Predicas Cristianas en Audio

Moisés permaneció ante la presencia de Dios por cuarenta días y cuarenta noches.  ¿Por qué solo Moisés pudo tener esta experiencia suprema?  La respuesta a esta pregunta es fácil.  Dile a la persona que tienes a tu lado: Moisés nunca dudo de Dios.

Quizás algunos digan que esto no es verdad, ya que como todos sabemos cuándo Moisés recibió el llamado de Dios, él trato de salirse del compromiso.  Pero cuando analizamos bien de cerca lo que ocurrió con Moisés, nos damos cuenta de que él nunca dudo de la habilidad de Dios, sino que Moisés dudo de su propia habilidad.