La realidad es que toda nuestra nación, si no todos en el mundo entero, a diario se preguntan: ¿por qué se han puesto las cosas tan mal? Sin embargo, la razón o la respuesta a esta pregunta es obvia. La razón por lo que las cosas se han puesto tan mal es porque las personas, incluyendo a un gran número de creyentes, han sido arrastradas por la corriente de maldad que corre en este mundo.

En otras palabras, la razón principal por lo qué las cosas han empeorado tanto es porque las personas han rechazado a Dios. Y la consecuencia de todo esto es que una generación de personas que saben muy poco o nada acerca de Dios, está creciendo.

Piense en esto por un momento. Si simplemente nos sentamos en la iglesia a escuchar los mensajes, y no tratamos de ni siquiera aprender algo de lo que estamos escuchando, ¿cómo aprenderemos? Y quizás lo más importante de todo, ¿cómo podremos enseñar a nuestros hijos, para que ellos puedan enseñar a los suyos?

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios