Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

No sé cuantos de ustedes han visto anuncios que promueven lo que algunos le dicen “magia blanca”, pero existen cientos, sino miles, de ellos. Esos tipos de anuncios en ocasiones se ven en el televisor, o se escuchan en la radio, pero son muy comunes en el Internet. Y estos anuncios promueven la brujería, santería, hechizos, y cosas semejantes.

Fíjense bien en los anuncios que aparecen en sus páginas favoritas del Internet, y creo que todos descubrirán anuncios de “amarres para esto”, y “amarres para lo otro”, “brujos”, “hechiceros”, “magia blanca”, etc. etc. Y por alguna razón los algoritmos de los motores de búsquedas, asocian frases cristianas con estos tipos de sitios en el Internet, y es por eso que bloquear estos anuncios es algo casi imposible.

Digo esto porque a pesar de que en nuestra página de Internet yo he bloqueado a cientos de sitios, sino miles, que publican estos anuncios, de vez en cuando aparecen uno o dos. ¿Por qué les he dicho esto? Existen dos razones.

La razón principal por lo que les he dicho estas cosas, es porque existen muchos cristianos que a pesar de haber escuchado predicación tras predicación, y estudio bíblico tras estudio bíblico, continúan patrocinando, y en ocasiones usando los servicios brindados por esto sitios.

Anuncios

En otras palabras, no es fuera de lo común encontrar que personas que profesan ser cristianos, continúan rindiéndole homenaje al diablo, y hacen lo que Dios claramente llama abominación.

La segunda razón por lo que les he dicho estas cosas, es porque la triste realidad es que la mayoría de los cristianos no obran para Dios. Y esto es algo que produce que muchos sean engañados, o que no tengan conocimiento alguno de la verdad de Dios. Pensemos en esto por un breve momento.

Casi a diario nos tropezamos con los Testigos de Jehová, o con los Mormones. Estas personas se paran frente a centros comerciales grandes, y andan por vecindarios a pies, o en bicicletas, promoviendo una doctrina completamente falsa; sin embargo, rara vez nos tropezamos con un cristiano, o grupo de cristianos que estén evangelizando. ¿Es verdad o no? Y como les dije, la inacción por parte de los cristianos, produce que muchos sean engañados y atrapados en las mentiras de Satanás.

Hoy quiero que examinemos unos pasajes en la Biblia de un acontecimiento histórico. Hoy quiero que examinemos lo que sucede, cuando el hombre piensa que existe un dios o dioses más poderosos que el Dios creador del universo, como en el caso de los santeros, curanderos, brujos, adivinadores, hechiceros, etc. Y lo que sucede cuando las personas escogen creer lo que el hombre ha inventado, como en el caso de los diferentes cultos y religiones falsas que existen en el mundo.

1 Reyes 18:20-38Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel, y reunió a los profetas en el monte Carmelo. 21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. 22 Y Elías volvió a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. 23 Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo. 24 Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho. 25 Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un buey, y preparadlo vosotros primero, pues que sois los más; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo. 26 Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: !!Baal, respóndenos! Pero no había voz, ni quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho. 27 Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y hay que despertarle. 28 Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre sobre ellos. 29 Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase.30 Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado. 31 Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, 32 edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano. 33 Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña. 34 Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron la tercera vez, 35 de manera que el agua corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua la zanja. 36 Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. 38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.

Como acostumbro a decir, antes de proceder con nuestro estudio bíblico, nos será necesario hacer un breve recuento de historia. Después que murió el rey Salomón, el reino de Israel cayó en gran desorden.

Anuncios

El estado de desorden fue tan grande, que el reino quedo dividido en dos; el reino del sur y el reino del norte. Los eventos descritos en nuestro estudio bíblico, toman lugar aproximadamente unos 60 años después de esta división, y el rey del norte se llamaba Acab; les puedo decir que este hombre no era nada bueno. Es más, los estudios bíblicos nos revelan que Acab fue uno de los peores reyes de Israel [1].

Los estudios bíblicos también nos revelan que Acab se unió a una mujer llamada Jezabel, quien lo influencio a construir templos a Baal, y juntos conducían a la nación de Israel lejos de los caminos y voluntad de Dios [2].

Entonces, aquí tenemos a Elías quien le profetizó al rey, que debido a la idolatría y a la desobediencia no llovería en la tierra de Israel [3]. Ahora bien, estoy seguro de que Acab y Jezabel no le prestaron mucha atención a lo que Elías le profetizó. Pero, después de tres años de sequía, al rey no le quedo más remedio que tomar la advertencia del profeta en serio. Es más, Jezabel se lleno de tanta ira, que perseguía y mataba a los profetas de Dios en el reino [4].

Con este breve repaso histórico podemos claramente apreciar que Elías era un hombre buscado por la ley, y que Dios no era muy bienvenido por la mayoría, debido a la sequía y el hambre. Todo esto nos conduce a este punto en la historia que estamos examinado hoy.

Aquí vemos como Elías finalmente se encuentra cara a cara con Acab [5]. Demás esta decir que este no fue un encuentro agradable, ya que las autoridades habían estado buscando a Elías, por tres años, con la intención de prenderle y matarle. ¿Qué sucedió entonces?

Cuando el rey se encuentra con Elías, lo primero que hace es acusarlo de la maldición que había caído en su reino. Pero, Elías no se dejo intimidar, él no se dejo culpar. Elías llamo las cosas por lo que eran, y puso la culpa en el lugar apropiado; la culpa de lo que había acontecido en el reino la tenía el rey [6]. Ahora, ¿por qué les he hecho todo este recuento? La razón es fácil, nuestras acciones determinan si recibiremos maldición o bendición.

Anuncios

Debido a la desobediencia, y a la idolatría, el reino de Samaria fue maldecido por Dios. Debido a la desobediencia y la idolatría, existen muchos cristianos que no reciben las bendiciones que Dios desea entregarles.

Como trate de ilustrarles al principio, existen muchos que profesando ser cristianos buscan soluciones a sus problemas, pero con frecuencia buscan las soluciones en lugares inapropiados. Existen muchos cristianos que buscan soluciones en amuletos, encantaciones, sortilegio, y religiones, en vez de aceptar responsabilidad por sus malas acciones, arrepentirse, y volverse a Dios, quien es el único que todo lo puede [7].