Tres bendiciones de Dios

Vean, como la bendición de los hermanos era tan poderosa que se extendía hasta la prisión de Pedro. Así es nuestra vida, cuando hacemos oración Dios derrama la paz sobre todos nuestros hermanos.

La segunda de las tres bendiciones de Dios

La segunda bendición que Dios derrama sobre nosotros cuando hacemos oración es la liberación, vuelvo a repetir lo que dice  Hechos 12:1-16.

A pesar de todos los intentos por evitar que Pedro escapara a la muerte el apóstol de Cristo fue liberado ¿Cómo fue posible esto? No debemos sorprendernos ya bien lo dice  Lucas 18:27Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”.

Hermanos, para El Señor no hay imposible, el todo lo puede, el todo lo sabe, a sus designios nada se escapa y no hay fuerza humana que pueda derrotarle ni oponérsele.

La tercera de las tres bendiciones de Dios

La tercera bendición que Dios derrama sobre nosotros con la oración que elevamos para Él y en su nombre, es aquella que permite el surgimiento de los milagros.

Esto nos lo dice la Palabra de Dios: “Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando. 13 Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode, 14 la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta. 15 Y ellos le dijeron: Estás loca. Pero ella aseguraba que así era. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel! 16 Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos.

Esto no es otra cosa que el poder milagroso de la oración. Ellos no podían creer lo que veían, habían hecho oración pero jamás creyeron que Dios atendería inmediatamente a auxiliar a Pedro y liberarlo.

Para concluir

Para despedirme sólo quiero recordar que no debemos menospreciar el poder de la oración en nuestras vidas, que no debemos olvidar elevar oraciones a Dios con una voz humilde y servil. Como los cristianos que oraron por Pedro.

Elevemos oraciones no sólo para pedir o rogar, también hagámoslo para agradecer la comida, el trabajo y la familia. La salud y por la Iglesia misma. Sólo así Dios derramara estas tres bendiciones sobre nuestras vidas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto … Mensajes Cristianos

Publicaciones Similares

Deja una respuesta