Acercaos, y escuchad las palabras de Jehová

Prédica de Hoy: Acercaos, y escuchad las palabras de Jehová

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Josué 3:9-16

Introducción

Una de las tragedias más grandes que afecta al pueblo de Dios es que no logran obtener lo que el Señor tiene para cada uno de nosotros. En realidad existen numerosas cosas, o mejor dicho obstáculos, que tratan de detenernos en nuestro caminar hacia las promesas de Dios, pero quiero que noten bien que dije que “tratan” y que no dije que nos “detenían”.

Hago esta aclaración porque la realidad de todo es que cuando genuinamente confiamos en Dios y le damos el lugar que Él merece en nuestra vida, entonces no existe nada que nos pueda detener. Con esto no estoy diciendo que no seremos tentados, la realidad es que todos seremos tentados y si no rechazamos o esquivamos esa tentación, entonces podemos ser desviados para que no recibamos lo que el Señor tiene para nosotros.

Así que las preguntas del siglo ahora son: ¿cómo podemos evitar ser desviados de las bendiciones de Dios? ¿Existe algo que podamos hacer para recibir las bendiciones de Dios? Este será nuestro tema en el día de hoy. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Moisés había muerto

Para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, deseo que nos detengamos por un momento y notemos unos breves hechos históricos. Lo primero que debemos notar es que en este punto en la historia Moisés había muerto; pero antes de que Moisés muriera Dios había instalado a Josué como su sucesor.

Esto es algo que queda bien claro en Deuteronomio 31:14 cuando leemos: “…Y Jehová dijo a Moisés: He aquí se ha acercado el día de tu muerte; llama a Josué, y esperad en el tabernáculo de reunión para que yo le dé el cargo. Fueron, pues, Moisés y Josué, y esperaron en el tabernáculo de reunión…”

Un poco más adelante en el mismo libro y capítulo, en el versículo veintitrés encontramos que se nos dice: “…Y dio orden a Josué hijo de Nun, y dijo: Esfuérzate y anímate, pues tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les juré, y yo estaré contigo…” Dile a la persona que tienes sentada a tu lado: el Señor dijo esfuérzate.

Lo segundo que debemos notar es que esta no era la primera vez que este pueblo había llegado a este punto geográfico; es decir habían llegado hasta el Río Jordán que era lo que les separaba de la promesa de Dios.

Publicaciones Similares