100days/2009/03/23/china-takes-aim-dollar-urges-new-global-currency/.

Aviso Legal

Todo material encontrado en este directorio cristiano está protegido por las leyes de Derechos de Autor (Copyright). Usted puede usar todas las predicaciones cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y mensajes cristianos encontrado en nuestro índice para predicar, y o enseñar en su iglesia o congregación. Copiar y reproducir los mensajes cristianos, predicaciones cristianas, y estudios bíblicos, sea imprimido o de forma electrónica (publicación en otros sitios en el Internet) está completamente prohibido. Copiar y reproducir el material encontrado en nuestro índice es plagio, y el plagio es robo. No permita que Satanás le mienta y le convierta en ladrón.

 

“…¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios…” 1 Corintios 6:9-10

Usuarios en Línea

Usuarios en línea

Buscador



Le invitamos a que nos visite

El Nuevo Pacto
50 W 29 Street
Hialeah, Florida
Para más información llamar a: (305) 885-6534

Servicio: Domingo - 11:00 a.m.

Top 5 Hosting Review