Superar la Conformidad

Superar la Conformidad

Descubre en nuestras predicas cristianas, cómo enfrentar y superar la conformidad y vivir una vida guiada por la voluntad de Dios. Este mensaje te inspirará a desafiar las normas mundanas y caminar por un sendero de fe y propósito divino.

Predicas Cristianas Prédica de Hoy: Superar la Conformidad: Lecciones de Fe y Transformación

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Romanos 12:2

Introducción

En el día de hoy deseo que reflexionemos sobre un mensaje que es esencial para nuestra vida espiritual y diaria. Hoy deseo que reflexionemos acerca de la conformidad. Deseo hacer esto para que juntos descubramos cómo enfrentar y superar la conformidad que este mundo intenta imponernos.

La realidad es que superar la conformidad o es fácil; sino que está lleno de desafíos que pondrán a prueba nuestra fe, nuestra identidad y nuestras relaciones. Pero, ¿acaso no nos ha prometido nuestro Señor la fuerza necesaria para superar cada uno de estos obstáculos?

A través de las enseñanzas del apóstol Pablo, y con ejemplos que resuenan en el corazón, hoy exploraremos cómo podemos resistir la presión de conformarnos, superar la conformidad, renovar nuestras mentes y vivir conforme a la voluntad divina.

I. Lo que nos lleva a la conformidad

Imagina que estás caminando por un sendero donde todos los demás van en una dirección. Parece más fácil seguir a la multitud, ¿verdad? Pero, ¿y si te dijera que este camino te aleja del destino más hermoso y satisfactorio que puedas imaginar: una vida guiada por la voluntad de Dios? La sociedad nos bombardea con mensajes que nos empujan hacia la conformidad.

Es como estar en un bote siendo llevado por la corriente; resistir parece difícil. Pero ¿es la presión social más fuerte que nuestra fe? ¿Es la comodidad más atractiva que seguir a Dios? Nos enfrentamos a estas preguntas todos los días.

A través de las historias de un pastor cristiano retirado y un oficial de policía, vemos que aunque la tentación de conformarse es fuerte, nuestra fe en Dios debe ser más fuerte. Estas preguntas nos llevan a reflexionar sobre lo fácil que es dejarse llevar por lo que otros hacen o piensan, olvidando lo que Dios tiene planeado para nosotros. Así que, es hora de enfrentar estas preguntas con valentía y determinación.

a. La presión social Nos conduce a la conformidad

La presión social es como una ola gigante que trata de arrastrarnos. Pero, ¿es más fuerte que nuestra fe? En mi tiempo como oficial de policía, vi a muchos seguir la corriente solo para encajar, temiendo ser diferentes. La Biblia nos dice en Gálatas 1:10 que no debemos buscar la aprobación de las personas sobre la de Dios.

Sin embargo, tememos la crítica, buscamos aprobación, y nos importa más el juicio humano que el divino, como bien nos recuerda la palabra de Dios [1]. Sin embargo, el Señor nos invita a no temer a aquellos que pueden atacar nuestro cuerpo, sino a temer a Dios [2]. Sé que resistir la presión social en ocasiones es difícil, pero no imposible [3]. Dile a la persona que tienes a tu lado: tenemos que resistir.

b. La comodidad

Hermanos, la búsqueda de comodidad es como un sofá grande y suave que nos invita a recostarnos y olvidarnos de todo. Pero, ¿vale la pena sacrificar nuestra relación con Dios por esta comodidad?

La comodidad no requiere esfuerzo, como nos advierte el Señor cuando dijo: «Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella» [4], y nos aleja de los desafíos que fortalecen nuestra fe. Nos hace perezosos en nuestra fe y nos lleva a una vida sin propósito. Aceptar la comodidad como nuestra norma es fácil, pero Dios nos llama a vivir vidas llenas de propósito y desafíos.

c. El miedo al cambio Nos conduce a la conformidad

El miedo al cambio es como estar en una habitación oscura y tener miedo de abrir la puerta hacia la luz. Nos hace temerosos y nos impide crecer, nos mantiene en nuestra zona de confort y nos detiene de seguir a Dios plenamente. Y es exactamente por eso que el apóstol Pablo nos asegura que Dios no nos ha dado un espíritu de temor [5].

Para muchos el cambio puede ser aterrador, pero cuando confiamos en Dios y Sus promesas, el cambio se convierte en el comienzo de una hermosa aventura con Él.

II. Cómo la conformidad afecta nuestra fe

Cuando permitimos que la conformidad gobierne nuestras vidas, nos alejamos de Dios y nuestra fe se debilita. Es como si estuviéramos construyendo una pared entre nosotros y el amor de Dios. Ahora preguntemonos, ¿Qué sucede cuando esta pared se vuelve tan alta que ya no podemos ver a Dios?

Lo que sucede es que nuestra relación con Él y con los demás se ve afectada profundamente. Perdemos nuestra identidad única, olvidamos nuestro propósito divino y nos convertimos en parte del mundo, olvidando que fuimos llamados a ser diferentes.

Les puedo decir que como un pastor, yo he visto cómo la conformidad puede apagar el espíritu de una persona, transformando fieles creyentes en sombras de lo que podrían ser. Es esencial recordar que, aunque la conformidad puede ofrecer comodidad temporal, nos aleja del verdadero confort que se encuentra en Dios.

a. La conformidad Nos aleja de Dios

Cuando nos conformamos, es como si eligiéramos un camino lleno de neblina que nos aleja cada vez más de la luz de Dios. Perdemos nuestra identidad, que es tan única y preciosa, como nos recuerda el apóstol Pedro cuando dijo: «Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable» [6].

En otras palabras, nos volvemos mundanos, atrapados en las redes del enemigo [7], olvidando nuestro propósito divino [8]. Al actuar así, nos convertimos, sin darnos cuenta, en enemigos de aquel que desea lo mejor para nosotros [9].

En mis años sirviendo tanto en la fuerza policial como en el ministerio, observé cómo la conformidad corrompe nuestras verdaderas identidades, alejándonos del camino que Dios ha trazado para cada uno de nosotros. Recuperar nuestra identidad empieza por rechazar la conformidad y buscando fervientemente la voluntad de Dios.

b. Debilita nuestra fe

La conformidad sacude los cimientos de nuestra fe, introduciendo la duda y robándonos la esperanza. Al conformarnos, olvidamos las promesas de Dios, aquellas que son inmutables y seguras.

La conformidad nos hace vulnerables a las tentaciones, alejándonos de la protección que encontramos al vivir en obediencia a Dios. Les puuedo decir que como pastor, he presenciado cómo la duda puede hacer marchitar el espíritu más resiliente, pero también he visto la restauración que viene al reencontrarse con la fe y las promesas de Dios.

c. La conformidad Afecta nuestras relaciones

La conformidad no sólo cambia nuestra relación con Dios, sino que también distorsiona nuestras relaciones con los demás. Nos convierte en jueces, olvidando la enseñanza del Señor [10]. Nos arrastra hacia malas compañías, alejándonos de la sabiduría de Dios [11]. Nos hace olvidar el mandamiento de amar al prójimo como a nosotros mismos, tal como Jesús nos enseñó [12].

Y lo más importante, nos impide ser la luz del mundo que se nos llama a ser [13]. En mi experiencia, he visto cómo la conformidad puede aislar a las personas, pero también cómo el acto de resistirse a ella y seguir a Dios puede restaurar y fortalecer las relaciones rotas.

III. Lecciones del apóstol Pablo para Superar la Conformidad

El apóstol Pablo es un ejemplo impresionante de cómo la transformación y renovación pueden cambiar vidas. ¿Qué podemos aprender de este hombre que pasó de ser un perseguidor de cristianos a uno de sus apóstoles más influyentes?

Su vida es un testimonio de lo que significa luchar contra la conformidad. A través de su experiencia, aprendemos la importancia de renovar nuestra mente, superar la conformidad, vivir en la voluntad de Dios y tener la valentía de enfrentar la conformidad.

Como pastor y ex oficial de la policía, encuentro inspiración en la historia de Pablo, ya que muestra que no importa nuestro pasado, siempre hay esperanza de cambio y transformación en Cristo.

a. La importancia de la renovación mental

La transformación de Pablo en el camino a Damasco es uno de los giros más dramáticos de la historia. Nos enseña sobre la importancia de renovar nuestra mente, y superar la conformidad.

La renovación mental es el primer paso hacia una vida no conformada, animándonos a buscar la sabiduría de Dios y a tener la mente de Cristo [14]. Esta renovación nos prepara para discernir la voluntad de Dios, permitiéndonos vivir vidas llenas de propósito y pasión. Como alguien que ha visto las peores facetas de la humanidad, puedo decirles que la transformación de Pablo es un recordatorio poderoso de que nadie está más allá del alcance de la gracia de Dios.

b. Para Superar la Conformidad Hay que Vivir en la Voluntad de Dios

Pablo nos mostró que buscar y vivir en la voluntad de Dios no es siempre el camino más fácil, pero sin duda es el más gratificante. A través de sus viajes, Pablo buscó incansablemente la dirección de Dios, incluso cuando eso significaba enfrentar prisiones, persecuciones y dificultades. Este ejemplo nos enseña la importancia de discernir y seguir la voluntad de Dios para nuestras vidas [15].

La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, y es allí donde encontramos nuestro verdadero propósito y satisfacción. Al igual que Pablo, estamos llamados a orar por la voluntad de Dios en nuestras vidas. En mi propia vida, he visto cómo seguir la voluntad de Dios, aunque a veces desafiante, siempre me ha llevado a un lugar de mayor plenitud y propósito.

c. Para Superar a Conformidad Necesitamos Valentía

La vida de Pablo es un testimonio de valentía contra la conformidad. Se enfrentó a persecuciones, prisiones y finalmente a la muerte, pero nunca dejó que el miedo a la conformidad lo apartara de su misión. En Hechos 20:24, Pablo declara que su vida no vale nada para él, excepto para completar la tarea que Jesús le encomendó.

Este nivel de valentía y compromiso es a lo que se nos llama a imitar. Les puedo decir que en mi carrera tanto en la fuerza policíaca como en el ministerio, he aprendido que enfrentar la adversidad con fe y valentía puede llevarnos a experiencias y victorias que nunca habríamos imaginado posibles.

La historia de Pablo nos inspira a todos a resistir la presión de conformarnos y a vivir con el coraje de nuestras convicciones, confiando en que Dios está con nosotros en cada paso del camino.

Para concluir.

Hoy no solo nos llevamos conocimientos acerca de superar la conformidad, sino que hemos recibido un llamado a la acción. La advertencia del apóstol Pablo en la que hemos reflexionado hoy no es simplemente para ser leída, sino vivida. Si decimos ser fieles creyentes, entonces tenemos que superar la conformidad que existe en nuestra vida.

Cada uno de nosotros a diario enfrenta la tentación de conformarnos a los patrones de este mundo. Sin embargo, estamos llamados a superar la conformidad que existe en nuestra vida. Estamos llamados a ser diferentes, a ser luz en medio de la oscuridad. Esto requiere valentía, fe y una constante renovación de nuestra mente.

Te invito, entonces, a no solo ser oyente de la palabra, sino hacedor de ella. Es mi oración que al salir de aquí, decidas enfrentar el miedo al cambio, resistir la presión social y buscar en todo momento la voluntad de Dios para tu vida.

Recuerda que no estás solo en este camino; cuentas con el apoyo de tu comunidad de fe y, lo más importante, con la presencia constante de Dios.

Juntos, podemos romper las cadenas de la conformidad y caminar hacia una vida de plenitud y propósito en Cristo. ¡Manos a la obra, hermanos y hermanas! Que nuestro vivir diario refleje la transformación que Dios obra en nosotros.

[1] Proverbios 29:25; Juan 12:43
[2] Mateo 10:28
[3] 1 Corintios 10:13
[4] Mateo 7:13
[5] 2 Timoteo 1:7
[6] 1 Pedro 2:9
[7] 1 Juan 2:15
[8] Efesios 2:10
[9] Santiago 4:4
[10] Mateo 7:1
[11] 1 Corintios 15:33
[12] Mateo 22:39
[13] Mateo 5:14
[14] 1 Corintios 2:16; Filipenses 2:5
[15] Efesios 5:17

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *