Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos – Texto Biblico: Proverbios 5:15-19Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo. ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas?. Sean para ti solo(a), Y no para los extraños contigo. Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer (el hombre) de tu juventud, Como cierva amada y graciosa gacela. Sus(tus) caricias te(le) satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre”.

Ud. es el deleite de su cónyuge. Deleitar es complacer, gustar, recrearse, satisfacer. “Deleite” significa placer, sensación agradable.

Como mujer y esposa, muchos son los problemas, trabajos, quehaceres, tareas, ocupaciones, responsabilidades, etc. que tiene en su hogar y que llevan a enfriar la relación de pareja. Primero están los hijos, el trabajo, la casa, la limpieza del hogar, etc. antes que complacer y prestar atención a su esposo.

Muchas de las relaciones matrimoniales se enfrían, y llegan a ser monótonas. Sin satisfacciones para sus vidas a causa de las muchas preocupaciones y tareas. No dejamos lugar a lo mas importante que es nuestro matrimonio, la base de nuestra familia. Es así que muchos de ellos terminan destruyéndose.

Anuncios

Reconquistar tu lugar

Hoy vamos a hablar de reconquistar tu lugar, el lugar de esposa, amiga, compañera, compinche y amada de su esposo. No solo ser la ayuda idónea, sino ser el deleite de tu esposo (Eclesiastés 9:9).

El deleite no solo en la relación marital sino que el deleite es amar a tu esposo, complacerlo en todo. Tu que conoces sus gustos, sus gestos. Tu que conoces sus pensamientos, sus reproches.

Comienza a cambiar tus malas formas de proceder, que hicieron que tu matrimonio dejara de tener el fuego del amor, la pasión, compresión, paciencia y comienza la reconquista de tu matrimonio ante que lo lleves al caos, a la destrucción que te traerá dolor y aflicción. Nunca te perdonarás el hecho que no hiciste nada por ello cuando veías que todo se estaba derrumbando.

El tema

No es dejar de lado tu trabajo, tus quehaceres, tus hijos, tu casa, etc. El asunto es que ocupes en esto parte de tu tiempo, y dejes el resto para planear como reconquistar a tu esposo. Recordar tus primeros tiempos donde él se gozaba al estar junto a ti.

Reflexionar donde tenían tiempos de charlas interminables sobre los proyectos futuros del matrimonio y la familia. Ese tiempo donde prestabas atención a los problemas de su trabajo, y conocías muy bien sus salida y su entrada. No porque lo presionaras para que te contara, sino que él habría su corazón y confiaba mas en ti y es así que todo lo compartía contigo.

Anuncios

Recuerda cuanto tiempo hace que no le preparas su comida preferida o su postre favorito. Ten presente cuantas veces le dijiste que no a alguna salida a la que él quería llevarte.

Has memoria de cuantas veces pusiste excusas para no cumplir con la relación marital, y cuánto le afectó esta actitud. Piensa en qué es lo que mas le desagrada de ti, y que lo llevó a enfriarse y a alejarse de ti. Sobre todo recuerda cuanto hace que no le dices que lo amas y lo necesitas.

Todas estas cosas y cuántas más pueden haber sucedido en tu relación matrimonial, que llevaron a tu enfriamiento y a la monotonía. Hoy tienes la oportunidad que Dios te brinda para que recapacites y vuelvas a reconquistar a tu amado esposo.

No todo está perdido

No todo está perdido, comienza en este trabajo de reconquista y verás los frutos de tu trabajo. Verás que no será en vano sino que tu matrimonio reverdecerá, como la palmera será fuerte y echará nuevas raíces dando frutos de una vida matrimonial feliz, llena de amor y seguridad.

Algunos consejos para la reconquista

PERDÓN:

Mateo 6:14-15, la falta de perdón es algo que estorba y destruye la relación matrimonial y que no permite avanzar en la reconquista de tu matrimonio; perdona y pide perdón a tu esposo, reconcíliense en el amor de Cristo, esto traerá sanidad a tu matrimonio “Perdonad y seréis perdonados”.

Anuncios

AMISTAD y COMPAÑERISMO:

Proverbios 31:11, es lo que el matrimonio necesita para su crecimiento. Saber que en tu esposo tienes el mejor amigo y compañero, que antes que le cuentes a otros tus problemas, quejas, alegrías, puedas ir a él. Pues él será quien te sostenga en los momentos difíciles y tristes, o quien se goce contigo en las alegrías.

PACIENCIA:

2 Pedro 1:5-7, Es uno de los frutos del Espíritu mas difícil de obtener, pero no imposible si le amas de verdad. En todo momento y en toda circunstancia la paciencia debe estar fluyendo en tu vida. Aceptar los errores de tu esposo es difícil, pero con paciencia las soportarás. Y con la oración, que tiene tremendo poder, cambiarás las actitudes que de él no te agradan.

TIEMPO:

Efesios 5:15, dedica solo a él parte de tu tiempo cada día. Piensa qué puedes hacer junto a él o con él, salir, charlar, dar un paseo, acompañarlo al gimnasio o al club, tomar un café, preparar algo delicioso que a él le agrada, salir a caminar juntos, alquilar una película o ir al cine, etc. Solamente tu conoces a tu esposo y solo tu lo puedes complacer. Hazlo sin demora y reconquístalo para ti.

DINERO:

Proverbios 10:4, la falta de dinero en el hogar es causa de discordia, peleas y enojos que llevan a quebrar el matrimonio. Muchas de las mujeres son por demás exigentes con sus esposos, quieren el último electrodoméstico que salio a la venta. Quieren vestirse a la última moda, quieren que su esposo le pague el gimnasio, las clases de cocina, y si es posible, también que le de una cuota mensual para gastos extras.

Amada, es necesario ser una buena administradora de las finanzas de tu esposo. Recuerda que Dios te pedirá cuentas de ellas. Muchas veces los esposos tienen que sacar horas extras o buscarse otro trabajo para satisfacer los gastos innecesarios de sus esposas, y aún así nunca les alcanza el dinero. El esfuerzo es tremendo, pero lo llevan a cabo solamente para complacerlas.

AMOR:

Cantares 8:6-7, encender el fuego del amor en tu matrimonio. Es una de las bases fundamentales para su permanencia, seguridad y fidelidad.

Complace a tu esposo en sus necesidades

Amada, complace a tu esposo en sus necesidades, se su amada y el deleite de sus ojos. Haz que él no necesite tener a otra mujer en sus brazos para ser feliz. Tu puedes y tienes la capacidad de amarle y complacerle. Si tu lo deseas, debes poner todo tu empeño en reconquistar tu esposo para hacer de este, el tuyo, un matrimonio feliz y perdurable.

Cantares 3:1-4Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; Lo busqué, y no lo hallé. Y dije: Me levantaré ahora, y rodearé por la ciudad; Por las calles y por las plazas Buscaré al que ama mi alma; Lo busqué, y no lo hallé. Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, Y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma? Apenas hube pasado de ellos un poco, Hallé luego al que ama mi alma; Lo así, y no lo dejé, Hasta que lo metí en casa de mi madre, Y en la cámara de la que me dio a luz”.

Hermana que las bendiciones del Altísimo sean derramadas sobre tu matrimonio.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto.. Mensajes Cristianos