Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Los seres humanos por naturaleza somos visuales. Es por esta razón que no es fuera de lo común ver como con frecuencia, las personas asisten a lugares y eventos donde supuestamente hay una aparición u ocurren cosas que aparentan ser sobrenatural.

Por ejemplo; ¿Cuántos han escuchado en las noticias acerca de cómo una iglesia se abarrota de personas, simplemente porque alguien dijo que había visto una imagen de Jesús reflejada en una pared o cualquier otra cosa similar?

Esto es algo que sucede con frecuencia, y las personas salen corriendo, y hacen cola para entrar y ver la aparición. No importa cuánto tengan que esperar, no importa las condiciones del tiempo, todos quieren ir y ver lo que está aconteciendo.

Pero la realidad de todo es que en la mayoría de los casos (99.9%), dichos eventos sobrenaturales terminan siendo algo fácilmente explicado, o un fraude con el propósito de reunir a grandes grupos de personas. Así que ahora debemos preguntarnos, ¿por qué sucede esto? Este será el tema que estaremos enfocando en el día de hoy. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Anuncios

“.. ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?..” Lucas 8:25

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje de Dios para nosotros hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.

Esta pequeña porción del versículo forma parte de lo que sucedió cuando los discípulos entraron en la barca para pasar el lago e ir a la tierra de los Gadarenos, y en camino se desato una gran tormenta y todos pensaron que morirían mientras Jesús dormía.

Esto nos demuestra que en éste punto de la historia el ministerio de Jesús ya estaba marchando a toda velocidad. Por ejemplo; Él había liberado a un hombre que estaba poseído por un espíritu inmundo[1]. Jesús había sanado a la suegra de Pedro[2].

Jesús había sanado a un gran grupo de personas en una tarde[3]. El Señor había sanado a una persona de la lepra, cual era la enfermedad más temida de ese entonces[4]. Había sanado a un paralítico[5], y también había sanado al hombre con la mano seca[6].

¿Por qué es necesario conocer estos detalles?

Anuncios

Es necesario saber estos pequeños detalles porque ellos nos demuestran que Jesús en más de una ocasión había demostrado el poder de Dios.

Jesús en más de una ocasión había demostrado Su autoridad e identidad; sin embargo ellos aun no habían logrado entender. Así que manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Cuando analizamos las escrituras podemos ver con claridad que los discípulos no lograron entender la verdadera identidad del Señor hasta después de Su muerte y resurrección. Y esto es algo que se hace evidente cuando ellos preguntaron: “..¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?..”La realidad del caso es que lo mismo les sucede a muchos creyentes.

Existen muchos creyentes que aun no han entendido la verdadera identidad de Jesús, y es exactamente por esa razón que vemos como las personas corren de un lado al otro buscando señales, apariciones y demás.

Tal parece que a muchos se les ha olvidado lo que el Señor dijo claramente cuando estaba hablando acerca de las señales antes del fin en Marcos 13:21-22 cuando leemos: “…Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis. 22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos…” Y esta advertencia es algo que todos tenemos que siempre tener en mente, porque si no lo hacemos, entonces corremos el riesgo de ser engañados y apartados de la presencia de Dios.

Cuando buscamos lo que el Señor nos dice acerca de las señales encontramos que Él dijo: “…La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. 40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches…” Mateo 12:39-40.

Anuncios

¿Qué les quiero decir con esto? Con esto no les quiero decir, ni estoy implicando que las sanidades, las liberaciones, y las otras muchas cosas que suceden en el nombre de Jesús no son reales. Dile a la persona que tienes a tu lado, ¡los milagros existen! Pero lo que si les estoy diciendo es que las señales tras las cuales muchos corren son un fraude.

La presencia de Cristo no existe en lo que aparenta ser la imagen de un hombre en un pedazo de pan tostado. La presencia de Dios no existe en lo que aparente ser la imagen de un personaje bíblico reflejado en una pared. La presencia de Dios no existe en un artículo supuestamente bendecido por un hombre. ¿Dónde existe la presencia de Dios?

La respuesta a esta pregunta es fácilmente encontrada en Mateo 18:20 cuando leemos: “…Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos…” Dile a la persona que tienes a tu lado: ¡Cristo esta aquí! Pero lo más bello de todo es que la presencia de Dios no se limita a solo este lugar.