El Tesoro Dentro de Nosotros

El Tesoro Dentro de Nosotros

Mensajes Cristianos Prédica de Hoy: El Tesoro Dentro de Nosotros

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Bíblica: 2 Corintios 4:7-12

Introducción

Hermanos y hermanas, hoy quiero hablarles sobre un tema profundo y lleno de significado: «El tesoro dentro de nosotros«. En los versículos que estamos explorando hoy, el apóstol Pablo nos revela que tenemos un gran tesoro en vasos de barro.

¿Qué significa esto para nuestras vidas? ¿Por qué Dios elegiría poner Su tesoro en nosotros, frágiles y débiles como somos? Reflexionemos sobre estas preguntas y descubramos las respuestas. Este mensaje es crucial para entender nuestro valor y propósito en el plan de Dios.

I. El Tesoro en Vasos de Barro

El Tesoro en Vasos de Barro

En el vers. 7 Pablo dice: «Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros«. Este versículo nos muestra que, aunque somos frágiles como el barro, Dios ha puesto Su poder y gloria en nosotros. ¿Por qué haría eso? Para que quede claro que la gloria y el poder vienen de Él, no de nosotros. Esta verdad debe llenarnos de humildad y gratitud.

a. La Fragilidad Humana

Somos frágiles como vasos de barro. Sin embargo, Dios nos ha elegido para llevar Su tesoro. ¿No es sorprendente? Nuestra debilidad resalta Su fortaleza (2 Corintios 12:9). En nuestra fragilidad, Su poder se perfecciona. Esto nos recuerda que no debemos confiar en nuestras propias fuerzas.

b. El Poder de Dios en Nosotros

Dios pone Su poder en nosotros, a pesar de nuestra fragilidad, para demostrar Su grandeza. Esto nos asegura que no estamos solos. Cuando enfrentamos dificultades, es Su poder el que nos sostiene (Efesios 3:20). Él nos capacita para hacer Su voluntad.

c. La Humildad y la Gratitud

Saber que llevamos el tesoro de Dios nos debe llenar de humildad. No somos nada sin Su gracia. La gratitud debe ser nuestra respuesta diaria. Cada día debemos agradecer a Dios por Su misericordia (Colosenses 3:17). Su tesoro en nosotros es un regalo inmerecido.

d. El Testimonio de Nuestra Vida

Nuestra vida debe ser un testimonio del tesoro que llevamos. Cada acción y palabra deben reflejar Su gloria. ¿Cómo estamos mostrando este tesoro al mundo? Debemos vivir de manera que otros vean a Cristo en nosotros (Mateo 5:16). Nuestro testimonio puede llevar a otros a conocer a Dios.

II. El Propósito de Dios en Vasos de Barro

El Propósito de Dios en Vasos de Barro

Dios tiene un propósito al poner Su tesoro en vasos de barro. Nos muestra que Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. En los verss. 8-9, Pablo describe las dificultades que enfrentamos, pero también cómo somos sostenidos por el poder de Dios. Esto nos enseña a confiar en Él en todo momento.

a. Para Mostrar Su Poder

Dios usa nuestra debilidad para mostrar Su poder. En nuestras pruebas, Su poder se manifiesta claramente. Esto nos da esperanza en medio de las dificultades (Isaías 40:29). No estamos solos en nuestras luchas; Su poder está con nosotros.

b. Para Llevar la Gloria a Dios

Nuestro propósito es llevar la gloria a Dios. Cuando reconocemos nuestra fragilidad, dependemos más de Él. Esto glorifica Su nombre. Cada victoria que obtenemos es un testimonio de Su poder (1 Corintios 10:31). Nuestra vida debe ser una constante alabanza a Él.

c. Para Inspirar a Otros

Nuestra fragilidad y la presencia de Dios en nosotros pueden inspirar a otros. Al ver cómo Dios obra en nuestras vidas, otros pueden ser atraídos a Su amor. Somos ejemplos vivos de Su gracia (Hebreos 12:1). Nuestra historia puede motivar a otros a buscar a Dios.

d. Para Transformar Nuestras Vidas

El tesoro en nosotros no solo es para mostrar a otros, sino para transformarnos. Dios usa nuestras experiencias para moldearnos a Su imagen. Cada prueba y victoria nos acercan más a Él (Romanos 12:2). Su propósito es hacer de nosotros nuevas criaturas en Cristo.

III. La Vida de Cristo en Nosotros

Supera los Desafíos con Fe
Supera los Desafíos con Fe .. Predicas Cristianas

En los verss. 10-12 Pablo explica que llevamos la muerte de Jesús en nuestro cuerpo, para que la vida de Jesús también se manifieste en nosotros. Esto significa que a través de nuestras dificultades y sufrimientos, la vida de Cristo se revela al mundo. Este es el corazón del evangelio.

a. La Muerte y Resurrección de Jesús

Llevar la muerte de Jesús significa identificarnos con Su sacrificio. Pero también nos identificamos con Su resurrección. En cada sufrimiento, hay una promesa de nueva vida (Romanos 6:5). Esta es nuestra esperanza y fuerza diaria.

b. La Vida de Cristo en Nuestra Fragilidad

En nuestra fragilidad, la vida de Cristo brilla más fuerte. A través de nuestras debilidades, Su vida se manifiesta poderosamente. No debemos desanimarnos en las pruebas. Recordemos que cada dificultad es una oportunidad para que Su vida se muestre (Gálatas 2:20).

c. El Testimonio de Sufrimiento y Esperanza

Nuestro sufrimiento es un testimonio de esperanza. Mostramos al mundo que, aunque sufrimos, no estamos derrotados. Cristo en nosotros es nuestra esperanza de gloria (Colosenses 1:27). Esta esperanza es lo que sostiene nuestra fe.

d. La Promesa de la Vida Eterna

Finalmente, la vida de Cristo en nosotros nos asegura la vida eterna. Esta promesa nos da fortaleza para seguir adelante. No importa lo que enfrentemos aquí, tenemos una esperanza eterna (Juan 14:2-3). Vivamos con la vista puesta en esta promesa.

Aplicación

Hermanos y hermanas, debemos reconocer el tesoro que llevamos dentro. Este tesoro es el poder y la vida de Cristo. Nos llama a vivir de manera que glorifique a Dios. En nuestra fragilidad, Su poder se perfecciona. Debemos confiar en Su fuerza y mostrar Su gloria en nuestras vidas diarias. Cada día es una oportunidad para reflejar Su amor y gracia.

Para concluir.

Hoy hemos explorado el gran tesoro que llevamos en vasos de barro. Hemos visto cómo Dios usa nuestra fragilidad para mostrar Su poder y gloria. También hemos entendido que nuestra vida debe ser un testimonio de este tesoro. En nuestras pruebas, Su vida se manifiesta en nosotros. Les animo a vivir con humildad y gratitud, reconociendo siempre el tesoro que llevan dentro. Que nuestras vidas reflejen la gloria de Dios y que otros sean atraídos a Su amor. Amén.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *