Cuando aceptamos al Señor, y hacemos un compromiso genuino con Dios, nosotros somos completamente transformados.

Pero si los que aún viven en el mundo no pueden ver este cambio en nosotros, esto es una buena indicación de que en realidad no hemos hecho un compromiso genuino con Dios, y que un cambio total no ha ocurrido en nosotros. Ya que nuestra fe tiene que ser acompañada por obras; si decimos que somos cristianos, toda nuestra manera de ser tiene que cambiar.

Tenemos que comportarnos de manera que agrade a Dios, tenemos que comportarnos y obrar de manera que refleje el amor, misericordia, y poder de Dios en todo momento, porque la fe sin obras es muerta [5]. Dile a la persona que tienes a tu lado: permite que tu fe brille.

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios