Texto Biblico:El que menosprecia el precepto perecerá por ello; mas el que teme el mandamiento será recompensado.” (Proverbios 13:13)

Propósito de la palabra (2 Timoteo 3:16)

Dios ha dejado su palabra inspirada para que nos sea de utilidad. El Señor no nos deja solos, siempre está con nosotros para bendecirnos, pero también para darnos corrección. Sabemos que Dios se goza cuando hacemos su voluntad, pero una de las formas de conocer esa voluntad de Dios es por medio de su palabra inspirada.

Anuncios

Dios ha dejado su palabra escrita y por medio de ella podemos conocer la buena voluntad de Dios para el ser humano y el plan de salvación de Dios para el hombre. Dios es bueno y quiere que todos seamos salvos de esta perversa generación. Por medio de su palabra podemos llegar a conocer esa buena voluntad de Dios para nuestra vida.

En 2 Timoteo 3:16 leemos como la escritura es inspirada por Dios. Es decir que fue escrita por hombres mortales, pero sus palabras no fueron escritas por voluntad humana, sino que el Espíritu Santo guió a estos hombres en lo que debían escribir, pues lo que escribieron fue palabra de Dios. Dios les habló al oído acerca de lo que debían escribir. Y su palabra permanece para siempre, por eso hasta el día de hoy conocemos el plan de Dios para nuestra vida.

La palabra de Dios es útil para enseñar, Dios nos pide que enseñemos su palabra, que prediquemos a tiempo y fuera de tiempo, pues el ser humano necesita de Dios. La palabra de Dios también nos redarguye de pecado, es decir que  nuestra conciencia es tocada para que no nos deje tranquilos hasta hacer la voluntad de nuestro Dios. Conocemos a través de la biblia la voluntad del Señor para nuestra vida y si algo no es agradable al Señor, esta nos dice que lo que hacemos es contrario al Señor y debemos cambiar nuestro comportamiento.

Anuncios

Entonces  la palabra  nos corrige hasta que caminamos en los planes de Dios y nos instruye en justicia, pues solo Dios es juez justo y solo Él nos puede corregir. Debemos apreciar su palabra y conocer su utilidad para que vivamos de manera agradable ante el Señor todo el tiempo.

Dios quiere que conozcamos su palabra (Juan 5:39)

En la misma palabra encontramos el mandamiento de Dios que nos indica que debemos escudriñar las escrituras. En varios pasajes de la biblia encontramos como Dios nos indica que debemos leer su palabra, debemos meditar en ella de día y de noche. Debemos tener su palabra tatuada en nuestro corazón. 

Este es un mandamiento de Dios y como tal debemos obedecer. De muchas maneras debemos conocer su palabra. Lo más importante es que leamos su palabra, pero también debemos recibir explicación de lo que estamos leyendo cuando no conocemos su significado.

Anuncios

Conocemos el pasaje de aquel hombre que fue encontrado por uno de los primeros cristianos y le pregunta al hombre que leía la palabra si entendía lo que estaba leyendo, este hombre dice que no, entonces este cristiano le explica el significado de lo que estaba leyendo.

A través de su palabra entonces conocemos ese plan de Dios para la salvación de nuestra alma, por eso el Señor nos dice que nos parece que en ella tenemos la vida eterna y nos da testimonio del Señor. Debemos pues comer este alimento espiritual, así como nos alimentamos de comida natural todos los días para vivir, así debemos alimentar nuestro espíritu con su palabra para tener la vida que Él nos ha prometido.

El precio de despreciar la palabra (Proverbios 13:13)

Dios es justo y no dará por inocente al malvado. Si Él nos da un mandamiento es para cumplirlo y la recompensa de cumplir sus mandamientos es grande. Dios es bueno y sus bendiciones están disponibles para todo aquel que se atreva a seguir sus mandamientos.

Anuncios

En su palabra encontramos infinidad de bendiciones que podemos recibir de nuestro Dios cuando somos obedientes, y no sólo para nuestra vida sino también para todos aquellos que están a nuestro alrededor. Dios alcanza con sus bendiciones incluso a la tercera generación de los que le obedecen.

Pero también encontramos muchas maldiciones si decidimos desobedecer a Dios. Su palabra es justa y sus bendiciones también, pero su palabra es clara y no podemos esperar bendiciones de Dios si somos desobedientes. Si despreciamos la palabra de Dios y lo tenemos en poco recibimos castigos por nuestros actos, si estos están encaminados a hacer el mal. Dios es bueno y quiere que todos procedamos al arrepentimiento y conozcamos su bondad. 

Dios no quiere que solamente escuchemos o leamos acerca de Él, sino que quiere que le conozcamos personalmente. Quiere el Señor que vengamos a su conocimiento y cuando lo hagamos nos damos cuenta que el Señor es grande y sus bendiciones sobrepasa nuestra comprensión. Llegamos a conocer que solo Dios es justo y digno de ser alabado por toda la humanidad. Dios es digno de que todos nos postremos ante Él y le adoremos por lo que es, un Dios bueno y misericordioso.

En ningún otro encontraremos salvación, solamente en Dios a través de Jesucristo podemos obtener la misericordia eterna de Dios y el perdón de pecados. Si somos obedientes a su palabra tendremos acceso al reino de Dios, si somos desobedientes recibiremos castigo, lo que merecen nuestros actos.

Anuncios

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados