Una gran realidad es que vivimos en un mundo lleno de maldad; estamos viviendo como nos dice la Palabra aquí: “…en medio de una generación maligna y perversa…” Y existen muchos cristianos que al ver la maldad multiplicada se desaniman y se deprimen, algo que solamente produce un campo fértil para la apatía. Pero yo te digo en el día de hoy, no permitas que esto suceda en tu vida.

En el día de hoy tú puedes evitar ser influenciado por este espíritu maligno, que solo busca arrebatar las bendiciones que Dios te ha entregado.

Tú puedes ser liberado del espíritu de apatía, que solo busca amargar tu vida y destruir la obra de Dios. Y de la manera que lo podemos lograr es ocupándonos en nuestra salvación. Esto significa…

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios