Confiar en Dios

Confiar en Dios

Mensajes Cristianos Prédica de Hoy: Confiar en Dios

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Bíblica: Jeremías 17:5-10

Introducción

Hoy quiero compartir una reflexión sobre la importancia de confiar en Dios. En mi propia vida, he aprendido muchas lecciones sobre la confianza.

Recuerdo cuando aprendí a tocar el bajo. Al principio, confiaba en mis propias habilidades, pero pronto me di cuenta de que necesitaba algo más: la guía y la ayuda de Dios. Esta experiencia me enseñó que, aunque nuestras habilidades son importantes, es fundamental confiar en Dios para verdaderamente prosperar.

I. Confiando en Dios

El los versiculos que estamos explorando hoy se nos enseña sobre la importancia de confiar en Dios. Dice así:

«Así ha dicho Jehová: Maldito el hombre que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada. Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.«

Estos versículos nos muestran dos caminos: uno de maldición y otro de bendición. La diferencia está en nuestra confianza. Si confiamos en Dios, seremos como un árbol plantado junto a las aguas, siempre verde y fructífero, sin importar las circunstancias.

II. Aprender a Confiar en Dios

Confiar en Dios puede ser un desafío, especialmente en tiempos difíciles. Proverbios 3:5-6 nos guía en este aspecto:

«Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.«

Estos versículos nos llaman a confiar en Dios con todo nuestro corazón y a no depender de nuestra propia sabiduría. Cuando confiamos en Él, Él nos guiará y nos dará dirección en nuestras vidas.

III. Confiar en el Hombre

A menudo, ponemos nuestra confianza en nuestras habilidades o en otras personas. Sin embargo, Isaías 55:7 nos llama a abandonar esos caminos y a volvernos a Dios:

«Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.«

Este versículo nos recuerda que cuando confiamos en Dios, Él nos ofrece su misericordia y perdón. Confiar en nosotros mismos o en otros puede llevarnos por caminos equivocados, pero confiar en Dios nos guía hacia su misericordia.

IV. ¿En Quién Confiamos?

La confianza en Dios es una cuestión de fe. Hebreos 11:6 nos dice:

«Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.«

Este versículo nos enseña que nuestra fe en Dios es esencial. Debemos reflexionar sobre en quién estamos poniendo nuestra confianza: ¿es en Dios o en cosas pasajeras? Esta reflexión nos ayudará a fortalecer nuestra relación con Dios.

V. No Confiar en Dios Nos Limita

No confiar en Dios puede limitarnos de muchas maneras. A veces, no alabamos a Dios con libertad porque tememos el juicio de otros. Otras veces, no buscamos oración porque tememos lo que la gente pueda pensar. Estas limitaciones nos impiden experimentar la plenitud de la vida cristiana.

Conclusión

La confianza en Dios nos trae bendiciones, paz y dirección. Cuando confiamos en Él, somos como un árbol plantado junto a las aguas, siempre verde y fructífero. Los invito a examinar sus vidas y a reflexionar sobre áreas donde necesitan aumentar su confianza en Dios. Pidamos a Dios que aumente nuestra fe y confianza en Él.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *