Predicaciones en Audio

La libertad procede de Dios, y el libertinaje procede del mundo.  Esto significa que la libertad que Dios nos ofrece nos hace libres, mientras que el libertinaje que el mundo ofrece nos conduce nuevamente a la trampa del enemigo. ¿Por qué les he dicho estas cosas?

Les he dicho estas cosas, y he tomado el tiempo de definir estas palabras, porque como les dije hace unos segundos, estamos iniciando una nueva etapa en nuestra vida.  No existe nada que ninguno de nosotros podamos hacer que pueda cambiar lo que ya sucedió, pero si tenemos la libertad de escoger lo que sucederá en nuestro futuro.

Todos aquí podemos escoger hoy, que serviremos a Dios fielmente; todos aquí podemos escoger hoy, que le daremos a Dios el primer lugar en nuestra vida; todos aquí podemos escoger hoy, que reparáremos nuestra vida de oración. Pero la realidad de todo es que a pesar de que determinemos estas cosas, cumplirlas en ocasiones no será fácil.

Anuncios