Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Yo no sé cuantos de ustedes están siguiendo lo que está sucediendo en el extranjero, y la política que esta nación ha adoptado, pero les puedo decir que las cosas no pintan nada bueno.  Antes de proceder deseo que quede bien claro que la intención de esta predicación no es de alarmar o asustar a nadie.

A continuación les expondré los eventos que se están desarrollando en el Medio Oriente que quizás no conozcan, pero que como cristianos fieles debemos reconocer que en realidad son señales proféticas.  Me detengo ahora para hacer una breve aclaración.

Como he dicho en numerosas ocasiones, yo NO soy profeta, ni pretendo serlo. El titulo de profeta es algo bien serio [1], yo no soy como los muchos que han adoptado ese título y que conjeturan y predicen acontecimientos futuros.

Personalmente no creo que existan personas capaces de predecir el futuro, esto es una atribución que le pertenece solo a Dios.  ¿Queda claro que no estoy diciendo ni implicando que soy profeta, verdad? Entonces continuare estableciendo la base de la predicación de hoy.

Anuncios

Para los que no están atentos a los eventos que están desarrollándose en el Medio Oriente, deben saber que en Siria, cientos de civiles (hombres, mujeres y niños) han sido asesinados a través de ataques con armas químicas. “En un informe, los investigadores de las Naciones Unidas dijeron que habían encontrado “pruebas claras y convincentes” de que el sarín fue utilizado en los ataques con cohetes, que dejó cientos de muertos en el área de Ghouta [2].”

Estos acontecimientos han sido condenados por casi todas las naciones como es correcto, pero el problema que existe es que hasta lo que yo sé, y he podido investigar acerca de todo esto, nadie ha podido determinar quien exactamente fue el responsable de esta masacre.

Unos dicen que fue el gobierno de Siria, otros dicen que fueron los grupos de musulmanes extremistas que buscan tumbar el gobierno existente, y eventualmente establecer el califato, pero nadie ha podido señalar con certeza al responsable. Esta incertidumbre ha causado discordia entre las potencias mundiales.

Lo que ha sucedido en Siria, combinado con las demás cosas que están sucediendo en el Medio Oriente, han hecho que esta región se convierta en una caja de dinamita que puede explotar con una mínima chispa.  Y este país puede fácilmente convertirse en esa chispa que producirá la explosión, ya que el presidente Obama en más de una ocasión ha amenazado bombardear a Siria, y recientemente el presidente ha apartado una disposición de la ley federal, diseñada para impedir el suministro de armas a grupos terroristas, para despejar el camino para que los EE.UU. pueda proporcionar ayuda militar a los grupos de oposición en Siria.

Y todo esto a pesar de que algunos elementos de la oposición en Siria están asociados a grupos terroristas islámicos radicales [3]. Yo no sé lo que ustedes deducen de todas estas cosas, pero creo firmemente que los acontecimientos que estamos viendo desarrollar pueden fácilmente provocar la tercera guerra mundial.  ¿Por qué les he mencionado todas estas cosas?  Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Mateo 16:1-4Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. 2 Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. 3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. !!Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, !!mas las señales de los tiempos no podéis! 4 La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.

Anuncios

Como podemos apreciar, la actitud de los fariseos y saduceos de ese entonces refleja muy bien la actitud de muchas personas en el mundo, y desdichadamente esto también incluye a un buen grupo de cristianos.

Digo esto porque a pesar de que numerosos pastores han estado sonando la trompeta de alarma a través de estudios bíblicos y predicaciones cristianas, existe un gran grupo de cristianos que han rehusado escuchar, o que no logran entender las señales de los tiempos.  Y es por eso que alrededor del mundo las verdaderas iglesias cristianas continúan cerrando sus puertas para siempre.

Las verdaderas iglesias cristianas continúan sufriendo de baja asistencia de miembros, y de pocas personas dispuestas a laborar para Dios, porque existen muchos que se han dicho: si me sobra tiempo se lo dedico a Dios, en vez de decir, primero Dios y después lo demás.  Y les digo que esta era la misma actitud de los fariseos y saduceos en ese entonces.  Los fariseos y saduceos buscaban gloriarse ellos mismos, y es por eso que en más de de una ocasión el Señor les llamo hipócritas [4].

Cuando los fariseos y saduceos pidieron señal del cielo, Jesús les contesto diciendo: “…Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. 3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado…”  Y deseo que examinemos esto bien de cerca y que ahora nos preguntemos, ¿qué tipo de influencia está causando las cosas que estamos viendo suceder?

La respuesta a esta pregunta es fácilmente encontrada en Efesios 6:12 cuando leemos: “…Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales…” (Nueva Versión Internacional).

Sin duda alguna este versículo sirve para ilustrarnos que la mayor parte del mundo está siendo manipulada y dominada por los poderes de las tinieblas.  Digo que la mayor parte del mundo está siendo dominado y manipulado por los poderes de las tinieblas porque la realidad es que en el mundo existen billones de habitantes, y los fieles creyentes representamos un pequeño número.  Y pienso que debido a esta gran realidad fue que Cristo en Lucas 18:8 dijo: “…Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?..”  Preguntémonos ahora, ¿por qué hizo el Señor esta pregunta?

Anuncios

La razón principal por la que el Señor hizo esta pregunta es porque Él sabe que nosotros aunque no pertenecemos a este mundo [5], tenemos que vivir aquí.  Y la realidad es que vivir en medio de la maldad que existe en este mundo no es nada fácil para los creyentes fieles.

Digo que vivir en medio de toda esta maldad no se nos hace fácil porque el mundo se encuentra en tal mal condición que todo es aceptable excepto la verdad de Dios.  Y es por eso que muchos cristianos no abren sus bocas en oposición a las cosas que ven pasar, sino que se quedan callados porque han permitido que el temor a lo que se pueda decir de ellos les tape la boca.

Vivimos en un mundo donde hablar de Dios y el evangelio es inaceptable; sin embargo, el sexo premarital, la violencia, la depravación sexual, y la inmoralidad son cosas promovidas a través de las películas, medios de comunicaciones, en revistas, etc. Etc.

Como he repetido en numerosas ocasiones, ya no se puede ver un programa de televisor sin que no veamos estas cosas, o por lo menos que queden bien insinuadas de una forma u otra.   Dile a la persona que tienes a tu lado: vivimos rodeados de maldad.  Y la maldad puede hacernos temerosos. Pero recordemos que el temor no es de Dios.  Esto es algo que queda bien claro en 2 Timoteo 1:7 cuando leemos: “…Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio…”