Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

La semana pasada les hable acerca de cómo alcanzar la gloria de Dios.  Si se recuerdan, durante esa predicación yo les mencione los cuatro pasos esenciales a seguir para alcanzar esa meta.  Y uno de esos pasos es pasar tiempo a solas con nuestro Dios.

En otras palabras, meditar en la Palabra de Dios, y orar a nuestro Padre Celestial.  Como he dicho en otras ocasiones, y continuare diciendo por el resto de mi vida, la oración es algo que no puede faltar en la vida de un cristiano.

No podemos permitir que nada, ni nadie, impida que nos comuniquemos con Dios, especialmente durante momentos difíciles.  ¿Por qué especialmente durante momentos difíciles? La respuesta a esta pregunta es fácil, y será el tema principal del estudio bíblico de hoy.

Hoy vamos a examinar un acontecimiento histórico que nos demostrara exactamente la importancia de la comunicación con Dios; en otras palabras la oración.

Anuncios

Hoy vamos a examinar unos versículos que nos ayudaran a desarrollar nuestra confianza en Dios y a descansar en Su poder. Abramos ahora nuestra biblia en el libro de Daniel, capítulo seis.

Nuestro evento histórico se encuentra en el capítulo seis completo, pero debido a que el tiempo que compartimos es limitado, no estaremos leyendo el capítulo completo.  Pero como siempre digo, y ahora repito, no dejen de leer el capítulo en su totalidad durante su tiempo a solas con Dios.

Daniel 6:1-9Pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas, que gobernasen en todo el reino. 2 Y sobre ellos tres gobernadores, de los cuales Daniel era uno, a quienes estos sátrapas diesen cuenta, para que el rey no fuese perjudicado. 3 Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. 4 Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él. 5 Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios.  6 Entonces estos gobernadores y sátrapas se juntaron delante del rey, y le dijeron así: !!Rey Darío, para siempre vive! 7 Todos los gobernadores del reino, magistrados, sátrapas, príncipes y capitanes han acordado por consejo que promulgues un edicto real y lo confirmes, que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones. 8 Ahora, oh rey, confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser revocado, conforme a la ley de Media y de Persia, la cual no puede ser abrogada. 9 Firmó, pues, el rey Darío el edicto y la prohibición.

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.  Así que, conozcamos mejor quien fue este hombre llamado Daniel.  “El libro de Daniel que en ocasiones se le refiere como el “Apocalipsis del Antiguo Testamento”, presenta un majestuoso recorrido de la historia profética.  La vida y ministerio de Daniel cubrió el periodo completo de los setenta años de la cautividad de Israel por Babilonia.

Daniel fue deportado a Babilonia a la edad de los 16 años, y fue escogido para servir al rey” [1]; pero antes tuvo que pasar por tres años de entrenamiento [2].  Cuando examinamos el entrenamiento de este joven, no es difícil encontrar que el entrenamiento estaba diseñado con un gran propósito; su entrenamiento estaba diseñado con el propósito de que Daniel, y sus compañeros perdieran sus verdaderas identidad.

Pero Daniel se mantuvo fiel a Dios, y rehusó tomar parte de los mandatos que el rey había impuesto [3], y su fidelidad fue recompensada [4].  Así que conociendo a Daniel un poco mejor analicemos lo que está aconteciendo aquí, y como se aplica todo esto a nuestra vida.

Anuncios

Cuando analizamos lo que esta sucediendo aquí nos damos cuenta que existía una conspiración en contra de Daniel.  Estos otros hombres estaban celosos de él y lo querían remover de sus caminos.  Daniel había obtenido una posición poderosa dentro del reino, pero no solo eso, la posición de Daniel era más poderosa que la de ellos.  Debemos detenernos aquí por un breve instante y preguntarnos, ¿comenzó esta conspiración de parte de estos hombres?

La respuesta es No.  Como todos nosotros sabemos, satanás es muy astuto en su manera de hacer las cosas.  Como todos sabemos, el enemigo de las almas usara todos los medios habidos y por haber para obtener los resultados que busca, y ese resultado es apartar al hombre de Dios.  En este caso podemos ver que uso los demonios de celos y avaricia.

Satanás uso a estos hombres para que se prohibiese la oración al Dios verdadero. ¿Por qué?, la respuesta es fácil.  Satanás no es tonto, él es muy pero muy inteligente, el enemigo de las almas sabe que él no puede, y que no existen demonios en su reino que se puedan permanecer ante las oraciones de un cristiano fiel [5]. Preguntémonos ahora, ¿continua esta conspiración hoy en día?  La respuesta es SÍ.

Todo lo que tenemos que hacer es mirar a nuestro alrededor y podemos ver que la conspiración no solamente existe, sino que está más fuerte que nunca.  La sociedad ha dictado que la oración fuera eliminada en las escuelas públicas; sin embargo, la sociedad no tiene problema alguno que nuestra juventud ande con audífonos oyendo música satánica.

Algo que también debemos notar es que existe un movimiento que quiere suspender que los estudiantes reciten el juramento de alianza nacional; y la razón por la que quieren eliminar esto de las escuelas es porque el juramento contiene las palabras “una nación bajo Dios”.  Pero, no nos limitemos a las escuelas solamente, fijémonos bien en lo que estamos permitiendo que entre en nuestros hogares por medio de la televisión y radio.

Como he dicho en otras ocasiones, ya no se puede ver un programa de televisión o escuchar un programa de la radio sin escuchar o ver anuncios de psíquicos, sanadores espirituales y números telefónicos de sexo.  ¿Es todo esto parte de la misma conspiración que se levanto contra Daniel?  Seguro que si, ya cuando nos hacemos participes de ellas, estas cosas nos alejan de Dios.

Anuncios

Pregunto ahora, ¿has dejado de orar y/o de pasar tiempo a solas con Dios debido a situaciones, problemas o dificultades?  ¿Estás tan preocupado y ocupado que en ocasiones ni te acuerdas que Dios existe? 

Recordemos que nuestro enemigo usara toda arma a su disposición para alejarnos de la voluntad de Dios, y para tratar de romper lo que Dios quiere hacer con nosotros.  El enemigo de las almas sabe que si estamos tan afanados con las cosas de este mundo, entonces nuestros pensamientos no descansaran en las bendiciones de Dios, sino que nuestra mente estará llena de lujuria, celos, avaricia, y pensamientos impuros.

En otras palabras, nuestro enemigo lograra echarnos en el foso de los leones.  ¿Pude un cristiano fiel vencer tan poderosa oposición?  La respuesta es SÍ, pero existe una condición, para poder vencer tenemos que mantenernos fiel.  Continuemos ahora con nuestra predicación, y analicemos unos versículos claves que nos ayudaran a mejor entender nuestro estudio bíblico de hoy.

Daniel 6:10Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

Aquí vemos un ejemplo fantástico del significado de la palabra “fiel”.  Fíjense bien que Daniel sabía que aunque él era el preferido por el rey, ni el propio rey lo podía salvar del castigo [6].  Pero el castigo no le importo, Daniel no dejo de orar al Dios verdadero, y oro tal como lo acostumbraba hacer.

Ahora bien, Daniel pudo haberse escondido para orar, él pudo haber cerrado las ventanas, pero no lo hizo.  ¿Por qué no se escondió?  Daniel no se escondió porque él no estaba avergonzado de que nadie le viera orar; Daniel conocía la importancia de mantener una línea de comunicación abierta con Dios.  La pregunta que ahora debemos hacernos es, ¿le somos fieles a Dios en todo momento?