Ofertas engañosas
|

Ofertas engañosas

Bosquejos Bíblicos

Prédica de Hoy: Ofertas engañosas

Bosquejos Bíblicos Texto Bíblico:  «Mas el que persevere hasta el fin, este será salvoMateo 24:13

Introducción

La humanidad vive en un ciclo constante, muchas cosas se han actualizado u modernizado. Sin embargo, los objetivos siguen siendo los mismos. Trabajamos para obtener un resultado.

Nuestra meta puede ser financiera, física, social, espiritual; existen muchas variantes, pero el esfuerzo es una constante que no varía.

Si bien es cierto que “donde hay una necesidad hay un mercado”, existen personas que satisfacen sus necesidades aprovechándose de la necesidad del prójimo. Es allí donde aparecen ciertas ofertas milagrosas.

Aquellas cuya función es atraerte a un supuesto cambio radical en tu problema de una forma rápida, sin mucho esfuerzo y con grandes resultados.

Aprender a identificar las oportunidades que se presentan en la vida es una meta que todos deberíamos proponernos. Ciertamente el mundo es malo y con frecuencia busca llenar nuestra mente con ofertas engañosas. Es decir, busca llenarse a costa de nuestras aparentes carencias. Tenemos que ser consistente que hay buenas ofertas como podremos verlo a través de la palabra del Señor.

Caprichos, necesidades y prioridades (Proverbios 18:1 PDT)

Desde el día que nacemos venimos con una gran necesidad, la de comer. Gracias a Dios la mayoría de nosotros tuvimos esa madre maravillosa que nos alimentó. Son muchos lo que no tuvieron ese privilegio.

Sin embargo, Dios en Su infinita misericordia no dejo de proveerles, existen distintos tipos de necesidades, podemos clasificarlas en:

Caprichos:

Son aquellas necesidades impuestas por la sociedad, el entorno que nos rodea o nuestras propias conclusiones y creencias.

Podríamos decir que un reloj de quince dólares puede darte la misma hora que un reloj de tres mil dólares. En teoría es una necesidad ficticia que te involucra a ciertos sectores para encajar en distintos estándares de la sociedad.

Necesidades básicas:

Son aquellos espacios que deben ser llenados de algún modo, pero que realmente no tendrían un desenlace falta si no fueran ocupados.

Podríamos decir que la ropa es una necesidad básica. Necesitamos vestirnos para salir a estudiar o trabajar. Pero, no necesitamos comprarla constantemente. En este caso, la ropa de marca y más costosa entraría en el renglón de capricho.

Actualmente se siguen anexando implementos a las necesidades básicas como lo es el teléfono para poderse comunicar, incluso es utilizado para trabajar.

También hay necesidades sociales, como poder compartir con amigos, hacer deportes, tener pareja, conocer lugares distintos, podemos anhelar, puesto que son requerimientos. Sin embargo, no terminara mal si no lo cumplimos.

Prioridades:

Son los aspectos de la vida que deben ser adquiridos, puesto que dependemos de ellos para vivir. Un empleo o una fuente de ingreso puede considerarse una prioridad, ya que ese dinero te apoyara con el sustento de tu vida o la de tu familia.

Esto es igualmente importante para un hogar completo, donde se surta a sus hijos de protección, alimento, salud y conocimiento de Dios.

Lamentablemente las prioridades se han invertido, preferimos darle una smart tv, tablets y demás a los niños que prestarle atención. Preferimos pagar para que les enseñen, antes que gastar de nuestro tiempo.

Esto ha ocasionado un deterioro incalculable de la sociedad. Queremos dinero y propiedades más que una sociedad moralmente aceptable y dependiente del Señor.

La salvación (Juan 14:6)

Existe una necesidad invaluable para cada persona en el mundo, esta es la de conocer a Jesús. La de tener una relación intima con Dios, la de obtener la salvación (Juan 3:16).

Existen muchas ofertas engañosas, estas plantean que podrás adelgazar en un mes si tomas tal pastilla, una receta mágica que te acercaría a la meta soñada velozmente. Sin embargo, no existen atajos a la vida eterna.

Constantemente seremos bombardeados por nuestro entorno, ellos nos dirán que “no hace falta tanto sacrificio” para llegar al cielo. Nos dirán que con ser buena persona basta, que todos somos hijos de Dios.

Todo lo que sale de su boca es mentira tras mentira. Necesitamos ser una ofrenda grata ante el Padre. La salvación es por gracia y no por obras (Efesios 2:8-9). Solo los que reciben al Señor pueden ser sus hijos.

No existe fórmula milagrosa para llegar a Dios (1 Pedro 1:17-19 PDT)

Todo consiste en reconocer nuestro mal, entender que lo necesitamos en nuestra vida, alejarnos del pecado y resistir en esta carrera llamada vida, cumpliendo sus mandamientos y transmitiendo esa buena noticia a todos los que podamos en nuestra vida. El precio fue pagado, pero debemos mantener el valor de su sacrificio.

¡Atención! Querido hermano, debemos estar atentos, existe una sana doctrina, existe un manual, existe una historia. Debes estar atento a todo falso profeta que venga con falsas enseñanzas, buscando súbditos, dividiendo rebaños, creando confusión. La palabra de Dios no cambio, ni cambiara (Mateo 24:35). Solo hay un camino a Dios y es Jesús.

Seamos como esa novia prudente que mantuvo siempre su aceite. Esperemos ese amado que viene por su iglesia. No caigamos en ofertas falsas, no hay mas opciones.

Debemos mantenernos santos ante nuestro Padre. Nunca ha sido tan difícil como en estos tiempos de información mantenernos apartados del mundo. Pero, mientras mas grande sea la prueba mas grande es nuestro Dios.

Conclusiones

En tiempos de desafíos y dificultades siempre habrán aprovechados. Existen personas que donde ven una crisis ven una necesidad, aprovechándose de ella para llenarse a si mismos.

Esto esta bien para los capitalistas, pero nosotros como hijos de Dios no debemos caer en este pesado juego que busca destruirnos definitivamente.

Las experiencias de la vida, nuestra relación con Dios y la palabra deben ser un filtro ante de tomar cualquier decisión de tu vida. Recordemos que hay muchos lobos ofreciendo salvación lite, cosa que no existe.

El ser humano es olvidadizo, por ello tenemos que marcar la diferencia en humildad, no olvidando de donde Dios nos caso y a donde nos quiere llevar por sus caminos.

Solo hay un puente entre Dios y los hombres, ese es Jesucristo. Seamos fieles y obedientes, mantengámonos firmes a Sus promesas, Él no miente y cumplirá su palabra.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto .. Bosquejos Bíblicos

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *