Hoy deseo hablarles de un tema bastante delicado; hoy estaremos tratando con el tema de la profecía acerca del regreso del Señor. Pero antes de proceder deseo hacer una aclaración; yo NO soy un profeta, y definitivamente NO sé la fecha del regreso de Jesús. Así que quiero que quede bien claro, que con lo que vamos a explorar yo NO estoy diciendo, NI implicando, que el regreso de Jesús o el fin del mundo como nosotros lo conocemos será pronto.

Quiero que quede bien claro que el propósito de esta predica no es de amedrentar o asustar a nadie; el propósito de esta predica es hacernos despertar a los eventos que están sucediendo a nuestro alrededor. Manteniendo estas aclaraciones en mente ahora pregunto: ¿cuántos de ustedes han escuchado las noticias acerca de la muerte repentina de pájaros y peces que ha sucedido?

Esta noticia no ha sido grandemente publicada, y definitivamente muchos la desconocen, pero no dejan de ser verdad. Para aquellos que la desconocen les haré un breve resumen de lo que ha sucedido.

En la víspera del año nuevo miles de pájaros cayeron muertos del cielo en Arkansas, Louisiana, y en Kentucky; los funcionarios están perplejos en cuanto a la causa de que los pájaros descendieran muertos[1]. Pero lo más interesante de todo es que esto no se detiene aquí. Según las noticias, millones de peces muertos aparecieron en la bahía de Chesapeake, Maryland en los EE.UU., el martes, mientras que la muerte similar de peces en masa, y sin explicación, ocurrieron también alrededor del mundo en Brasil y Nueva Zelanda.

Anuncios

Informes reportan que 100 toneladas de peces muertos han llegado a las orillas de pueblos pesqueros de Brasil desde el pasado jueves. La causa de las muertes es desconocida[2]. Algo que todos debemos notar es que los funcionarios han investigado estas muertes, y nadie puede proveer una explicación de por qué ha sucedido esto. Algunos han dicho que fue debido a cambios en el clima, otros que fue debido a fuego artificial, o cosas similares, pero a pesar que se ha hecho todo tipo de prueba y autopsia, ninguno ha podido determinar la causa exacta de muerte.

Ahora pregunto: ¿están sucediendo estas cosas por coincidencia o debido a razones naturales? Una pregunta para reflexionar. Continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

1 Tesalonicenses 5:1-6Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. 2Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; 3que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. 4Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. 5Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. 6Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios

Una gran realidad es que no hay que ser un profeta o erudito de la Palabra para reconocer que el regreso del Señor se hace eminente con cada día que pasa. Una gran realidad también es, que a través de la historia siempre han existido personas que claman saber la fecha exacta del regreso del Señor. A través de la historia han existido hombres y mujeres que han usado el “día del Señor” para amedrentar y manipular a las personas, y muchos han sido engañados y hasta robados.

Esto es algo que ha sucedido porque el hombre esta fascinado con esta fecha. Todos quisiéramos saber la fecha exacta del “día del Señor”, pero la realidad es que NADIE la sabe, ni la podrá saber.   Esto es algo que el Señor nos deja saber claramente en Mateo 24:36-37 cuando leemos: “…Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre…”  Dile a la persona que tienes a tu lado: no te dejes engañar.

¿Cómo actuaban o continuaban actuando las personas en “los días de Noé”? El Señor nos responde esta pregunta en Mateo 24:38-39 cuando leemos: “…Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre…” Como podemos ver, el mundo en ese entonces estaba actuando, o continuaba actuando de la misma manera que actúa el mundo de hoy.

Anuncios

En otras palabras, todos estaban tan involucrados en su vida diaria que nadie le prestaba atención a Dios. Desdichadamente esta es la triste realidad para una gran porción de la humanidad hoy en día;  todos están tan ocupados y preocupados con su vida cotidiana que no le prestan atención, o no están dispuestos a someterse a Dios. ¿Por qué sucede esto?

Esto es algo que sucede y continuara sucediendo en el mundo debido a las falsas doctrinas y religiones paganas que se esparcen por el mundo como fuego en el bosque. Pero esto no es nada que nos debe sorprender o impactar, ya que esto es algo que se nos ha advertido claramente en 2 Pedro 2:1 cuando leemos: “…Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina…”

Y también en 2 Timoteo 3:1-5 cuando leemos: “…También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita…”

Las mentiras y las religiones paganas mantienen al mundo alejado de la verdad de Dios, pero desdichadamente esto no es algo que se limita al mundo, sino que también puede ser encontrado dentro de la iglesia. Digo esto porque existen muchos que escogen ignorar lo que la Palabra de Dios nos dice y enseña diciendo: “…¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación…” (2 Pedro 3:4). Pero la gran realidad es que ignorar, o escoger no prestar atención a la Palabra de Dios, no detendrá que lo que Él nos revela suceda. ¿Qué sucederá?

Continuando con nuestro estudio leemos: “…Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. 2Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche…” Pero, ¿qué es el día del Señor? cuando buscamos el significado del “día del Señor”, encontramos que significa el día de juicio. Esto es algo que queda bien declarado en Isaías 13:9-11 cuando leemos: “…He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. 10Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. 11Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes…”

Pero ahora debemos preguntarnos: ¿qué ha de suceder antes de que esto suceda? ¿Se nos ha advertido algo que nos de una pista de cuando todo esto sucederá? La respuesta a estas preguntas queden bien claras en las palabras del Señor según encontramos en Lucas 21:9-11 cuando leemos: “…Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente. 10Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; 11y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo…”

Anuncios

Con estos versículos que les acabo de leer quizás algunos digan o piensen que estoy siendo un poco alarmista; pero, sabían ustedes que en el año 2010 se reporto que en África había 17 países en estado de conflicto o guerra, que en Asia había 12 países en estado de conflicto o guerra, que en  Europa había 9 países en estado de conflicto o guerra, que en el Medio Oriente había 7 países en estado de conflicto o guerra, que en América había 4 países en conflicto o en guerra[3].

Estamos hablando de un total de 49 países que se encuentran en un estado de guerra o conflicto. No sé, quizás tengan razón al decir o pensar que estoy siendo un poco alarmista, ya que en el mundo existen 195 países, pero no hay que ser un genio para darse cuenta de que estamos presenciando el principio de que: “…Se levantará nación contra nación, y reino contra reino…”