Vosotros, pues, oraréis así

Prédica de Hoy: La oración – Vosotros, pues, oraréis así

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Mateo 6:9-13

Introducción

Si se acuerdan, la semana pasada estudiamos acerca de las oraciones codiciosas, y descubrimos las consecuencias que ellas pueden producir en nuestra vida. Es por esa razón que hoy deseo que estudiemos con un poco de más detalle el tema de la oración. La realidad de todo es que la oración es algo esencial en la vida de todo cristiano.

En otras palabras, un cristiano que no ora en realidad no se puede llamar cristiano. El problema que existe es que un buen número de personas piensan y proclaman que no saben orar. Éste tipo de actitud o manera de pensar es algo comúnmente encontrado cuando se reúne un grupo de cristianos, ya sea para estudios bíblicos, o cualquier reunión especial, y el líder le pide a uno de los que está reunido que ore para iniciar el evento.

Algo que sucede con frecuencia es que la persona escogida por el líder rechaza la bendición que se le ha ofrecido, y la excusa más común ofrecida es: “yo no sé orar.” En realidad ésta es la excusa más débil que podemos usar, ya que lo único que se necesita para hacer una oración es tener un corazón dispuesto y entregado a Dios.

Pero para aquellos que insisten en que no saben orar, y para aquellos que quizás su vida de oración no esté en las condiciones que debe estar, el Señor nos ha dejado el patrón de cómo debemos orar. El Señor nos ha dejado siete pasos a seguir para que nuestras oraciones sean eficaces y agradables a Dios. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

I. La oración – Vosotros, pues, oraréis así

Lo primero que encontramos aquí es que el Señor nos dice: “Vosotros, pues, oraréis así.” ¿Por qué es importante que notemos esto? Es importante notar esto porque aquí Jesús NO nos está diciendo que cuando oremos repitamos estas palabras una y otra vez, tal como algunas religiones enseñan. Fíjense bien que Jesús no les dijo vosotros pues repetirán esto.  ¿Por qué no les dijo eso?

No les dijo eso porque una repetición de palabras bien elaboradas no es algo sincero o que origina en el corazón de la persona que esta orando. Es por esa misma razón que cuando los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, el Señor les dijo como encontramos en Mateo 6:7 cuando leemos: “…Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.” Hermanos una cotorra puede aprender una serie de palabras, pero por mucho que la cotorra repita y repita, eso no quiere decir que será escuchada por Dios.

La realidad de todo es que lo que tenemos que emplear en nuestras oraciones no es nuestro cerebro. En otras palabras nuestras oraciones no deben ser para tratar de impresionar a Dios, o a aquellos que nos rodean. Les puedo asegurar que Dios no será impresionado por un repertorio de escritos impresos en libros o tarjetas.

Publicaciones Similares