Cuando Nehemías salió a reconocer las condiciones de la muralla vemos que él dijo: “…Pasé luego a la puerta de la Fuente, y al estanque del Rey; pero no había lugar por donde pasase la cabalgadura en que iba…”  La condición de la muralla en esta sección estaba tan mala que Nehemías no podía encontrar como proceder.  Y esto describe muy bien la condición espiritual de muchos.

Muchos están en una condición espiritual tan grave que no ven como pueden salir de ese lugar desolado.  ¿Por qué ha sucedido esto?  Esto ha sucedido porque las murallas de muchos creyentes fieles están en ruinas, y cuando las murallas de nuestra vida están en ruinas, el enemigo entra fácilmente y destruye todo lo que Dios ha iniciado.

Ahora pregunto; ¿Cómo están las murallas en tu vida?  ¿Están derribadas? ¿Están cuarteadas y falta de mantenimiento? 

Si las murallas en nuestra vida están cayéndose o están por caer, tenemos que levantarnos y edificar; levantarnos y reparar; levantarnos y fortificar.  Dile a la persona que tienes a tu lado: ¡levántate y edifica!

Anuncios

Si algo hemos aprendido a través de estudios bíblicos y predicas cristianas es que Dios nos llama a edificar sobre la roca; el Señor nos llama a edificar encima de la verdad de Dios [6].  ¿Por qué fue que las paredes de Jerusalén se encontraban en la condición que se encontraban?  La razón por las que se encontraba en ruinas es porque el pueblo de Dios había escogido ignorar las advertencias; el pueblo de Dios hasta llegó a burlarse de los profetas.

Fíjense bien como esto es algo que queda bien reflejado en 2 Crónicas 36:16-17 cuando leemos: “…Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación. 16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio…”

Hermanos, existen muchos supuestos cristianos que tergiversan las escrituras y a través de supuestos estudios bíblicos y mensajes cristianos hacen lucir a Dios como si fuera un mendigo con un sombrero en mano pidiendo limosnas (que le ames); o un perro, que en cuanto lo llamas viene corriendo a tu lado contento y meneando la cola, a pesar de lo que le hayas hecho (pisotear Su palabra), pero esto no es la verdad.  Cuando la ira de Dios se enciende. ¡Cuidado!

Continuando vemos que el profeta dijo: “…Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio. 18 Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien…”  Aquí vemos dos cosas de suma importancia.

Número uno, vemos como Nehemías les llama a que prestasen atención a la condición de las murallas y las puertas.  ¿Por qué digo que esto es de suma importancia?  Digo que esto es de suma importancia porque la realidad es que en ocasiones, nuestra vista se acostumbra a ver las cosas de tal manera, que le pasamos por al lado y ni las vemos.

Anuncios

Número dos, vemos como Nehemías les brinda un mensaje de inspiración y motivador.  Nehemías les dio testimonio de lo que Dios había hecho en su vida, y les animo a levantarse.   Y ahora pregunto, ¿no es esto exactamente lo que las predicas cristianas y estudios bíblicos basados en la sana doctrina nos instruyen hacer?

Todo cristiano fiel está siendo atacado constantemente por una fuerza superior a la del ser humano, y es por eso que digo que tenemos que edificar y/o reconstruir murallas.  Tenemos que edificar murallas para protección de nuestra familia; tenemos que edificar murallas para protección de nuestros hijos, y hogares.  Tenemos que levantarnos y edificar o reparar las murallas de nuestra vida para evitar que el enemigo entre y destruya lo que Dios nos ha entregado.

¿Qué tenemos que usar para edificar murallas?  Tenemos que edificar murallas con ladrillos de fe, y cementarlos con las promesas de nuestro Dios.  Pero no crean que hacer esto será fácil, o que nuestra vida cambiara inmediatamente para lo mejor.

Fíjense bien en lo que sucedió aquí para que entiendan bien el punto que deseo hacer.  Aquí leemos: “…Pero cuando lo oyeron Sanbalat horonita, Tobías el siervo amonita, y Gesem el árabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron, diciendo: ¿Qué es esto que hacéis vosotros? ¿Os rebeláis contra el rey?..”  Como podemos apreciar, cuando Nehemías llamo al pueblo de Dios a levantarse y a edificar las murallas, contra él se levanto oposición.

La realidad es que esto continua siendo la gran verdad en nuestros días. Cuando perseveramos en cumplir con lo que Dios nos ha encargado, y nos levantamos para glorificar a Dios, siempre surgirán enemigos que trataran de detenernos.

Anuncios

No importa cuán grande o cuan chica sea la obra que iniciemos para glorificar Su nombre, siempre aparecerán personas que trataran de destruirla.  Y es exactamente por esa razón que debemos siempre revisar, fortificar, y reparar las murallas de nuestra vida a través de las predicas cristianas, y estudios bíblicos [7].

Para concluir. Por último vemos que los versículos que estamos estudiando hoy nos dicen: “…El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén…”  Esto fue lo que Nehemías le respondió a la oposición que se levanto en contra de él, y es lo mismo que nosotros tenemos que decirle al diablo cuando trate de interrumpir lo que Dios desea que hagamos.

Estos tres hombres que se levantaron a criticar y a tratar de destruir lo que Dios había puesto en el corazón del profeta, no tenían derecho alguno de decidir lo que sucedía en Jerusalén.  Y el demonio mentiroso no tiene derecho alguno de dictar lo que sucede en tu vida, en tu hogar, y con tu familia.

Es tiempo de edificar murallas, y defender lo que Dios nos ha entregado con la autoridad que Él nos ha dado [8].  Lo que Dios le encargo a Nehemías no fue algo fácil de hacer, él tuvo que confrontar las oposiciones, pero no obstante la oposición que surgió, Nehemías cumplió la misión que Dios le había encargado.  La muralla en ruinas que rodeaba a Jerusalén fue reparada en solo cincuenta y dos días [9].

Ahora la pregunta que queda es, ¿cuándo comenzaras a inspeccionar, reparar, y fortificar las murallas en tu vida?

Referencias: 

[1] The Washington Times – White House hosts ‘Bisexual Visibility Day’ meeting behind closed doors – 24 de septiembre 2013 – por Cheryl K. Chumley
[2] Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:24-32
[3] Mateo 7:15-20
[4] The Wilkinson and Boa Bible Handbook
[5] Nehemías 1:3
[6] Lucas 6:46-49
[7] Hebreos 10:24-25
[8] Lucas 10:19
[9] Nehemías 6:15

© 2013, Jose R. Hernandez. Todos los derechos reservados.

Pages: 1 2