¿Qué saliste a ver?

Predicas Cristianas

Predica de Hoy:  ¿Qué saliste a ver?

Introducción

Una gran realidad es que todos nosotros asistimos a la iglesia por diferentes motivos.  Algunos asisten a la iglesia porque desean negociar con Dios; piensan cosas como: Dios si tú me concedes esto, yo te prometo, etc.

Anuncios

Algunos asisten a la iglesia porque desean cumplir con un compromiso, que han hecho con quizás una amistad, o familiar  Hay muchos que asisten a la iglesia por curiosidad, piensan cosas como: ¿qué será lo que sucede en ese lugar? 

Algunos asisten a la iglesia porque desean ver y escuchar, a un pastor famoso o de renombre. Es por eso que vemos como arenas deportivas, salas de conciertos, y grandes salones se llenan a lo máximo por personas que van a ver a alguien que ha alcanzado gran fama.

También tenemos a todos aquellos que asisten a la iglesia, porque están enfermos y/o desesperados, y han escuchado que a tal hora y tal día, se hacen cultos de sanidad y liberación; en otras palabras, estamos hablando de todos aquellos que están en busca de milagros y demás. 

Anuncios

No podemos olvidarnos de los religiosos, ya que existen muchos que asisten a la iglesia por religiosidad, es decir, piensan que porque vienen a la iglesia semana tras semana serán aceptados por Dios.  Tampoco nos olvidemos de aquellos que asisten a la iglesia, porque tienen algún tipo de ministerio o responsabilidad dentro de la congregación.

Como les dije, existen muchos que asisten a la iglesia por diferentes motivos, y/o con diferentes expectativas.  Pero nada de lo que les he mencionado debería ser lo que nos motiva asistir a la iglesia; así que la pregunta que estaremos explorando en el día de hoy es: ¿qué me motiva a mí para asistir a la iglesia?   Pasemos ahora a los versículos que nos revelaran la respuesta a nuestra pregunta.

Predicas Cristianas Texto Bíblio

Lucas 7:24-28Cuando se fueron los mensajeros de Juan, Jesús comenzó a hablar de Juan a las multitudes: —¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? 25 Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿Un hombre vestido de ropa delicada? He aquí, los que llevan ropas lujosas y viven en placeres están en los palacios reales. 26 Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿Un profeta? ¡Sí, les digo, y más que profeta! 27 Este es aquel de quien está escrito: He aquí envío mi mensajero delante de tu rostro, quien preparará tu camino delante de ti. 28 Les digo que entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan. Sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él”. (RVA-2015)

Anuncios

Repaso de historia

Ahora bien, como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.

Lo primero que debemos saber es que estos versículos son el testimonio de Jesús acerca de Juan el bautista. También debemos saber que en este punto de la historia Jesús ya había hecho varios milagros, por ejemplo, había sanado al siervo del centurión [1], había resucitado al único hijo de la viuda de Naín [2], y “…sanó a muchos de enfermedades, de plagas y de espíritus malos; y a muchos ciegos les dio la vista…”  (RVA-2015) [3]. Y debido a estas señales y prodigios, Su fama se esparcía por todos los lugares [4].

Pero aunque su fama se extendía con cada día que pasaba, todavía existían muchos que dudaban que Él fuera el Mesías que el pueblo esperaba, incluyendo al mismo Juan el bautista. Digo esto porque en el evangelio de Lucas encontramos que cuando Juan el bautista escucho acerca de las señales y prodigios que el Señor hacia, él envió a sus mensajeros al Señor para que le preguntasen: “¿Eres tú el Mesías a quien hemos esperado o debemos seguir buscando a otro?»”, y vemos que el Señor le contestó  de manera contundente para que no quedase duda alguna en ellos. 

Anuncios

Cuestionaron a Jesús

Ellos cuestionaron a Jesús, y “…En ese preciso momento Jesús sanó a muchas personas de enfermedades, dolencias, y expulsó espíritus malignos y le devolvió la vista a muchos ciegos. 22 Luego les dijo a los discípulos de Juan: «Regresen a Juan y cuéntenle lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos caminan bien, los leprosos son curados, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les predica la Buena Noticia. 23 Y díganle: “Dios bendice a los que no se apartan por causa de mí”»” [5].

Publicaciones Similares