Texto Bíblico: Colosenses 2:6-10

Introducción:

El desgaste o destrucción de la verdad bíblica y la sana doctrina, producido por la fricción continúa y violenta por parte de este mundo, ha producido que en numerosas congregaciones se predique una versión aguada de la verdad de Dios.

Esto ha conducido a que existan numerosas personas dentro de la iglesia en condiciones espiritualmente graves; existen numerosas personas dentro de la iglesia que sufren de una anemia espiritual porque no están recibiendo el alimento correcto. No están recibiendo el alimento de la Palabra de Dios, el cual es el único alimento que puede nutrir nuestro espíritu y fortalecer nuestra fe.

Anuncios

En otras palabras, existen numerosas congregaciones que una vez estaban en el fuego del Señor, pero que ahora se han convertido en salones de reuniones sociales.

Ahora la pregunta que debemos hacernos es: ¿qué podemos hacer nosotros para evitar que esto suceda en nuestra congregación? Éste es el tema que estaremos explorando en el día de hoy.

I. Andad en él (vers. 6)

a. Una persona que busca andar en Él, es una persona que sólo busca agradar a Dios, y esta debe ser la meta de todo creyente.
b. Existen numerosas cosas que buscan distanciar al cristiano de la presencia de Dios.
c. Jesucristo experimentó las tentaciones que nosotros experimentamos. (Hebreos 4:15).
d. Jesús fue tentado cuando Él se encontraba debilitado. (Mateo 4:2)
e. Jesucristo venció con la palabra de Dios. (Mateo 4:4; Mateo 4:7; Mateo 4:10)
d. Andar en Él nos entrega la victoria (Romanos 8:37)

II. Arraigados y sobreedificados en él (vers. 7)

Anuncios

a. Cambiar nuestra manera de ser, pensar, y de ver las cosas (Efesios 4:22-24)
c. Perseverar en la santidad (1 Pedro 1:14-15)
d. Edificar sobre el fundamento firme (Hechos 4:11)

III. Mirad que nadie os engañe (vers. 8)

a. En numerosas congregaciones se predique un evangelio aguado
b. Lo que se predica y enseña es lo que el hombre opina que “políticamente correcto”
c. Al pecado hay que llamarle pecado (1 Juan 3:8)
d. No podemos aceptar un evangelio diferente (Gálatas 1:8)

IV. La plenitud de la Deidad (verss. 9-10)

a. Tenemos que reconocer el poder, majestad, y gloria de Dios en nuestra vida
b. Estamos completamente cubiertos por la sangre de Jesús
c. Acude al único que te podrá dar la victoria (Filipenses 2:9-11)
d. Recuerda: “…en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad…”

Anuncios

Conclusión

Existen numerosas cosas que tratan de enfermar el espíritu de las personas. Unos lo hacen a través de mentiras o especulaciones, y otros lo hacen al no predicar la palabra de Dios sin adulterar. Así que si queremos disfrutar de una vida espiritual saludable, entonces tenemos que hacer tres cosas.

  1. Andar en Él
  2. Renovar nuestros pensamientos y manera de ser
  3. Dejar de escuchar las filosofías y tradiciones del hombre
  4. Reconocer el poder, majestad, y gloria de Dios en nuestra vida en todo momento.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.