Predicaciones en Audio

Aquí Pablo compara el Cuerpo de Cristo, es decir la iglesia, al cuerpo humano. Aquí Pablo utiliza un tremendo ejemplo. Como todos sabemos, cada parte de nuestro cuerpo tiene una función especial y necesaria.

El corazón bombea la sangre, la sangre suple los órganos con oxigeno, y los pulmones oxigenan la sangre. ¿Qué es el punto que estoy tratando de hacer con todo esto?  Lo que les estoy diciendo es que todos los órganos, y todas las partes del cuerpo tienen una dependencia total de las otras para funcionar debidamente.

A pesar de que todas las partes del cuerpo son diferentes, todas tienen  un propósito y necesitan funcionar en conjunto para mantener a una persona viva y saludable.  Los cristianos formamos el Cuerpo de Cristo, y tenemos que hacer igual.  Tenemos que laborar juntos si deseamos que el Cuerpo de Cristo se mantenga vivo y saludable.  Y de la manera que nosotros podemos lograr esto es a través del uso de los dones que Dios nos ha entregado.

Anuncios