No sé si a ustedes les pasa lo mismo que a mí, pero a veces me siento como que el trabajo que estoy haciendo es en vano; en otras palabras, me siento completamente frustrado. Digo esto porque en nuestro afán de hacer la obra de Dios crecer, hace un tiempo atrás, nosotros creamos un servicio de estudio Bíblico durante la semana, pero no duró mucho tiempo debido a la falta de asistencia.

También creamos un servicio de alabanza y testimonio durante la semana, pero nuevamente tuvimos que suspenderlo porque en la mayoría de los casos, los únicos que participaron del servicio eran menos de cinco o seis, y esto era incluyendo a mi esposa y a mí.  Y también iniciamos un servicio de ayuno y oración durante la semana, pero una vez más, la falta de asistencia nos llevó a suspenderlo.

En otras palabras, hemos tenido la iglesia abierta de cuatro a cinco veces por semana con diferentes actividades, pero debido a la falta de asistencia, tuvimos que eliminar todos los servicios adicionales. Estas son sólo algunas de las cosas que a veces me han hecho cuestionar a Dios; estas son sólo algunas de las cosas que en ocasiones han causado que todos nosotros que servimos dudemos de nuestras habilidades y talentos.

Sin embargo, la realidad de todo esto es que estas experiencias y sentimientos, son compartidos por muchos pastores en numerosas congregaciones, y son uno de los problemas más graves que afectan a la Iglesia de hoy. Estamos hablando de cosas que nos desalientan y descorazonan. Cosas que en numerosas ocasiones nos conducen a cuestionar a Dios, y a nosotros mismos.

Anuncios

Les puedo decir que este fue mi caso la semana pasada al ver que habíamos tan pocos en la congregación. No porque deje de valorar a los hermanos que estaban presentes, gloria a Dios por ellos; sino fue porque me duele ver como existen tantos, que se pierden la bendición que existe en congregarse para alabar y escuchar la palabra de Dios. Les puedo decir que por mucho que trate de sacudir estos sentimientos negativos de mi mente, no lo pude lograr; pero gracias a Dios que el Señor siempre se manifiesta cuando más le necesitamos en nuestra vida.

Digo esto porque cuando yo estaba deprimido y cuestionando a Dios, y a mí mismo, comencé a leer la palabra de Dios, y encontré unos versículos me movieron del estado de ánimo en el que me encontraba, directamente a la presencia de Dios. Digo esto porque cuando leí y medite en las escrituras, Dios me hizo recordar tres cosas que todos conocemos, pero que a veces ignoramos, o permitimos que sean ahogadas por las situaciones, o circunstancias, que se presentan en nuestra vida.

Así que los versículos que vamos a estudiar hoy nos servirán para recordarnos que:

1. El que busca hacer la voluntad de Dios sufrirá oposición.

2. El que busca hacer la voluntad de Dios tiene que permanecer firme no obstante la situación.

Anuncios

3. El que busca hacer la voluntad de Dios nunca será derrotado.

Pasemos ahora a la Palabra de Dios para descubrir estas tres verdades para nuestra vida.

Hechos 5:34-39Entonces levantándose en el concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles, 35 y luego dijo: Varones israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer respecto a estos hombres. 36 Porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien. A éste se unió un número como de cuatrocientos hombres; pero él fue muerto, y todos los que le obedecían fueron dispersados y reducidos a nada. 37 Después de éste, se levantó Judas el galileo, en los días del censo, y llevó en pos de sí a mucho pueblo. Pereció también él, y todos los que le obedecían fueron dispersados. 38 Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este concilio o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; 39 mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.

I. El que busca hacer la voluntad de Dios sufrirá oposición.

Para ilustrar el primer punto de nuestro estudio de hoy, tenemos que examinar los acontecimientos que condujeron a este punto en la historia. Los apóstoles habían sido encarcelados como criminales comunes, simplemente por el hecho de que predicaban diligentemente el evangelio de Jesucristo.

Anuncios

Esto es algo que se encuentra fácilmente en Hechos 5:17-18 cuando leemos: “…Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; 18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública…”. Les puedo decir que esta no era la primera vez que los apóstoles se habían enfrentado a este tipo de oposición, ni era algo que los tomó por sorpresa. El Señor les había advertido lo que les sucedería como lo encontramos reflejado en Lucas 21:16-17 cuando leemos: “…Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; 17 y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre…”.

El Señor les advirtió a los apóstoles en ese momento, y estas palabras sirven como una advertencia para nosotros hoy. Digo esto porque con estas pocas palabras, el Señor nos deja saber claramente, que cuando verdaderamente buscamos servir a Dios, inevitablemente nos veremos cara a cara con la oposición, o con situaciones que trataran de influenciar negativamente nuestra relación con Dios. Dile a la persona sentada a tu lado: la oposición está llegando. Pero a pesar de la oposición, nosotros tenemos que mantenernos firmes e inquebrantables. Esto me conduce al segundo punto.

II. El que busca hacer la voluntad de Dios tiene que permanecer firme no obstante la situación.

Aunque los líderes religiosos de aquel tiempo habían encerrado a los apóstoles en su intento de silenciarles, los apóstoles no serían silenciados, ¿saben por qué no? Porque Dios estaba en control de todo lo que pasó. Para que entiendan bien lo que les estoy diciendo, fíjense bien en lo que encontramos en Hechos 5:19-21 cuando leemos: “…Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: 20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. 21 Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban…”.

En otras palabras, la verdad de Dios no sería detenida por el hombre. Dile a la persona que tienes a tu lado: la verdad de Dios no puede ser detenida. Todo el que busca hacer la voluntad de Dios tiene que permanecer firme, porque Dios es quien nos guía. Todo el que busca hacer la voluntad de Dios tiene que permanecer firme e inquebrantable, porque Dios es quien abre las puertas de las cárceles de este mundo, y nos libera para vivir en Cristo.

Estos pequeños detalles históricos que hemos explorado hoy, nos conducen más o menos al punto de la historia de los versículos que estamos examinando. En otras palabras, el momento cuando los apóstoles fueron llevados ante el concilio para ser juzgados y condenados a muerte por violar sus órdenes.

Páginas: 1 2