Predicas en Audio

La realidad es que para que se cumpla lo que el Señor nos enseña acerca de Su muerte y resurrección, Él tuvo que morir un miércoles a las tres de la tarde, y resucitar el sábado. Nuevamente esto es algo que podemos fácilmente comprobar con un simple cálculo matemático.

Fíjense bien, de miércoles tres de la tarde a jueves tres de la tarde 24 horas; del jueves tres de la tarde a viernes tres de la tarde, 24 horas; del viernes tres de la tarde a sábado tres de la tarde, 24 horas; así que aquí tenemos “tres días y tres noches”, 72 horas exactas, y esto fue lo que dijo el Señor. Dile a la persona que tienes a tu lado: Dios cumple su palabra [5]. ¿Qué les estoy diciendo con todo esto?

Lo que les estoy diciendo es que hoy no es el día de resurrección. En un día como hoy, el primer día de la semana, las mujeres que se dirigieron al sepulcro comprobaron que Jesucristo había resucitado.

Anuncios