La recompensa de toda persona que se mantiene fiel a Dios es que Cristo reinara en su vida. La recompensa es que Cristo será quien guiara sus pasos, y les ayudara a tomar las decisiones. Cristo será quien cuidara de ellos, y le proveerá lo mejor que exista en todo momento: “…Jehová es mi pastor; nada me faltará…” [9].

Como he dicho en otras ocasiones, quizás no siempre recibamos lo que queremos, pero de algo que si podemos estar seguros es que recibiremos lo que necesitamos.

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.

Anuncios