Existe una frase que todo cristiano conoce, esta frase es: “por gracia sois salvo”. ¿Cuántos han escuchado esta frase? No creo que exista un cristiano en el mundo que no ha escuchado esta frase en un punto de su vida; y voy más allá, no creo que exista un cristiano que no solamente ha escuchado esta frase, sino que la ha dicho y repetido en numerosas ocasiones.

La frase “por gracia sois salvo” es lo que todos los cristianos decimos en cuanto a nuestra salvación, ya que todos conocemos muy bien que la ley sola no nos puede salvar.

La realidad es que solamente a través del sacrificio perfecto de Jesucristo en la cruz del calvario, hoy podemos llamarnos hijos de Dios [1].

El sacrificio de Jesucristo en la cruz del calvario, fue el que rompió la separación que existía entre nosotros y nuestro Padre celestial, y su sangre es la que nos limpio de pecado [2]. El problema que existe, es que un gran número de cristianos repiten esta frase, sin tener un buen entendimiento de lo que en realidad significa.

Anuncios

Un gran número de cristianos repite esta frase porque la han escuchado en estudios bíblicos, o predicaciones, y la usan para justificar el pecado en su vida, y separarse por completo de las leyes de Dios. Pero la realidad es que es imposible separar las leyes de Dios de la gracia. Ahora bien, con esto que les acabo de decir no estoy diciendo ni implicando, que tenemos que convertirnos en legalistas, y rechazar a Jesucristo.

Nuestro Señor Jesucristo es nuestro mediador [3], y solo por nuestra fe en Cristo es que recibimos la salvación [4], pero “por gracia sois salvo” no puede ser usado para encubrir o justificar el pecado.

Manteniendo estas cosas que les acabo de decir, procedamos a nuestro estudio bíblico de hoy, y aprendamos lo que Pablo estaba enseñando a los cristianos de la iglesia en Éfeso cuando les dijo esto.

Efesios 2:1-9Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Ahora bien, como acostumbro a decir, antes de proceder con nuestro estudio bíblico de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia. Sé que los repasos de historia suelen ser un poco aburridos, y que no agradan a muchos, pero los repasos de historia son extremadamente de importancia, ya que nos ayudan a entender el contexto de lo que estamos estudiando, y nos ayudan a entender como la palabra de Dios se aplica a nuestra vida.

Pablo escribió esta carta durante su primer encarcelamiento romano alrededor del 60-62 d.C [5]. En este tiempo Pablo estaba pasando por unos momentos muy difíciles en su vida. Pero a pesar de estar encarcelado, él no permitió que eso detuviera su ministerio.

Anuncios

Cuando estudiamos la epístola que Pablo escribió a la iglesia en Éfeso, no es difícil discernir que él no les escribió con el propósito de corregir algo en especifico, sino que la escribió para alentar a los cristianos de esa congregación, y guiarles a que vivieran de forma agradable a Dios.

Pablo escribió esta carta con el propósito de motivar a los creyentes a conectarse al poder de su fuente espiritual, para recibir la fortaleza que les ayudaría en el comportamiento de su vida diaria [6]. Manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio bíblico de hoy.

Ahora bien, existen miles sino millones de cristianos, que piensan que “…por gracia sois salvo…” significa que son salvos de la condenación eterna, o del infierno, a pesar de que continúan perseverando en el pecado.

Pero la realidad es que esta frase no tiene nada que ver con la condenación eterna, o el juicio de Dios, sino que esta frase esta más bien relacionada con el cambio que tiene que suceder, en la vida de las personas que aceptan a Jesucristo como rey y salvador. Vamos a examinar los versículos claves que nos ayudaran a entender el verdadero significado de “…por gracia sois salvo…”

Lo primero que encontramos aquí es que se nos dice: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás….” Dile a la persona que tienes a tu lado: Él nos dio vida.

Ahora, claro esta en que aquí no se esta hablando de una muerte física, sino que se esta hablando de una muerte espiritual. Y la realidad del caso es que antes de llegar a Jesucristo, todos aquí estábamos completamente muertos, ya que como todos sabemos la paga del pecado es muerte, y solo la sangre de Jesucristo nos puede limpiar [7]. Así que ya que para Dios el pecado es muerte, cuando dejamos el pecado Él nos considera vivos. Y esta es la gracia de Dios.

Anuncios

La gracia de Dios: “…aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús…”

En otras palabras, aun cuando vivíamos en el mundo, aun cuando perseverábamos en la maldad, una vez que aceptamos a Cristo, Dios perdono nuestros pecados y pasamos de vivir en este mundo, a vivir “…en los lugares celestiales con Cristo Jesús…” Claro está en que esto es una alegoría, pero esta alegoría significa que cuando nos apartamos del pecado dejamos de vivir en el mundo, y ahora residimos en el Reino de Dios.