Como todos ustedes saben, yo estoy manejando para Uber y Lyft.  Como se podrán imaginar, a diario yo converso con un buen número de personas, (promedio de diez a doce personas, dependiendo de cómo valla el día, y las llamadas de servicio), pero también hay ocasiones en que no converso con nadie, y casi siempre son en los viajes largos.  Y me detengo aquí para aclarar algo; estos momentos de silencio, no se deben a que yo esté actuando de manera poco amistosa o cosa similar, ya que estos prolongados momentos de silencio convierten el viaje en algo un poco desagradable.

Pero ¿saben a qué se deben? Se deben a que las personas están tan envueltas en su celular, que no tienen ni tan siquiera la cortesía de decir “buenas” y “adiós”.  La mayoría de las personas se montan en el vehículo con sus audífonos puesto, y no levantan la vista de su celular hasta que se para el auto.  Ahora debemos preguntarnos, ¿a qué se debe este tipo de actitud?

Bueno, claro está en que la falta de educación influye mucho en estos tipos de incidentes, ya que saludar, y despedirse de una persona que te ha brindado un servicio es una cortesía, y no te cuesta absolutamente nada.  Pero yo diría que la razón principal por la que estos tipos de incidentes ocurren, es debido a que las personas están tan envueltas en su mundo (música, juegos, videos, blogs, etc. etc.), que ignoran por completo, o menosprecian lo que tienen a su alrededor.

Ahora bien, yo sé que el mundo de hoy hace una gran demanda de nuestro tiempo. La realidad es que nosotros vivimos en un mundo bastante apresurado, lo que en ocasiones nos conduce a pensar que el tiempo no nos alcanza para hacer lo que deseamos hacer.

Anuncios

¿Cuántos han llegado a pensar de esa manera? Entre el trabajo, la casa, el teléfono, la tableta, y el celular, tal parece que no queda mucho tiempo para nada más.  ¿Es verdad o no? Otra cosa, yo no sé si a ustedes le sucede o ha sucedido esto, pero a mí los días se me van volando.  Cuando vengo a ver, llegó el fin de semana o el fin de mes.

El problema más grande que existe con ésta manera de vivir, es decir, apresuradamente, es que nos conduce a convertirnos en personas que nos concéntranos más en nuestras ambiciones y deseos, que en lo que verdaderamente importa.  Ésta manera de ser nos conduce a que estemos más atentos a las cosas del mundo, que a nuestra relación con Dios.

Es por eso que hoy deseo que estudiemos acerca del llamado más importante que nosotros hemos recibido al llegar a los caminos del Señor.  Y sé que algunas personas ya están pensando, “si, yo sé pastor, tenemos que predicar la palabra de Dios”. Pero no es de esto que deseo predicarles hoy.

Todo nosotros hemos recibido dos grandes llamados al llegar a los caminos del Señor.  Uno es anunciar el evangelio de Jesucristo al mundo [1], pero existe un llamado aun más importante que éste, que en ocasiones muchos de nosotros desatendemos, menospreciamos, o simplemente ignoramos.

Existe un llamado más importante que el anunciar el evangelio de Jesucristo al mundo, y si no cumplimos con éste llamado primero, entonces se nos hará muy difícil, o yo diría imposible, cumplir con el llamado de anunciar el evangelio de Jesucristo al mundo.  Sé que les tengo un poco intrigado, así que pasemos ahora a la Palabra de Dios para descubrir éste llamado de que les hablo.

 1 Corintios 1:9Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Anuncios

Como acostumbro a decir, para obtener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.  Corintios era la ciudad más importante de Grecia en el tiempo de Pablo.  Corintios era un centro bien ocupado de comercio mundial, de cultura degradada, y de religión idólatra.

Ésta ciudad tenía una población de aproximadamente 700, 000 personas, y estaba llena de capillas y  templos; pero el más prominente era el templo de Afroditas que descansaba encima de una colina de 1,800 pies,  y los devotos de la “diosa del amor” hacían el uso libre de las 1, 000 prostitutas consagradas.  Éste centro cosmopolita prosperó en comercio, la hospitalidad, el vicio, y la corrupción. Los buscadores de placer iban allí a gastar el dinero en el “día libre de la moralidad.” Corintios llegó a ser tan notorio por sus males, que decir: “actuar como un corintio”, se convirtió en un sinónimo para la corrupción y la prostitución [2].

Lo que estaba sucediendo es que debido a ésta inmoralidad y corrupción, los corintios estaban destruyendo su testimonio cristiano.  Ésta inmoralidad y corrupción causo problemas dentro de la iglesia, y es algo que queda muy evidente en 1 Corintios 1:11 cuando leemos: “…Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas…”  Así que podemos ver claramente que Pablo escribió ésta carta como su respuesta correctiva a las noticias de problemas, y de desórdenes entre ellos.

En otras palabras, ésta carta fue diseñada para corregir actitudes inapropiadas, y para promover un espíritu de unidad entre los hermanos, sus relaciones y la adoración.  ¿Por qué es necesario que sepamos estas cosas?

Es necesario saber estas pequeñeces, porque a través de ellas nos damos cuenta que aunque ésta carta fue escrita alrededor del 56 d.C., en realidad las personas no han cambiado mucho, y el mundo de hoy se encuentra más o menos en la misma situación.

En otras palabras la mayoría de las personas en éste mundo se pasan una vida entera en búsqueda de placeres, títulos, y lo material que en buscar de Dios.  La mayoría de las personas en éste mundo están tan conectadas a la corriente y bullicio de éste mundo, que se han desconectado por completo de Dios.

Anuncios

Esto por supuesto es la verdad acerca de todo aquel que aun no conoce a Cristo como su Rey y Salvador, es decir a los no creyentes, pero lamentablemente existe un buen grupo de personas dentro del cuerpo de Cristo, que tal como en ese entonces, están tan envueltos en las cosas de este mundo que lo único que hacen es causar divisiones, contiendas, y desacuerdos.  ¿Cómo se puede combatir todo esto?  Mantengamos en mente estos pequeños detalles históricos, y continuemos ahora con nuestro estudio para encontrar la respuesta a nuestra pregunta.

Hoy estamos concentrándonos en solamente un versículo, pero es un versículo extremadamente poderoso, el cual contiene el llamado más importante que nosotros hemos recibido.  Fíjense bien lo que nos dice cuando leemos: “…Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor….”   Dile a la persona que tienes a tu lado: fuimos llamados a la comunión con Jesús.  ¿Qué significa esto?

Esto significa que nosotros estamos llamados a conectarnos con Dios, y desconectarnos de las cosas de éste mundo.  Éste mandato es algo que queda bien declarado en las palabras del apóstol en Romanos 12:2 cuando leemos: “…No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta…”