¿Por qué es necesario la santidad?

Bosquejos Bíblicos

Bosquejos Bíblicos Predica de Hoy: Santidad .. ¿Por qué es necesario ser santo?

Bosquejos Bíblicos Lectura Bíblica de Hoy: 1 Pedro 1:16

Introducción:

La palabra «santo» se usa en la Biblia para describir a Dios (Levítico 20:26), quien es el más alto y poderoso (1 Samuel 2:2). También se puede usar para describir a personas que son apartadas para el servicio de Dios (Mateo 27:52; Hechos 26:10; Romanos 15:25).

Las personas necesitan ser santas porque eso las acercará más a Dios y pasarán la eternidad con Él.

La Biblia dice que para ser santo, uno debe despojarse del viejo hombre y vestirse del nuevo (Efesios 4:21-23). Una forma de llegar a ser santo es siguiendo los mandamientos de nuestro Salvador Jesucristo. Las personas también pueden ser santas siendo obedientes a Su voluntad, amando a los demás y entregándose completamente a Él.

I. ¿Cuáles son los atributos de la santidad?

Los atributos de la santidad, a menudo se describen como los tres aspectos de Dios que están en proceso de ser revelados a la humanidad: (1) trascendencia, (2) inmanencia y (3) amor.

1. Trascendencia (Isaías 55:8-9)

Dios es diferente de su creación, no es parte de ella, porque Él la creó, está por encima de ella, la sostiene y la dirige. El término teológico usado para describir esto es la palabra trascendental. Esto significa que Dios es mucho más grande que Su creación y no depende de ella; Dios trasciende (Jeremías 23:24).

La trascendencia es el aspecto de la santidad que remite a la alteridad de Dios y a su misterio.

2. La inmanencia (Jeremías 23:23-24)

La inmanencia refiere a la cercanía de Dios a la humanidad, y su participación en los asuntos humanos. La inmanencia de Dios está claramente demostrada en el Antiguo Testamento (Éxodo 13:21, 40:38; Josué 6:20; 2 Crónicas 7:1). Sin embargo, esto se lleva a otro nivel en el Nuevo Testamento. La promesa mesiánica fue la promesa eterna de Dios de que Él estaría con nosotros (Isaías 7:14).

En el Nuevo Testamento, esta promesa se cumple con la vida de Jesucristo. Todo el Nuevo Testamento sirve como prueba y explicación de la inmanencia de Dios. Dios no solo está completamente involucrado en Su creación, sino que también está redimiendo, y restaurando activamente Su creación, que se ha vuelto contaminada y tóxica. Dios nunca ha sido de los que simplemente se sientan y observan Su creación sin participar activamente en ella.

La inmanencia de Dios es una de las principales razones para alabar a Dios, y con frecuencia se descuida demasiado entre otros atributos de Dios. Dios es más activo e involucrado en Su creación de lo que podemos entender.

3. El amor (1 Juan 4:16)

El amor es el aspecto de la santidad que se refiere al amor de Dios por la humanidad, y su deseo de que los seres humanos se reconcilien con él (Juan 3:16).

El amor de Dios por la humanidad es el fundamento de la fe cristiana. La Biblia dice que Dios amó tanto al mundo que envió a su único hijo, Jesús, para salvarlo. Este amor no es pasivo; es activo y busca reconciliarse con la humanidad.

II. Santidad – ¿Por qué es necesaria una vida santa?

Una vida santa es necesaria porque forma el fundamento de nuestra relación con Dios. La Biblia es clara en que una vida santa es necesaria para mantener una relación con Dios.

La Biblia dice que el Espíritu Santo no vivirá en una persona impía. El Espíritu Santo solo morará en alguien que ha sido santificado por Jesucristo.

El Espíritu Santo es la tercera persona en una trinidad de Dios, quien da vida a todas las cosas y es visto como el consolador. Es una de las partes más significativas del cristianismo, ya que se ve como la parte que te ayuda a vencer el pecado y vivir una vida santa.

III. ¿Cómo buscar la santidad en un mundo caído?

El Espíritu Santo es el único que puede hacernos santos. Necesitamos dejar que Él tome el control de nuestras vidas y nos guíe para hacer lo correcto.

Debemos ser conscientes de que Satanás siempre está tratando de tentarnos, y no debemos ceder a ninguna de sus tentaciones. En su lugar, debemos orar para que nos guíe, nos fortalezca y nos proteja.

También debemos recordar que Dios siempre nos amará pase lo que pase. Él perdonará nuestros errores y nos dará otra oportunidad si la pedimos con un corazón humilde. La Biblia es la palabra de Dios y nos enseña muchas cosas. Una de estas lecciones que Dios nos ha mostrado es que nos Él nos perdona si le pedimos que nos perdone.

  • 2 Crónicas 7:14
  • Lucas 5:32
  • Hechos 2:38; 3:19
  • 1 Juan 1:9
  • 2 Pedro 3:9

Conclusión

Nuestra santificación no es un logro personal, sino un estado o posición a la cual la gracia de Dios nos ha llamado. Además, es nuestra responsabilidad “santificarnos” a nosotros mismos. Si queremos disfrutar de una relación íntima con Él, debemos proteger nuestra vida de todos los pecados conocidos. Jesús dijo: “Bienaventurados los puros, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8).

Recordemos lo que nos dice la Biblia en Hebreos 12:14 cuando leemos: «Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.«

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto .. Bosquejos Bíblicos para Predicar

Publicaciones Similares