Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

La semana pasada hablamos acerca de la navidad, y durante esa predicación les explique la polémica tan grande que existe entre los cristianos acerca de esa fecha.

Muchos cristianos se abstienen de celebrar, mientras que otros no.  ¿Quién está bien y quien está mal?  Esta es una pregunta que solo Dios puede contestar.  Y en mi opinión, Él la contesta muy bien a través de Su palabra en los estudios bíblicos referente al tema.  ¿Por qué he reiterado el tema de la semana pasada?

La razón por la que he reiterado el tema de la semana pasada es porque algo que sucede a menudo, es que personas que aparentaban estar firmes en la fe, de momento caen y se apartan de los caminos de Dios por completo.  Y esto es un gran problema porque la realidad de todo es que cuando una persona cae de tal manera, es imposible que los que le rodean no sean afectados de forma directa o indirecta.

Como he dicho en numerosas ocasiones, y los estudios bíblicos claramente nos revelan, el diablo es un mentiroso, y nada le daría mayor placer que poder destruir la obra de Dios [1].  El diablo y los poderes de las tinieblas no dejan de obrar para tratar de derrotar a los cristianos fieles.

Anuncios

El diablo y los poderes de las tinieblas no dejan de crear trampas, y las tienden en nuestro camino [2], buscando que caigamos enredados en ellas y nos apartemos de Dios.  Y es exactamente por eso que a diario todo cristiano debe pedirle a Dios lo mismo que le pidió David, en Salmos 141:9 cuando clamo diciendo: “…Guárdame de los lazos que me han tendido, Y de las trampas de los que hacen iniquidad…”

Pero este clamor a Dios es algo que muchos de nosotros raramente hacemos.  Y la razón principal por lo que no lo hacemos es porque el diablo nos tiene tan entretenidos con las preocupaciones cotidianas, y las cosas de este mundo, que no nos damos cuenta que estamos enredados y atrapados en su trampa.

Es por eso que en el día de hoy deseo que examinemos algunas de las cosas que pueden hacernos caer.  La razón principal por la que deseo enfocar el estudio bíblico de hoy en este tema, es porque existen muchos cristianos que piensan que ellos nunca podrán caer.

Existen muchos cristianos que piensan que están tan firmes en su fe, que son invencibles, y que no existe nada que les pueda hacer tropezar, y caer en una trampa del enemigo.  Pero si piensas así, siento informarte que te equivocas.

Si piensas así, siento informarte que a los únicos que quizás engañas es a aquellos que te rodean, y definitivamente a ti mismo [3].  Manteniendo esto en mente, continuemos ahora con nuestro estudio bíblico de hoy.

1 Corintios 10:12-13Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Anuncios

El tema principal de la predicación de hoy es “caer”, así que para que mejor entendamos el sujeto, nos será necesario hacer una breve pausa y examinar la definición de esta pequeña palabra.  Una de las definiciones de esta palabra encontrada en el Diccionario de la Real Academia Española es: “Venir un cuerpo de arriba abajo por la acción de su propio peso”.

Y la realidad es que la caída de un cristiano en casi toda ocasión se puede muy bien describir con esta definición.  Pensemos en esto por un breve momento para determinar si lo que digo tiene sentido o no.  ¿Por qué caemos?

La razón por las que caemos es siempre la misma.  Caemos debido a “la acción de su propio peso”. Esto es algo que queda mejor expresado en Santiago 1:13-14 cuando leemos: “…Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido…”

Nuestras acciones son las que nos hacen caer; Dios no nos empuja, y el diablo no te puede obligar. Nosotros escogemos lo que hacer.

Algo triste que he visto suceder a través de los años que llevo ministrando, es ver como cristianos que profesando estar más fuertes en la Palabra de Dios que el mismo santísimo, con frecuencia aparentan caer con fuerza de buenas a primera.

Claro está en que esto no es algo que sucede de buenas a primeras, sino que es un proceso que toma tiempo desarrollar, pero lo que sucede es que la hipocresía ha mantenido el proceso escondido hasta que finalmente explota [4].

Anuncios

La hipocresía causa que la caída de un cristiano aparente suceder de buenas a primera, pero la realidad es que nunca es así.  Y es exactamente por eso que en los versículos que estamos estudiando en el día de hoy se nos advierte: “…Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga…”

Cuando tomamos el tiempo de estudiar la Palabra, encontramos que en este momento en la historia Pablo les estaba advirtiendo de tener mucho cuidado de no caer en la idolatría. Y cuando indagamos más acerca de este asunto, no es difícil encontrar que la idolatría es el traspié más grande que el diablo ha usado para hacer al hombre caer.  ¿Por qué ha usado esta táctica para hacer caer aun a los cristianos que proclaman estar firmes en la Palabra?

La razón es porque esta táctica funciona eficazmente.  Como hemos aprendido en otros estudios bíblicos, la idolatría abarca mucho más que figuritas, estatuas, o tallados.  Un ídolo es todo aquello que le des más importancia que a lo que Dios te dice. ¿Qué ídolos existen en tu vida?  Solo una pregunta para reflexionar.

Permítanme explicarles el punto que deseo hacer de otra manera para que entiendan bien lo que les estoy diciendo.  En mi experiencia ministerial, no es raro escuchar de personas que se encuentran pasando por situaciones difíciles en su vida, que aparentan haber surgido repentinamente.  Pero como les dije, las cosas raramente suceden repentinamente, sino que los cambios que afectan nuestra vida son cosas que suceden gradualmente.