Un mundo de violencia

Nosotros mismos también debemos procurar estar lejos de la violencia. No visitemos los lugares en donde se desata. Debemos ser sabios y cuidar nuestros caminos para el nombre de Cristo.

Anuncios

V. ¿Cómo curar heridas causadas por los violentos?

«Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas» Salmos 147:3

Después de salir de situaciones violentas debemos ser muy sabios con nuestras acciones. El mejor remedio nos los da la fe en Dios. Sí Él es quién nos defiende, confiemos en que también por la fe seremos sanados.

Anuncios

Para Él nada es imposible [9]. Durante y después de las tormentas, Su mano viene en nuestro auxilio.

Para concluir

En el principio Dios nos creó con la finalidad de ser Su obra. El pecado y la violencia no son parte de Su creación. Nosotros, debemos apartarnos de todo lo que termine en contiendas y actos similares [10]. Estos contaminan nuestro espíritu.

Mantengamos nuestras palabras y acciones libres de los deseos carnales del mundo. A través de ellos ocurren actos que Dios abomina. Sí de algo debemos estar seguros es que los violentos no heredarán el reino de los cielos.

Anuncios

Actuemos de la manera en que Jesús nos enseña, y Él será nuestro defensor. Sí estás atravesando violencia por parte de otros, pide ayuda a Dios y en Su nombre vendrán a salvarte. Él jamás desampara a los que le temen y buscan de corazón. Él esta presente en todo momento y desea derramar bendiciones sobre tu vida.

[1] Mateo 28:19-20
[2] Salmo 5:11
[3] 2 Crónicas 7:14
[4] Éxodo 20:1-17
[5] Marcos 12:30–31
[6] Romanos 3:23
[7] Salmo 7:10
[8] Romanos 2:6
[9] Lucas 1:37
[10] Filipenses 2:14

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Anuncios

El Nuevo Pacto… Bosquejos Bíblicos

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *