El Día del Señor

El Día del Señor

Mensajes Cristianos Prédica de Hoy: El Día del Señor

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Bíblica: 2 Pedro 3:12

Introducción

Como cristianos, vivimos con la esperanza y la expectativa del regreso de nuestro Señor Jesucristo. Esta expectativa no solo nos llena de esperanza, sino que también nos llama a vivir vidas santas y piadosas.

Pedro nos exhorta a «esperar y apresurar la venida del día de Dios.» Este mensaje explorará cómo podemos vivir en esta expectación, preparándonos para ese glorioso día y viviendo de una manera que honre a Dios.

I. La Expectativa del Día del Señor

Aquí vemos que se nos dice: «Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán.» Este versículo nos llama a vivir con un sentido de urgencia y expectación.

No estamos simplemente esperando pasivamente, sino que estamos activamente preparándonos para el regreso de Cristo. Esta expectativa debe motivarnos a vivir vidas santas. Como dice 1 Juan 3:3, «Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.«

II. Viviendo Vidas Santas y Piadosas

El apóstol Pedro nos llama a vivir vidas santas y piadosas mientras esperamos el regreso del Señor. Esta santidad no es solo un estado interno, sino que debe reflejarse en nuestras acciones diarias.

En 1 Pedro 1:15-16, se nos exhorta: «Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.» Esta llamada a la santidad nos recuerda que debemos vivir de una manera que refleje el carácter de Dios, apartándonos del pecado y dedicándonos a hacer su voluntad.

III. Preparándonos para el Día del Señor

Prepararse para el Día del Señor implica vivir con propósito y dedicación a la obra de Dios. Esto significa ser diligentes en nuestra fe y en nuestro servicio a los demás. En Mateo 24:42, Jesús nos advierte: «Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.«

Esta vigilancia implica una vida activa y comprometida con el reino de Dios. Además, en Tito 2:13-14 se nos recuerda: «Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.» Así, nuestras vidas deben estar marcadas por la esperanza y el celo por las buenas obras.

Conclusión

Vivir en expectativa del Día del Señor es un llamado a la santidad, la vigilancia y el servicio activo. Te invito a reflexionar sobre cómo estás viviendo tu vida en preparación para el regreso de Cristo.

¿Estás viviendo de una manera que refleja la santidad de Dios? ¿Estás vigilante y activo en tu fe? Busca la guía del Espíritu Santo para vivir cada día con propósito y dedicación. Juntos, como comunidad de creyentes, podemos apresurar la venida del Día del Señor, viviendo vidas que honren y glorifiquen a Dios.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *