Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

¿Cuántos han escuchado alguna vez el lema: “En Dios Confiamos”?  Si este lema les suena un poco conocido es debido a que las palabras “En Dios Confiamos” aparecen en la moneda de esta nación, y es el lema que los fundadores de esta nación adoptaron desde un principio.  ¿Por qué adoptaron este lema?

Lo adoptaron porque muchos de los fundadores de esta nación fueron hombres de profunda convicción cristiana.  Los estudiosos entrenados en las universidades de investigación, en general han argumentado que la mayoría de los fundadores eran racionalistas religiosos o unitarios.

Los pastores y otros escritores que se identifican como evangélicos han afirmado no sólo que la mayoría de los Fundadores tenían creencias ortodoxas, sino que también algunos eran cristianos nacidos de nuevo [1].

Buena evidencia de esto es que de los 56 hombres que firmaron la Declaración de Independencia, casi la mitad eran graduados de seminarios o escuelas bíblicas.  Y muchos de ellos hicieron declaraciones públicas afirmando su convicción cristiana, y sus creencias en el Dios todopoderoso [2].

Anuncios

Entre una de las más explicitas encontramos que Thomas Jefferson, quien fue tercer presidente de los Estados Unidos, redactor y firmante de la Declaración de Independencia dijo: “Soy un verdadero cristiano -. Es decir, un discípulo de las doctrinas de Jesucristo” [3].

Ahora, ¿por qué les he presentado esta clase de historia como introducción de esta predicación?  La razón por la que he hecho este tipo de introducción para nuestro estudio bíblico de hoy es porque como les dije hace unos días atrás, de manera lenta pero aplastante, el gobierno, respaldado por los medios de comunicaciones y prensa, están tratando de despojarnos de nuestros derechos constitucionales, los dichos se encuentran en la diez primeras enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos.  Y esto es algo que el gobierno está lentamente logrando a través de la decepción.

En otras palabras,  usando como ejemplo incidentes aislados, aunque en ocasiones drásticos y violentos, para convencer al pueblo de que lo que están tratando de lograr es para el bienestar de todos.  Pero lo que están haciendo en realidad es que están adoctrinando al pueblo, para que acepte el “cambio fundamental” que el presidente desea, y esto es una táctica socialista y comunista [4].  ¿Saben hacia donde nos estamos dirigiendo?

Nos estamos dirigiendo hacia un gobierno totalitario, que controlara y regulara todo, pero todo, aspecto de nuestra vida.  Si este país continua cambiando los fundamentos en los que fue establecido,  nos encontraremos viviendo bajo un gobierno socialista y comunista.

Un gobierno que negara la existencia de Dios, y prohibirá la práctica de nuestra fe.  ¿Qué es lo que todo cristiano debe hacer ante estas situaciones?  La respuesta a esta pregunta será el tema principal de nuestra predicación en el día de hoy.  Abramos ahora la Biblia a:

Amós 5:6-8Buscad a Jehová, y vivid; no sea que acometa como fuego a la casa de José y la consuma, sin haber en Bet-el quien lo apague. 7 Los que convertís en ajenjo el juicio, y la justicia la echáis por tierra, 8 buscad al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; Jehová es su nombre.

Anuncios

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.

Lo primero que debemos hacer es conocer a este hombre llamado Amos. Amos fue un simple pastor, quien fue llamado por Dios para que fuese Su profeta alrededor del año 750 a.C. Esto  es algo que queda bien resumido en Amos 1:1 cuando leemos: “…Las palabras de Amós, que fue uno de los pastores de Tecoa, que profetizó acerca de Israel en días de Uzías rey de Judá y en días de Jeroboam hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto…”

Cuando continuamos examinando el libro de Amos, no es difícil discernir que su misión era de llamar al pueblo de Dios al arrepentimiento, y de advertirles acerca de la ira venidera de Dios si ellos no cambiaban su manera de ser.

Esto es algo que queda bien resumido en Amos 2:5-6 cuando leemos: “…Prenderé, por tanto, fuego en Judá, el cual consumirá los palacios de Jerusalén. 6 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos…”

Ahora bien, aunque la profecía de Amos fue cumplida, yo pienso que es una que también se aplica a nuestra era moderna.  Y la razón por la que digo esto es porque con cada día que pasa, las personas en el mundo se vuelven más y más en contra Dios.  Y esta total rebelión en contra de Dios es exactamente la razón por la que en este país, y en todo país alrededor del mundo, estamos viendo como el pueblo sufre.  ¿Qué es lo que este país, y toda nación en el mundo más necesita?  Para responder esta pregunta continuemos ahora con nuestra predicación.

En los versículos de la biblia que estamos examinando hoy encontramos que se nos advierte: “…Buscad a Jehová, y vivid; no sea que acometa como fuego a la casa de José y la consuma, sin haber en Bet-el quien lo apague. 7 Los que convertís en ajenjo el juicio, y la justicia la echáis por tierra…” El vocablo usado en este pasaje bíblico es un poco confuso, así que les leeré lo que encontramos en la traducción de la Biblia en lenguaje actual para que entiendan bien lo que hemos acabado de leer.

Anuncios

La Biblia en lenguaje actual traduce este versículo de la siguiente manera: “…Si quieren seguir viviendo, vuelvan a obedecerme. Si no lo hacen, yo destruiré al reino de Israel; ¡le prenderé fuego al santuario de Betel, y nadie será capaz de apagarlo! 7 Ustedes no han tratado con justicia a los que son maltratados, ni han respetado sus derechos; ¡han convertido en malo lo que es bueno!..” Como podemos apreciar, esto aquí fue una fuerte y directa advertencia del Señor al pueblo de ese entonces, pero creo que esta advertencia también le sirve muy bien al pueblo cristiano.  ¿Por qué digo esto?

Digo que esta advertencia le sirve muy bien al pueblo cristiano porque la realidad es que existen muchos cristianos que no obedecen, y que no están dispuestos a escuchar la verdad de Dios.  Existen muchos cristianos que no están dispuestos a confrontarse con nadie, y a lo bueno decirle bueno, y a lo malo, malo.