|

Constante hasta el final

Bosquejos Bíblicos

Prédica de Hoy: Constante hasta el final

Bosquejos Bíblicos Texto Bíblico: «para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.» Efesios 4:14

Introducción

El inicio de cualquier proyecto en nuestras vidas suele ser muy emocionante. Generamos grandes expectativas cuando comenzamos un emprendimiento. Queremos comernos los libros cuando iniciamos en la universidad, planificamos muchas rutinas cuando nos inscribimos en el gimnasio. Nuestro estimulo emocional trabaja al 100% hasta cierto punto.

Llega un momento donde esos ánimos se apagan drásticamente. En ocasiones ocurre cuando la dificultad va en aumento, y en otras simplemente por desmotivación. Estos bajones son muy común en la humanidad. No son pecado, pero es una imperfección que debemos aprender a corregir, puesto que nos impide crecer social y espiritualmente.

I. Constancia contra Inconstancia (1 Corintios 15:58)

La constancia es la determinación de culminar un proyecto iniciado, no importando los cambios que pueda tener el plan o lo difícil que pueda tener el camino. Una persona constante busca las maneras de solucionar cada desafío que se presenta, puesto que se mentalizo en alcanzar la meta propuesta.

La inconstancia es lo contrario a la determinación. Es el estado mental de fluctuación y cambios constantes de ánimo. El individuo visualiza una meta, pero luego se aburre o se aparta, cambia de opinión constantemente, es una persona que no esta dispuesta a grandes desafíos ni dificultades para lograr sus metas.

II. La inconstancia genera problemas constantes (Santiago 1:8)

Una persona que no se dispone seriamente en cumplir determinadas acciones, difícilmente logre hacer algo importante con su vida. Inician cursos, estudios, deportes y sueños, pero nada les resulta. Muchas personas así caen en culpar a Dios, a su mala suerte, incluso al destino. Pero realmente la derrota comienza en su propia mente.

Dedicamos mucho tiempo imaginando como será, pero no damos esos pasos necesarios para acercarnos a nuestra meta. Mal interpretamos la palabra pensando en que “si las cosas son de Dios, se darán solas”. No hay mentira más grande que esa, el Señor envía y capacita, pero, nosotros debemos creerle y dar ese paso de fe, incluso si no vemos posibilidades.

Muchas personas viven frustradas social y espiritualmente por sentirse estancadas. Su mente es incapaz de dar con el origen de problema, porque ya forma parte de un habito del cual se adueñaron. Dicha costumbre nos limita a conseguir lo que queremos por no estar dispuesto a salir de nuestra comodidad y buscar nuestra victoria.

III. Cristianos y constantes

Dios bendice a sus hijos. Todo lo que tenemos proviene de su misericordia para con nosotros. Pero el Señor quiere darte más, aquí entra la constancia y dedicación. Un buen padre no dará a su hijo algo que no pueda administrar adecuadamente. Si te rindes en un empleo, si no eres honesto hasta el final, si te huyes con facilidad, Dios no podrá depositar en ti algo más grande.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.