Estaba navegando los programas de televisión el otro día, cuando encontré un documental en el canal de historia que encontré muy interesante. El documental fue presentado como forma de estudio, y trataba acerca de la creación y los avances del hombre. Después de hacer una breve investigación descubrí que los conceptos expuestos en este documental no eran completamente algo nuevo, pero definitivamente fueron algo nuevo para mí porque yo nunca había escuchado de ellos.

Bueno, resulta ser que existe un grupo de intelectuales que niegan la teoría de la evolución. Así que la teoría de evolución como afirmada por muchos intelectuales y científicos en el mundo, está siendo retada. ¿Qué teoría reta la teoría de evolución cuál fue introducida por Charles Darwin en el año 1859? [1]. La teoría que reta la teoría de evolución es que el hombre es un ser híbrido [2].

Según estas personas, el hombre es un ser híbrido entre el mono y extraterrestres, y este injerto de ADN fue lo que produjo al hombre de hoy. Estas personas explican, que la teoría del ser híbrido explica los avances del hombre en tan poco tiempo. En otras palabras, esta teoría explica como el hombre pasó de cavernícola, a constructores de pirámides, y todos los demás otros avances en un poco periodo de tiempo.

Es más, según estas personas los extraterrestres continúan visitando el planeta influyendo el destino de la humanidad. Y ellos advierten que la humanidad no debe aceptar que estos seres extraterrestres sean exclusivamente seres benignos. Ellos explicaron que la guerra entre los ángeles [3], es decir, cuando Satanás fue echado fuera del cielo, fue una batalla entre dos facciones de seres extraterrestres.

Anuncios

Según estos intelectuales, y supuestos expertos, una facción era de seres buenos y benignos (los que representan a Dios), y la otra era una facción mala (los que representan a Satanás). Y lo más lindo de todo esto es que en ocasiones trataban de justificar sus creencias y teorías, escuchen bien, citando pasajes de la Biblia, que supuestamente probaban lo que ellos decían. Claro está en que no se referían a la Biblia como la palabra de Dios, es decir como algo divino, sino como un libro de acontecimientos históricos. ¿Hacia dónde me dirijo con todo esto?

Hermanos, lo que estamos viendo suceder, es que el diablo está tratando de eliminar a Dios de la mente de las personas. En otras palabras, el diablo está tratando de convencer a la humanidad que él ni Dios existen. Satanás quiere que la humanidad crea que el hombre no fue creado por Dios a Su imagen y semejanza, sino que es una creación deliberadamente elegida por una raza de extraterrestres científicamente avanzada, y lamentablemente una buena porción de la humanidad está siendo convencida (70% del pueblo Americano cree que somos visitados por seres extraterrestres). Y no sé cuántos de ustedes están atentos a los eventos recientes, pero existe un movimiento en estos días llamado: “Storm Area 51” (Asaltar Área 51), que está tratando de movilizar un grupo de personas, para asaltar esta zona restringida de la Fuerza Aérea norteamericana.

La razón por esto, es porque dicen que en esa zona el gobierno tiene encarcelado a extraterrestres, y tiene guardado platillos voladores y demás. Les puedo decir que este movimiento no es nada pequeño, ya que hasta el día de hoy cuentan con más de un millón de patrocinadores, que supuestamente asaltaran esta zona con la intención de exponer lo que supuestamente el gobierno tiene encubierto. Pero ahora debemos preguntarnos: ¿por qué está sucediendo esto? Pasemos ahora a la palabra de Dios.

2 Timoteo 4:1-4Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

El apóstol Pablo le escribió esta carta a Timoteo para entregarle una gran misión; el apóstol Pablo le entregó la misión de predicar el evangelio en todo momento. Aunque esta carta fue dirigida a Timoteo en ese entonces, esta epístola también nos habla a nosotros hoy en día con el mismo metal.

Digo esto porque con solo meditar un poco en lo que acabamos de leer, y lo que les conté al inicio, no es difícil discernir que en esta pequeña porción de las escrituras encontramos una buena imagen de lo que estamos viendo acontecer hoy en día. En otras palabras, estamos viendo cómo el hombre está dispuesto a aceptar cualquier cosa excepto la verdad, es decir, la palabra de Dios. ¿Por qué ha sucedido esto?

Anuncios

La mayor razón por la que esto ha sucedido, y está sucediendo es porque muchos han quitado su mirada de Dios. Es por eso que a través de la historia, encontramos como hombres que profesaron ser creyentes, y que fueron directamente involucrados en la formación de esta nación, hicieron declaraciones en contra de la iglesia, Dios, y Jesucristo.

Estamos hablando acerca de hombres como Benjamin Franklin [4]; Thomas Jefferson [5], y John Adams [6]. Permítanme decirles lo que estos hombres declararon. Benjamin Franklin declaro: “Los faros son más útiles que las iglesias”. John Adams declaro: “Este sería el mejor de los mundos si no hubiera ninguna religión en él.” Thomas Jefferson declaro: “El cristianismo es el sistema más perverso que se le ha mostrado al hombre”.

Y como si esto fuese poco, Jefferson edito la Biblia. Thomas Jefferson eliminó todos los milagros que Jesucristo hizo, y todas las declaraciones del Señor que clamaban la divinidad. Este libro se le conoce como: “La Biblia de Jefferson” o “La fe y enseñanzas morales de Jesús de Nazareno”.

¿Qué les quiero decir con todo esto? Lo que les estoy diciendo, es que el diablo ha inspirado, al hombre a cambiar la verdad de Dios por las fábulas. Digo esto porque a través de la historia, y en nuestro tiempo actual, han existido, y existen numerosas personas que han leído y estudiado la Biblia, pero que la han manipulado para justificar sus acciones.

Existen numerosas personas que a través del tiempo, han modificado el verdadero evangelio, que han cambiado el verdadero valor de las enseñanzas de nuestro Rey y Salvador, cuales descansan en la supremacía de Cristo. Han cambiado la verdad de Dios por un evangelio modernista, un evangelio que no descansa en Dios sino en el hombre y su supuesta sabiduría y entendimiento, y las teorías de evolución y de seres híbridos son ejemplos primordiales.

La realidad es que si nos dejamos influenciar por estas teorías inspiradas por demonios, entonces ya no existe un creador, ya no existe nuestra salvación. Dios no existe, así que no existe la esperanza, no existe la fe. El futuro de la humanidad depende del hombre, y los extraterrestres serán quienes guiarán a la humanidad a vivir en paz. Pero como el pueblo de Cristo que somos, nosotros tenemos que pararnos y decir ¡NO!

Anuncios

Tenemos que pararnos y defender el Reino de Dios; tenemos que pararnos y reprender estas teorías y doctrinas con la autoridad que se nos ha dado. ¿Qué autoridad hemos recibido? La respuesta a esta pregunta queda bien clara en Marcos 16:17 cuando leemos: “…Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas…” Tenemos que declarar que el futuro de la humanidad no depende de extraterrestres, nuestro futuro depende de Dios. Esto es algo que queda bien reflejado en Lucas 18:29-30 donde el Señor nos dice: “… De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna…”

Algo que ayuda al demonio a convencer a la humanidad de que no existe, es que a través del tiempo, el hombre de cierta forma se ha endiosado. En otras palabras, los avances científicos, matemáticos, y literales han influenciado al hombre a rechazar la idea de que Dios existe. Y esto es algo que ha sucedido porque el hombre no se ha dado cuenta, o rehúsa aceptar que todos estos avances y sabiduría provienen de Dios.