Ezequías había presenciado como su padre había destrozado la nación. Como les dije, aquí encontramos una buena enseñanza para los jóvenes; digo esto porque la realidad de todo es que la juventud de hoy ha crecido rodeada de malos ejemplos. Con esto no estoy diciendo que todos los jóvenes de hoy han recibido malos ejemplos de sus padres; yo estoy completamente convencido que en la familia cristiana esto no es algo que sucede con frecuencia; pero la realidad de todo es que en el hogar no es donde único se observan los malos ejemplos.

La realidad de todo es que nuestra juventud está siendo influenciada, y en ocasiones seducida, por la corriente de maldad que corre por este mundo.

Es por eso mismo que no es fuera de lo común ver como muy pocos jóvenes están dispuestos a hacer un compromiso con Dios, y eligen seguir las costumbres y las modas que surgen a su alrededor.

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios