Palabras de fruto y no de ocio

Bosquejos Bíblicos

Prédica de Hoy: Palabras de fruto y no de ocio

Predicas Cristianas Texto Bíblico: «Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.» Mateo 12:36

Introducción

Existen situaciones tristes en la vida. Ocasiones donde sentimos que no tenemos herramientas necesarias para afrontar las batallas que se presentan en nuestros recorridos. Obviando por completo que tenemos un arma muy poderosa entregada por Dios. Me refiero tanto a la boca como al corazón, entendiendo que el origen las palabras son los sentimientos.

Este nuevo año es una gran oportunidad para darle la importancia adecuada a estas partes tan vitales del cuerpo. Ya que no solo pueden bendecirnos o maldecirnos a nosotros, sino que también pueden afectar negativamente a otros. Lo que nos obliga como cristianos a tener mucho cuidado en lo que saldrá de nuestro corazón y labios.

El Señor quiere que tengamos una vida en santidad (Levítico 20:7; 1 Pedro 1:16). Que procuremos alcanzar esa estatura máxima, la cual nos acerca a Su trono en gran medida. Por ello es necesario que nos alimentemos de Su palabra, y que pongamos en practica todo lo estudiado, moldeando nuestro ser y proyectándonos en Cristo.

Palabras de fruto – Proclamemos el año del Señor (Deuteronomio 32:3)

Hablar positivamente es parte fundamental de todo cristiano. Sabemos que un léxico de bendición es propio de los que hemos decido creer en Dios. Los que confiamos en Sus promesas por encima de las adversidades que puedan manifestarse en nuestras vidas, más que una moda moderna que busca la elevación del hombre. El hablar palabras de bendición traerá la gloria del Padre a la tierra.

Ciertamente el Señor esta dispuesto para obrar a nuestro favor. Pero, sus movimientos son ocasionados por sus hijos, quienes creen en Su palabra y no se avergüenzan de decirlo. Si tu Padre celestial has dicho que lo hará es porque así será. Hablar con esa firmeza en el corazón terminara abriendo las ventanas de los cielos, y cambiando cualquier panorama adverso.

Proclamemos el año del Señor, hablemos de Su evangelio. Multipliquemos la buena notifica, creamos con gozo que Su mano esta pronta para salvarnos, que su venida esta cerca. Saquemos de nuestros corazones toda duda y mantengámonos fiel a Su palabra. Solo así alcanzaremos ver cumplidas Sus promesas.

Palabras de fruto – No a las palabras ociosas (Mateo 12:36)

Algo que nos ha quedado claro a través de los años, es el hecho de que no podemos perder el tiempo. Entendiendo que es un recurso limitado, se agota y avanza sin detenerse en ningún momento (Santiago 4:14). La palabra nos indica que hay tiempo para todo (Eclesiastés 3), pero reprocha que lo usemos en la ociosidad de eches y de palabras. Dándonos a entender que no debe existir en un hijo de Dios el tiempo para el ocio.

No debemos confundir el tiempo de descanso u los momentos de gozo con el ocio. Lo mencionado anteriormente es bueno, justo y necesario. Debemos programarlo en nuestra agenda, sin embargo, abusar de estos tiempos, pensar en cosas que no tienen un fin, descansar más de lo necesario, nada de esto es productivo para tu vida secular y espiritual. Pero empeora cuando esto sale de la mente y se convierte en palabras.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta