La inconformidad
|

La inconformidad

Bosquejos Bíblicos

Prédica de hoy: La inconformidad

Bosquejos Bíblico Texto bíblico: «Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús1 Tesalonicenses 5:16-18

Introducción

Estar gozosos en estos tiempos modernos es complicado, el acceso al internet, el exceso de la información, la evolución de la tecnología, todos estos factores han generado una corriente creciente y sin fin de una necesidad; personalmente apode esta situación como la “necesidad innecesaria”.

Hoy estaremos hablando sobre la inconformidad, su profundidad en la actualidad, su creación y como podemos darle un fin radical, con el fin de poder adquirir lo que realmente es necesario para nosotros y quizás un poco más.

La Inconformidad

Es un estado del ser humano en donde sus ánimos son perjudicados por la falta de elementos o la no complacencia de algo que ya se tiene, puede manifestarse en forma de estrés, ira continua, envía, celos, amargura, entre otros.

La inconformidad se genera por la falta de algo que quisiéramos tener, en momentos muy específicos, puede ser algo referente a la moda, alguna necesidad financiera, social, material y sentimental.

Si bien es cierto que muchas personas poderosamente económicas, lograron sus mayores éxitos por una constante sustancia de inconformidad, no debemos decretarlo como algo bueno, estas personas anhelaban un éxito personal, comerse al mundo, cumplir sus sueños, pero nuestras necesidades son un tanto diferentes, mas profundas, espirituales y eternas.

Necesidad innecesaria

Cuando la fuente de nuestra inconformidad no es la indicada, nos proyectamos a sentirnos mal, hasta el punto de adquirir deudas o realizar promesas incumplibles para obtener eso que anhelamos pero que no necesitamos. ¿Por qué lo hacemos? La causa mas importante en la actualidad es la apariencia.

Existe una guerra sin precedentes, en donde el que tiene más, es más feliz y completo. Un gozo que se refleja por las redes sociales, lugar donde hasta los más ancianos de la casa se ven atraídos por estas redes. Miran información, ven videos, comparten historias. Incluso han adquirido la necesidad de entrar diariamente a revisar sus cuentas.

Se genero una necesidad por demostrarle a los demás que también estamos felices, aunque por dentro estemos quebrantados. Que también tenemos lujos materiales, aunque sean prestados o estemos endeudados. Vivimos ansiosos por generar “Likes” de las personas que nos miran, invertimos horas revisando si el número de esos likes aumenta.

Hemos perdido el gozo

Como cristianos hemos perdido el gozo, ya no queremos orar ni mucho menos dar gracias a Dios. Sentimos que el Señor nos debe algo. Creemos que el Señor no cumple Su palabra para con nosotros. Nos sentimos inconformes con la vida que tenemos, y con “lo mucho que nos falta por alcanzar”.

Responde las siguientes preguntas a ti mismo. Te ayudara a determinar algunas razones equivocadas para sentir inconformidad.

¿Realmente necesitamos un teléfono de mil doscientos dólares cuando nuestro salario no supera los cuatrocientos dólares?

¿Sabiendo que por lo general un salario básico en Latinoamérica, no supera los cuatrocientos dólares al mes en casi todos los países de habla hispana?

Estas ganas de querer estar a la moda nos costaría tres meses de trabajo solo para el celular, sin gastar absolutamente nada en esos 90 días. Por supuesto que una persona que trabaja debería poder disfrutar de su salario. Pero también debemos ser conscientes de que, pasar un cuarto de año trabajando por un teléfono no seria para nada inteligente ni productivo.

Muchas personas toman sus fotos mostrando su teléfono, parece que fue algo involuntario. Pero la realidad es que esa jugada esta fríamente calculada. Quiero demostrarte que tengo el ultimo teléfono, estoy actualizado mientras tu sigues con tu chatarra medieval.

Vivir de esta manera nos hace mucho daño, la inconformidad nos genera una expectativa muy alta, a veces imposible de cumplir. Muchas personas decidieron quitar su vida por lo miserable que se sentían. Otras se introdujeron al robo y venta de drogas, por ser el camino más fácil para obtener la libertad financiera.

¿Cómo enfrentamos la inconformidad?

Para detener esos sentimientos de rabia, para frenar de una vez por todas esas quejas que nos aturden y perturban a nuestro alrededor, para lograr el verdadero éxito debemos pedir al Señor su gozo maravilloso, aprender a vivir en la escasez y en la abundancia, el gozo no depende de las circunstancias, necesitamos esa sustancia medicinal otorgada por Dios.

El gozo Salmo 94:19

Es una virtud otorgada por el Espíritu santo en forma de fruto, en donde somos llenos de una gran felicidad cuyo motor de funcionamiento proviene de Dios. El reconocerle como nuestro Señor y contentarnos por Su obra en nosotros. Los cristianos llenos del Espíritu Santo estaremos siempre alegres porque estamos convencidos de que estamos en sus manos y Su amor nos sostiene.

La inconformidad y el agradecimiento Romanos 11:36

Dentro de una persona agradecida no hay espacio para la inconformidad. Dios nos ha provisto de todas nuestras necesidades, siempre ha estado con nosotros. Hoy estamos vivos porque Su mano poderosa ha sido extendida para bendecirnos. Y  porque Su voluntad a si lo ha querido, nunca debemos parar de agradecer.

Siempre habrá motivos para agradecer al Señor, solo debemos detenernos un poco y pensar. Recordemos todo lo que el Señor ha hecho por nosotros. Miremos lo que Él hace por nosotros. No miremos nuestra necesidad, miremos su provisión. Cambiemos el foco, hay muchos motivos para ser agradecidos.

Recordemos una cosa muy importante, nuestro paso en la tierra es temporal. Nada trajimos, nada nos llevaremos, es una formula muy simple. Cuando empezamos a ser agradecidos con el Señor, cambia todo en nuestro caminar como cristianos. Nuestros sueños y metas son accesibles para Dios. Pero si Él sabe que tus peticiones te destruirán, no lo vas a obtener.

Para concluir

La inconformidad nos aleja de todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros. La queja constante debilita nuestra relación con el Señor. Y si vivimos con ese estrés nos olvidaremos de alabarle y ser agradecidos, obviando Su gran amor y cuidados para nosotros.

El agradecimiento forma parte de la alabanza. El contentarnos y estar gozosos con lo que tenemos, alegra el corazón de Dios. Dar gracias nos abrirá el camino para que fluyan las bendiciones a nuestras vidas. ¡No paremos de agradecer! El respirar es un regalo del Señor, que se nos es otorgado de día y de noche. No lo olvides, siempre hay motivos para agradecer.

Bendiciones.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto… Bosquejos Bíblicos

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *