Poder Pentecostés

Ahora me detengo aquí para hacer dos aclaraciones. Número uno; cuando me refiero a la iglesia no me estoy refiriendo a esta congregación o a una congregación específica. Cuando me refiero a la iglesia me estoy refiriendo al Cuerpo de Cristo en su totalidad.

Anuncios

Número dos; con lo que les estoy diciendo, y con lo que les diré a continuación no estoy diciendo ni implicando que nuestra congregación es el único lugar donde se predica la verdad, o se sigue la sana doctrina.

Yo sé que existen incontables congregaciones donde los pastores y ministros están completamente entregados a Dios. Pero lo que si les estoy diciendo es que lo que ha sucedido a través del tiempo es que la iglesia ha sido infiltrada por personas malvadas que solo buscan satisfacer sus deseos y manipular a las masas.

Lo triste de todo es que los falsos maestros no son los únicos completamente culpables de apartar a tantos de la presencia de Dios. Los falsos maestros son responsables solo hasta cierto punto, pero la decisión final o conclusión descansa en el creyente.

Anuncios

En 2 Corintios 11:13-15 encontramos que el apóstol Pablo nos dice: “…Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” ¿Por qué he utilizado estos versículos aquí?

La razón por la que use estos versículos aquí es porque en ellos encontramos muy bien ilustrado lo que les acabo de decir. En estos versículos encontramos que el apóstol Pablo nos advierte claramente que no podemos aceptar todo lo que escuchamos o vemos como la verdad de Dios.

Con esto aquí el apóstol nos advierte claramente de que no podemos aceptar todo lo que aparente bueno, sino que tenemos que comprobarlo. En otras palabras, tenemos que saber distinguir entre la verdad de Dios y las mentiras del diablo. Si no podemos hacer esto, entonces nunca experimentaremos el verdadero mover del Espíritu Santo en nuestra vida, sino que nos pasaremos la vida entera corriendo de un lado a otro siguiendo señales que quizás no sean de Dios.

Anuncios

¿Qué les quiero decir con todo esto? Lo que les estoy diciendo con todo esto es que tenemos que dejar de correr de un lado a otro en busca de señales y prodigios que supuestamente son manifestaciones del Espíritu Santo.  Lo que les estoy diciendo con todo esto es que tenemos que reconocer que el genuino mover del Espíritu Santo no está centrado en una iglesia o congregación.

El verdadero mover del Espíritu Santo no está limitado a un hombre o a un grupo. El verdadero mover del Espíritu Santo es encontrado en cada uno de nosotros. Fíjense bien como esto es algo que queda extremadamente claro en Juan 14:16 cuando leemos: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.” Dile a la persona que tienes a tu lado: el Espíritu Santo mora en ti. Esto me conduce a la tercera condición que tenemos que cumplir.

III. Obrar en el poder del Espíritu Santo

En el ultimo versículo que estamos estudiando en el día de hoy encontramos que se nos dice: “…fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Quiero que notemos algo aquí que es de suma importancia.

Anuncios

Quiero que notemos que aquí la Palabra nos dice que ellos recibieron el poder de hablar en otras lenguas. Pero, ¿qué quiere decir esto? ¿Quiero esto decir que ellos hablaron jerigonzas inentendibles a las personas que estaban presentes como muchos supuestos hombres y mujeres de Dios hacen hoy en día? La respuesta es un absoluto NO.

La realidad de todo es que hasta el día de hoy yo no he podido encontrar ningún versículo en la Biblia que diga que Jesús, o los apóstoles, hablaron jerigonzas o palabras inentendibles.

Pero entonces, ¿qué fue lo que sucedió en ese momento? Lo que sucedió en ese momento fue que ellos recibieron el poder de ser entendidos en todos los idiomas a la misma vez; ellos recibieron el poder de hablar del mismo modo que Dios habla.

En otras palabras, ellos pudieron comunicarse con toda persona en ese momento sin que ellos hicieran esfuerzo alguno de hablar en el idioma o dialecto de aquellos que estaban presentes. Esto es muy diferente a lo que se ve comúnmente en las iglesias de hoy. ¿Qué les estoy tratando de decir con todo esto?

Anuncios

Quiero que quede claro que yo no estoy diciendo que el hablar con palabras que no entendemos, en otras palabras hablar en lenguas angelicales, no son reales. La verdad del asunto es que el hablar en lenguas es muy real, pero también hay un propósito para ello. Fíjense bien en lo que encontramos en 1 Corintios 14:2 cuando leemos: «Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.

Lo que si les estoy diciendo con todo esto es que hablar en lenguas es mucho más de hablar palabras inentendibles; hablar en lenguas es comunicar el mensaje de salvación a las personas. Hablar en lenguas es permitir que el Espíritu Santo sea quien inspire nuestras palabras para que el mensaje de Dios sea entendido y aceptado por aquellos que nos rodean.

En otras palabras, obrar en el poder del Espíritu Santo que ahora mora en nosotros. No podemos depender de nuestras habilidades, sino tenemos que confiar en el poder de Dios. Digo esto porque si nos ponemos a confiar en nuestras propias habilidades, entonces nunca lograremos hacer nada para el Reino de Dios.  Así que dile a la persona que tienes a tu lado: obra en el poder del Espíritu Santo.

Para concluir

Lo que el mundo más necesita es una manifestación del poder del Espíritu Santo como lo que sucedió en el día de Pentecostés, pero antes de que esto suceda en el mundo, primeramente tiene que suceder en el pueblo de Dios.

Pero para que esto suceda en el pueblo de Dios, tenemos que convertirnos en persona obedientes a nuestro Padre celestial; tenemos que obedecer Su Palabra en todo momento y no solo cuando nos conviene o parece. Para que el mundo pueda experimentar una manifestación del poder del Espíritu Santo, el pueblo de Dios tiene que aprender a diferenciar entre la verdad de Dios y las mentiras del diablo.

Esto quiere decir que no aceptaremos todo lo que escuchamos o vemos como la verdad de Dios, sino que tomaremos el tiempo de examinarlo todo a través de la Palabra de Dios. Y lo más importante de todo, lo cual cubre todo, es que tenemos que obrar según el poder del Espíritu Santo.

Digo que esto cubre todo porque cuando obramos según el poder del Espíritu Santo, entonces no estamos obrando por nuestra propia habilidad o fortaleza, sino que obramos en el poder de Dios, y cuando obramos en el poder de Dios, entonces no existe potestad alguna que nos pueda derrotar.

Ahora la pregunta que queda es: ¿quieres el poder Pentecostés?

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Por favor respete los derechos de autor. No copie y publique esta predicación en otros sitios web. Comparta esta predicación a traves del vinculo incluido aqui debajo.

https://www.elnuevopacto.com/predicas-cristianas/126-poder-Pentecostés

Publicaciones Similares