Exhortación de Dios
|

Exhortación de Dios

Prédica de Hoy: Exhortación de Dios

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Lectura Bíblica:Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús,” (1 Tesalonicenses 5:16-18)

Introducción

Dios es nuestro Padre Bueno. La misericordia del Señor no tiene límites. Él nos ha salvado por el amor eterno que ha tenido para con nosotros. Ahora somos ovejas de su prado y estamos bajo su protección.

Cuando venimos a los pies del Señor nuestra vida entera cambió. Dios nos pide que vivamos en santidad. La nueva vida que empezamos nos sorprende, viene a nosotros con nuevos retos para dejar de vivir en pecado y aprender a vivir para Dios. Esta vida es contraria al mundo y es necesario ir en contra de esa corriente de maldad.

Gracias damos a Dios que envió a su Espíritu Santo y que tenemos su santa palabra para guiarnos y caminar en rectitud. Es así como encontramos en su palabra exhortaciones del Señor para que aprendamos a vivir para Él.

1) En el gozo de Dios (Hechos 5:41)

La palabra de Dios nos invita a que vivamos gozosos. Pero este gozo no es como el mundo nos lo da, sino que es un gozo como Dios nos lo da. El gozo del Señor es nuestra fortaleza dice su palabra. Dios nos pide vivir siempre con ese gozo que Él da.

Vemos también en su palabra ejemplos de ese gozo maravilloso, leemos en Hechos como los primeros cristianos eran llevados a la cárcel, eran castigados y los amenazaron para que no siguieran predicando el mensaje de salvación.

Pero lejos de obedecer a los hombres, estos primeros cristianos fueron obedientes a Dios y siguieron predicando. Pero lo que llama mucho la atención es que ellos en lugar de entristecerse, de desfallecer, estaban llenos de gozo por ser tenidos por dignos de padecer por causa del nombre de Jesús.

2) Orando sin cesar (Efesios 6:18)

Si la oración no fuera beneficiosa para nuestra vida el Señor no nos hubiera dejado esta exhortación para nuestra vida. La palabra de Dios no dice que oremos en algunos momentos, no dice que le dediquemos un tiempo de vez en cuando. La palabra de Dios dice que oremos sin cesar, que no nos cansemos de pedir delante de Dios.

La exhortación de Dios es que oremos en todo tiempo, que perseveremos en la oración. Cuando oramos nos acercamos al Señor con toda reverencia, nos santificamos para venir delante de Dios pues no podemos estar en su presencia en pecado. Debemos saber que cuando nos acercamos a Dios lo hacemos con fe, creyendo que en Dios tenemos todas las cosas.

3) Siendo agradecidos (1 Corintios 15:57)

La exhortación de Dios  es que seamos agradecidos con Dios. Son innumerables las razones por las que estamos agradecidos con Él. Dice su palabra que Dios multiplica sus bendiciones sobre nuestra vida cada mañana. Así que no es difícil estar agradecidos con el Señor.

El regalo más grande que una persona puede recibir es la salvación de nuestra alma, este es motivo suficiente para estar agradecidos con Dios y entregarle todo nuestro ser en adoración a su gran amor y misericordia.

Aprendamos a ser agradecidos con el Señor y vivamos sin quejas, sin lloriqueos, sino que vivamos agradecidos sabiendo que de Dios somos y Él está de nuestro lado cuando le entregamos toda nuestra vida.

4) En el fuego de Dios (2 Timoteo 1:6)

Además debemos aprender a vivir en el poder de Dios. Para eso el Señor envió a su Espíritu y nos llenó con Él. En lugar de apagar al Espíritu de Dios en nuestro corazón debemos avivar ese fuego poderoso dentro nuestro.

La manera que avivamos el fuego del Espíritu Santo es viviendo en santidad, apartarnos del mal y hacer lo que el Señor nos mande. Recordemos que el Espíritu Santo nos guía hacia todo lo que es de Dios y nuestro oído espiritual debe estar atento a su voz y ser obedientes cuando nos lleve a hacer la voluntad de nuestro Padre.

La oración, la lectura de la palabra y la obediencia nos permitirán estar en el fuego del Espíritu Santo, viviendo en santidad todo el tiempo.  Dios nos da su Espíritu, debemos recibirlo con gozo y seamos obedientes a su voz.

5) Reteniendo lo bueno (1 Tesalonicenses 5:21)

La exhortación de Dios  para nuestra vida es que retengamos lo bueno. En el mundo habrán muchas cosas que parecen buenas, pero si las observamos a la luz de la palabra de Dios nos damos cuenta que no lo son. Por lo tanto debemos ser obedientes a esta palabra y examinarlo todo por medio de su palabra y retener aquellas cosas que son buenas.

También nos dice su palabra que pensemos en aquellas cosas que convienen, habrán cosas que no convienen tanto y otras que son contrarias al Señor. Seamos obedientes, estemos atentos y retengamos sólo aquellas cosas que nos conducen a Dios.

6) Haciendo el bien (Isaías 1:17)

Conocemos el bien, Dios nos ha dado una conciencia que nos dice cuando algo no está de acuerdo al código de conducta que Dios quiere de nosotros. Su palabra es ese código que nos permite ver lo que agrada y lo que desagrada al Señor. Su Espíritu nos da la fuerza para vivir de acuerdo a su palabra y ser agradables delante del Señor.

La exhortación de Dios  es que debemos hacer el bien siempre, obedeciendo a Dios antes que a los hombres. Porque el mundo quiere llevarnos hacia la maldad, haciéndonos ver que lo normal es el mal, pero sabemos en nuestro corazón que lo que Dios quiere es que no satisfagamos los deseos de la carne sino los del espíritu.

Conclusión

Dios es bueno y quiere lo mejor para nuestra vida. Si Dios quiere lo mejor entonces sus exhortaciones, sus mandamientos son buenos para nosotros y debemos obedecerlos pues nos llevan a ser agradables delante de Dios y Él nos recompensará si así lo hacemos.

Por lo tanto seamos obedientes teniendo el gozo de Dios en nuestro corazón, oremos en todo tiempo, seamos agradecidos con el Señor por todo lo que nos da. Procuremos estar siempre en el Espíritu, examinándolo todo pero haciendo solo lo que conviene, lo que agrada al Señor. Entonces nos convertiremos en verdaderos hijos de Dios, obedientes, santos y verdaderos adoradores de nuestro Dios.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto… Bosquejos para Predicar

Por favor respete los derechos de autor. No copie y pegue este material en otros sitios web o redes sociales. El plagio es robo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *