Construyendo un Legado en Cristo

Construyendo un Legado en Cristo

Predicas Cristianas Prédica de Hoy: Construyendo un Legado en Cristo

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Génesis 49:1-12

Introducción

Hermanos y hermanas en Cristo, hoy nos reunimos para reflexionar sobre un tema fundamental en nuestras vidas: el legado. ¿Qué es un legado? Es aquello que dejamos atrás, las huellas de nuestras decisiones y acciones. En el libro de Génesis, capítulo 49, vemos a Jacob, al final de sus días, bendiciendo a sus hijos. Cada bendición, llena de profecías y enseñanzas, nos muestra cómo nuestras elecciones diarias van tejiendo el tapiz de lo que dejaremos a las generaciones futuras.

Este pasaje bíblico nos invita a pensar en nuestra propia vida. ¿Qué legado estamos construyendo? ¿Son nuestras acciones reflejo de la fe y amor que profesamos? A través de las bendiciones de Jacob, aprendemos que nuestro legado no está predeterminado ni fijado en piedra. En Cristo, tenemos la oportunidad de forjar un nuevo legado en Cristo, uno que refleje Su amor, gracia y verdad.

Hoy, exploraremos cómo las decisiones que tomamos influyen en nuestro legado. Veremos que, aunque nuestro pasado puede influir en nosotros, no tiene el poder de controlarnos. En Cristo, somos libres para elegir un nuevo camino, para construir un legado de fe, esperanza y amor. Acompáñenme en este viaje a través de la Palabra de Dios, para descubrir cómo podemos construir un legado que honre a Dios y bendiga a las generaciones futuras.

Ahora preguntemonos: ¿Qué legado estamos construyendo? ¿Son nuestras acciones reflejo de la fe y amor que profesamos?

I. La Influencia de Nuestras Elecciones en el Legado

En Génesis 49, observamos cómo Jacob, al bendecir a sus hijos, revela las consecuencias de sus elecciones. Cada hijo recibe una bendición que refleja sus acciones pasadas y sus caracteres. Esto nos enseña una verdad profunda: nuestras decisiones diarias tienen un impacto significativo en el legado que dejamos.

Como Rubén, Simeón y Leví, nuestras elecciones pueden llevar a bendiciones o a dificultades. Sin embargo, en Cristo, tenemos la oportunidad de redirigir nuestro camino y construir un legado de fe y amor. Nuestras decisiones de hoy están formando el legado que dejaremos mañana.

Permítanme compartir una experiencia personal de mis años en la policía. Recuerdo una vez, enfrentándome a una situación tensa con un joven sospechoso. La decisión de hablarle con calma y comprensión, en lugar de con autoridad y fuerza, llevó a una resolución pacífica. Esta experiencia me enseñó cómo una elección, en un momento crítico, puede cambiar completamente el resultado de una situación. Al igual que Rubén, nuestras decisiones pueden tener un impacto duradero, no solo en nuestras vidas sino también en las de los demás.

a. La Decisión de Rubén y su Impacto

Rubén, el primogénito de Jacob, es un ejemplo claro de cómo una mala decisión puede afectar nuestro legado. Su impulso y falta de control (verss. 3-4) llevaron a consecuencias duraderas.

Esto nos enseña que nuestras acciones impulsivas y decisiones sin reflexión pueden desviarnos del camino que Dios tiene para nosotros. Sin embargo, no estamos atados a nuestros errores pasados. En Cristo, podemos tomar decisiones que reflejen sabiduría y autocontrol, redirigiendo nuestro legado hacia uno que honre a Dios.

b. Las Acciones de Simeón y Leví

Simeón y Leví, conocidos por su violencia y furor (verss. 5-7), nos muestran cómo las decisiones impulsadas por emociones negativas pueden llevar a un legado de dolor y división.

Sus acciones violentas tuvieron repercusiones no solo en sus vidas sino también en las de sus descendientes. Esto nos recuerda la importancia de buscar la paz y el perdón en nuestras relaciones. Al elegir el amor y la comprensión, podemos transformar un legado de conflicto en uno de reconciliación y unidad en Cristo.

c. La Elección de un Nuevo Camino en Cristo

A pesar de los errores y fracasos de nuestros antepasados, en Cristo tenemos la oportunidad de elegir un nuevo camino. No estamos condenados a repetir los errores del pasado.

Como Judá, que a pesar de sus fallas fue bendecido y se convirtió en el linaje del Mesías (verss. 8-12), también nosotros podemos tomar decisiones que nos lleven a un legado de bendición y propósito divino. Al vivir en obediencia a Dios y en armonía con sus enseñanzas, podemos construir un legado que refleje el amor y la gracia de Cristo.

Aplicación

Reflexionemos sobre nuestras propias vidas. ¿Qué decisiones estamos tomando hoy que están moldeando nuestro legado? Es esencial recordar que, en Cristo, no estamos atados a los errores del pasado. Cada día es una nueva oportunidad para tomar decisiones que reflejen nuestra fe y amor por Dios.

Al elegir la sabiduría, el perdón y el amor, estamos construyendo un legado que no solo nos bendice a nosotros y a nuestras familias, sino que también impacta positivamente a las generaciones futuras. Que nuestras elecciones de hoy sean un reflejo del legado que deseamos dejar.

¿Cómo pueden nuestras elecciones de hoy transformar nuestro mañana?

II. Nuestro Pasado No Nos Controla

En la bendición de Jacob a sus hijos, vemos cómo el pasado influyó en su futuro, pero no lo determinó completamente. Esto nos enseña una lección vital: aunque nuestro pasado puede moldearnos, no tiene el poder de controlarnos. En Cristo, somos liberados de las cadenas del pasado y podemos vivir una vida nueva.

Me recuerdo que una vez me encontré con un ex-delincuente que había cambiado su vida completamente. Años atrás, yo lo había arrestado por delitos menores. Sin embargo, al encontrarlo esta vez descubrí que había transformado su vida. Este hombre se había entregado a Cristo.

Ahora él estaba ayudando a otros jóvenes a evitar el camino que él había tomado. Esta historia es un poderoso recordatorio de que nuestro pasado no tiene que definir nuestro futuro. Una verdad que encontramos en Cristo es que, con fe y determinación, podemos superar nuestro pasado y forjar un nuevo camino.

¿Qué les estoy tratando de decir son ctodo esto? Lo que les estoy diciendo es que nuestro legado no está fijado por nuestros antecedentes o errores anteriores. En cambio, es algo que construimos día a día con nuestras elecciones y acciones. ¿Estamos permitiendo que los errores del pasado dicten nuestro futuro?

a. Superando el Pasado

Cada uno de nosotros tiene un pasado, con momentos de triunfo y de fracaso. Al igual que los hijos de Jacob, nuestras historias pasadas pueden contener errores y arrepentimientos. Sin embargo, en Cristo, tenemos la oportunidad de superar nuestro pasado.

No estamos definidos por nuestros errores, sino por la gracia y el perdón que encontramos en Jesús. Al aceptar esta verdad, podemos avanzar con confianza, sabiendo que nuestro pasado no dicta nuestro futuro. En lugar de quedarnos atrapados en la culpa y el remordimiento, podemos elegir vivir una vida de redención y esperanza.

b. La Transformación a través de Cristo (2 Corintios 5:17)

La transformación en Cristo es una de las verdades más poderosas del cristianismo. Al igual que Judá, cuya historia evolucionó de errores a ser el linaje del Mesías, nosotros también podemos experimentar una transformación radical.

En Cristo, no solo somos perdonados, sino también renovados. Esta renovación nos permite dejar atrás las viejas formas y adoptar una vida que refleje los valores y enseñanzas de Jesús. A través de esta transformación, nuestro legado cambia, pasando de uno marcado por el pasado a uno definido por la gracia y el amor de Dios.

c. Elegir un Futuro Diferente

La historia de los hijos de Jacob nos muestra que siempre tenemos la opción de elegir un futuro diferente. No importa cuán desafiantes o complicadas hayan sido nuestras historias pasadas, en Cristo, tenemos la libertad de elegir un nuevo camino.

Esta elección implica tomar decisiones conscientes que reflejen nuestros valores y creencias cristianas. Al hacerlo, no solo cambiamos nuestro propio destino, sino que también influimos positivamente en aquellos que nos rodean. Elegir un futuro diferente significa construir un legado que honre a Dios y deje una huella positiva en el mundo.

Aplicación

Consideremos cómo el pasado ha influido en nuestras vidas. ¿Estamos permitiendo que los errores y fracasos pasados dicten nuestro presente y futuro? Recordemos que en Cristo, somos nuevas criaturas. Tenemos la oportunidad cada día de elegir un camino que refleje nuestra fe y valores cristianos.

Al hacerlo, no solo encontramos liberación personal, sino que también establecemos un ejemplo para otros. Que nuestras decisiones y acciones de hoy sean un testimonio de la transformación y esperanza que encontramos en Cristo, construyendo así un legado de fe y amor.

¿Cómo puede nuestra fe en Cristo liberarnos de las sombras del pasado?

III. Creando un Nuevo Legado en Cristo

La historia de Jacob y sus hijos nos muestra que, a pesar de nuestro pasado y las tradiciones familiares, en Cristo tenemos el poder de crear un nuevo legado.

Este nuevo legado no se basa en lo que hemos hecho, sino en lo que Cristo ha hecho por nosotros. Al vivir en Él y por Él, nuestras vidas pueden reflejar un legado de gracia, amor y verdad. Este legado no solo nos afecta a nosotros, sino que también tiene el potencial de impactar a las generaciones futuras, mostrando el poder transformador de la fe en Cristo.

Les puedo decir que durante mi carrera yo participé en programas de alcance comunitario, trabajando con jóvenes en riesgo. Vi de primera mano cómo la orientación positiva y el apoyo pueden influir significativamente en sus vidas.

Estos jóvenes, a menudo atrapados en ciclos de violencia y pobreza, podían encontrar un nuevo sentido de propósito y dirección. Esto me mostró cómo, al vivir nuestros valores cristianos y compartir nuestra fe, podemos impactar positivamente las generaciones futuras y ayudar a construir un legado de esperanza y amor.

Ahora debeos preguntarnos: ¿Cómo podemos, a través de nuestra identidad en Cristo, forjar un nuevo camino para nosotros y para las generaciones futuras?

a. La Identidad en Cristo

Nuestra identidad en Cristo es el fundamento para crear un nuevo legado. Al aceptar a Cristo, nos convertimos en nuevas criaturas (2 Corintios 5:17).

Esta nueva identidad nos libera de las cadenas del pasado y nos da una nueva perspectiva de la vida. Ya no estamos definidos por nuestros errores o por la herencia de nuestros antepasados, sino por nuestra relación con Jesús. Esta nueva identidad en Cristo nos permite vivir de manera que refleje sus enseñanzas y amor, estableciendo así un legado que honra a Dios y bendice a otros.

b. Las Decisiones Guiadas por la Fe

Crear un nuevo legado en Cristo implica tomar decisiones guiadas por la fe. Esto significa buscar la voluntad de Dios en todas nuestras acciones y decisiones. Al hacerlo, nuestras vidas se convierten en un reflejo del carácter de Cristo, mostrando amor, paciencia, bondad y autocontrol.

Estas decisiones no solo afectan nuestra vida actual, sino que también establecen un patrón para las generaciones futuras. Al vivir una vida guiada por la fe, demostramos que es posible romper con los patrones negativos del pasado y establecer un legado de esperanza y redención.

c. Impactando a las Generaciones Futuras

El legado que creamos en Cristo tiene el poder de impactar a las generaciones futuras. Al vivir de acuerdo con los principios bíblicos y mostrar el amor de Cristo en nuestras acciones, establecemos un ejemplo para nuestros hijos, nietos y para aquellos a nuestro alrededor.

Este legado de fe no solo nos beneficia a nosotros, sino que también sirve como una luz guía para otros. Al criar a nuestros hijos en la fe y compartir nuestras experiencias con otros, ayudamos a sembrar semillas de esperanza y amor que pueden florecer en las vidas de muchas personas.

Aplicación

Reflexionemos sobre el legado que estamos creando. ¿Está nuestro legado actual reflejando nuestra fe en Cristo? Recordemos que cada día es una oportunidad para vivir de una manera que honre a Dios y muestre su amor a los demás.

Al tomar decisiones guiadas por la fe y vivir de acuerdo con nuestra identidad en Cristo, estamos estableciendo un legado que no solo nos bendice a nosotros, sino que también tiene el potencial de impactar positivamente a las generaciones futuras. Que nuestras vidas sean un testimonio del amor y la gracia de Dios, creando así un legado que perdure y bendiga a muchos.

Para concluir

Hoy nos llevamos un mensaje poderoso sobre el legado. Hemos visto cómo nuestras elecciones, influenciadas por nuestra fe en Cristo, tienen el poder de moldear un legado que trasciende el tiempo y las generaciones. No estamos atados a los errores del pasado ni limitados por las acciones de nuestros antepasados. En Cristo, cada día es una nueva oportunidad para construir un legado de amor, esperanza y verdad.

Recordemos que nuestro legado no se mide solo por lo que hacemos, sino también por cómo vivimos y cómo amamos. Cada decisión, cada acción, cada palabra pronunciada en amor y verdad contribuye a un legado que refleja la luz de Cristo en este mundo. Nuestro legado es un testimonio vivo de nuestra fe, un faro de esperanza para aquellos que buscan dirección y consuelo.

Que nos esforcemos por vivir de tal manera que, cuando llegue nuestro momento de partir, dejemos atrás un legado que hable de nuestra fe inquebrantable en Jesucristo. Un legado que inspire a otros a buscar a Dios, a vivir en Su amor y a caminar en Sus caminos. Que nuestras vidas sean un reflejo del amor de Cristo, llenas de gracia, compasión y verdad.

Así que al salir de aquí hoy, llevemos con nosotros el desafío de vivir cada día conscientes del legado que estamos construyendo. Que nuestras elecciones y acciones sean guiadas por nuestra fe en Cristo, y que nuestro legado sea un testimonio de Su amor eterno y transformador. En Cristo, tenemos la bendición y la responsabilidad de construir un legado que no solo honre a Dios, sino que también bendiga a las generaciones venideras. Que así sea. Amén.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *