Si se acuerdan, la semana pasada hablamos acerca del hambre por la Palabra de Dios que existe en el mundo. Como les explique la semana pasada, el hambre por la Palabra de Dios no es debido a que no exista, sino más bien es debido a la escasez de la verdad de Dios en el corazón de muchos. Y esta escasez es la que ha conducido, y continúa conduciendo a muchos a hacer o tomar determinaciones impensables.

Es por esta razón que no es fuera de lo común ver cómo noche tras noche, los noticieros solo relatan eventos desagradables, violentos, y desalentadores. Ya no existen buenas noticias, sino que todo es completamente negativo; todo está basado en el sufrimiento y dolor de otros. Es por esta razón que hoy en día casi todo programa de televisión o película, incluyendo los anuncios, sirven para promover la violencia, el sexo, y la maldad.

Pero ahora debemos preguntarnos: ¿por qué estamos nosotros viendo estas cosas suceder? Para encontrar la respuesta a nuestra pregunta pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Gálatas 6:7-8No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Anuncios

Como acostumbro a decir, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia.

La epístola a Galicia (provincia Romana en la sección central de Asia Menor), es decir a la iglesia de Gálatas, fue escrita por el apóstol Pablo alrededor del 55-60 d.C.

Lo primero que debemos notar es que la iglesia estaba mayormente compuesta de gentiles; es decir, de personas no judías que se habían convertido al cristianismo. La evidencia que nos conduce a llegar a esta conclusión la encontramos en Gálatas 3:8-9 cuando Pablo se refiere al pacto de Dios con Abraham cuando leemos: “…Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham…”

Y también en Gálatas 4:8 cuando el apóstol les hace una exhortación en contra de volver a la esclavitud cuando leemos: “…Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses, mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?..”

La Traducción en Lenguaje Actual de la Biblia traduce este versículo de la siguiente manera: “…Antes, cuando ustedes todavía no conocían a Dios, vivían como esclavos de los dioses falsos. Pero ahora conocen a Dios. Mejor dicho, Dios los conoce a ustedes. Por eso no puedo entender por qué se dejan dominar de nuevo por esos dioses falsos. ¡Si no tienen poder, ni valen nada!..”

Anuncios

Lo segundo que debemos conocer acerca de esta epístola es el propósito; en otras palabras, ¿por qué fue que Pablo tuvo que escribirles?  La razón principal fue porque inicialmente los creyentes en Galicia habían mostrado una gran satisfacción en el evangelio, pero a través del tiempo ellos se habían enfriado.

Esto es algo que queda bien resumido en Gálatas 4:14-15 cuando leemos: “…y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús. 15 ¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais? Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos…”

Y este enfriamiento fue lo que causó que en la iglesia empezará a surgir el alejamiento de la verdad de Dios, y la introducción de enseñanzas que buscaban robar la libertad que Cristo les había entregado. Enseñanzas ajenas (judías) que intentaban convencer a los gálatas de que para que el evangelio de Jesucristo fuese perfecto, ellos tenían que seguir sometiéndose a la ley de Moisés, y mantener determinadas prácticas propias del judaísmo. ¿Por qué les he hecho este relato? Existen dos razones por las que les he hecho este relato histórico.

La primera razón es para que nos demos cuenta de que la iglesia de hoy, no es muy diferente a la iglesia en Galicia. En otras palabras, la iglesia de hoy esta mayormente compuesta de personas que hemos llegado a los caminos de Cristo de diferentes antecedentes y costumbres.

La segunda razón es porque como les mencioné la semana pasada, y les menciono otra vez hoy, en el mundo existen numeroso obreros de las tinieblas que buscan apartar al hombre (especialmente a los cristianos) de la verdad de Dios.

Anuncios

En otras palabras, buscan robar la libertad que Cristo murió en la Cruz del Calvario para entregarnos. Y es por eso que nunca podemos desatender o olvidar lo que el apóstol nos advierte en 1 Pedro 5:8 cuando leemos: “…Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar…” Dile a la persona que tienes a tu lado: presta atención. Así que con estos detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Continuando con nuestro estudio leemos: “…No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará…” En realidad este pequeño versículo sirve muy bien para responder nuestra pregunta inicial.

En otras palabras, el mundo está cosechando lo que ha sembrado. Digo esto porque a través del tiempo, la sensibilidad de las personas ha sido corrompida. ¿Cómo ha sucedido y continúa sucediendo esto?

La respuesta más obvia es que ha sucedido a través de los medios de comunicación.  Digo esto porque hoy en día casi toda película o producción cine gráfica glorifica el asesinato, la violencia (especialmente en este mes debido a la celebración de Halloween), el sexo, el adulterio, y demás.

En realidad yo diría que es casi imposible encontrar un simple programa de televisión, donde una o más de estas cosas no existan. En otras palabras, el cerebro de las personas está siendo lavado de la verdad de Dios, para ser reemplazada por las mentiras del diablo. Digo esto porque el asesinato y la violencia son presentadas como cosas emocionantes y excitantes; y el sexo, el adulterio, y la homosexualidad son presentadas como cosas amorosas y apasionantes.

Lo que ha sucedido es que la combinación de este lavado de cerebro ha conducido a muchos, incluyendo a un buen número de creyentes, a ser menos sensibles a lo que vemos y escuchamos.  Y es por esa razón por la que cosas que quizás nuestros padres o antecesores encuentran o encontraron ofensivos, hoy en día son aceptados como cosas normales; o si no son aceptado, en realidad existen muy pocos dispuestos a levantar sus voces en oposición.

En otras palabras, Satanás ha sembrado el infierno y ahora esto es lo que el mundo está segando. Es como nos dice el Señor en Mateo 13:25 cuando leemos: “…pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue…”

Como podemos apreciar, la razón por la que nuestro enemigo ha podido sembrar la maldad en este mundo es porque una gran porción de los cristianos, si no la mayoría, se han quedado dormidos. En otras palabras nos hemos conformado en saber que somos salvos y nos encontramos haciendo muy poco, si acaso estamos haciendo algo, para el crecimiento del Reino de Dios.

Páginas: 1 2