Muchos dicen y piensan que la Palabra de Dios es muy difícil de entender; en otras palabras piensan que la Palabra de Dios está llena de piedras comunes; las piedras comunes son todas esas cosas que en ocasiones no logramos entender. Pero la gran realidad es que la Palabra de Dios no está llena de piedras comunes como muchos piensan, sino que está llena de diamantes.

La Palabra de Dios está llena de tesoros que nos fortalecen, nos inspiran, nos ayudan a perseverar, nos demuestran el amor de Dios, y nos revelan Su voluntad para con nosotros. Ahora la pregunta que queda es: ¿cómo podemos encontrar nosotros esos diamantes?

Este será nuestro tema para el día de hoy; hoy vamos a examinar las condiciones a cumplir para que todos podamos excavar diamantes de la Palabra de Dios. Pasemos ahora a la lectura de la Palabra que nos revelara los pasos a seguir.

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios